Crónicas AMYTS de la desescalada, 26 de junio de 2020

0

Entre noticias sobre rebrotes localizados en diferentes partes de España, la cifra de nuevos infectados a nivel nacional mantiene la tendencia levemente ascendente detectada la semana pasada, mientras que la Comunidad de Madrid ha vuelto a la tendencia descendente, según los datos que publica el Ministerio de Sanidad; en todo caso, con oscilaciones de pequeña envergadura. El número de pacientes tanto hospitalizados como en camas de UCI en nuestra Comunidad sigue, también, descendiendo. Podemos, por tanto, seguir disfrutando del incremento de posibilidades que supone el desconfinamiento, pero hay que seguir ejerciendo la prudencia y adhiriéndose a las medidas de prevención, que deberíamos ocuparnos de que sigan siendo aplicadas en todos los ámbitos.

Contra nuestra tendencia a la autocrítica, hay quien mira con envidia lo conseguido en España con el confinamiento y lo plantea como ejemplo de lo que otros países más “autocomplacientes” no han sido capaces de realizar. En lo que muchos parecemos estar de acuerdo es en la necesidad de dejar de utilizar de forma partidista la crisis COVID, realizar una evaluación clara y transparente de la situación actual y diseñar la estructura sanitaria y social adecuadas que nos permitan afrontar con éxito el futuro que tenemos por delante

Seguimos, no obstante, preocupados por la evolución de la Atención Primaria, para la que nuestra Comunidad no ha hecho una apuesta clara que haya permitido que los especialistas recién terminados pudieran reforzar adecuadamente su estructura. Las pésimas condiciones de contratación que se les han ofrecido (y avergüenza la escasa capacidad de retención que han mostrado nuestros gestores con ello) han motivado que muchos hayan renunciado a esos contratos, que han tenido que ser ofrecidos a médicos sin formación especializada: médicos que han estado comprometidos con la Sanidad durante el pico epidémico, pero que no tienen el nivel de formación de sus compañeros no especialistas.

No hay, pues, altura de gestión en relación a la Atención Primaria en Madrid. Y sí demasiado personalismo inútil y distorsionador, como han mostrado las recientes declaraciones de Antonio Burgueño responsabilizando a la Atención Primaria del abandono de las residencias. De ahí que AMYTS haya iniciado el procedimiento necesario para que rectifique sus declaraciones o, en caso contrario, valorar otro tipo de actuaciones legales. Como ya hemos afirmado en varias ocasiones, no se puede tratar de confundir a la sociedad transfiriendo a hombros de los profesionales responsabilidades que corresponden a la sociedad en su conjunto y, en particular, a quienes desde las estructuras de política y gestión de la misma determinan la estructura y funcionamiento de los servicios sanitarios y sociosanitarios. Hay que asumir la realidad tal y como ha ocurrido, aceptarla y tratar de pensar, de cara al futuro, en la forma de mejorar el funcionamiento de nuestras residencias, y no dejar que el problema se diluya entre los sucesivos intentos de politización de la crisis.

También hay quien teme el debilitamiento de los hospitales debido al retraso de la incorporación de los nuevos MIR, que tras varias semanas de protesta, y los apoyos recibidos de diferentes asociaciones profesionales (entre ellas AMYTS, CESM y el Foro de la Profesión Médica), han conseguido finalmente en tribunales dar un varapalo al nuevo procedimiento de elección telemática propuesto por el Ministerio. Todo queda ahora en manos de la decisión que el Ministerio tome al respecto, pero debería resolverse en breve la continuación de la elección de forma presencial para no retrasar aún más la incorporación de los nuevos MIR.

Y eso mientras los MIR que ya están siguen calentando motores de cara a la huelga prevista a partir del próximo 13 de julio, debido a la resistencia de la Comunidad a negociar un nuevo convenio MIR. En defensa de sus posiciones, se han dirigido a los partidos de la Asamblea de Madrid, tratando de que apoyen su justa reivindicación. Sin embargo, ya parecen estar moviéndose los hilos de la estructura sanitaria para contrarrestar la decisión de los residentes, con artes que pueden llegar a la ilegalidad manifiesta.

Navegar contra corriente no es la mejor manera de hacer frente a aguas revueltas, pero parece que es el camino elegido por nuestra Consejería. Y lo malo es que esto repercutirá en la salud y en el sistema sanitario de todos. De ahí que denunciemos esa actitud, y la llevemos a los tribunales cuando lo vemos necesario, como ante las varias convocatorias de puestos directivos en el SERMAS que contravienen la propia Ley de Buen Gobierno y Profesionalización de la Gestión de los Centros y Organizaciones Sanitarias del Servicio Madrileño de Salud. La mejor manera de garantizar el funcionamiento del sistema sanitario pasa por el cumplimiento transparente de la legislación existente, a lo que habría que añadir el adecuado liderazgo de la estructura sanitaria, centrado en mejorar su capacidad de respuesta y lejos de cualquier ideologización política que acabe pudiendo limitar gravemente su capacidad de respuesta.

Finalmente, tras el repaso de la página oficial de documentación sobre coronavirus del Ministerio de Sanidad, constatar que hemos podido apreciar una nueva versión del documento Manejo en urgencias del COVID-19 26.06.2020, y dos nuevos documentos de interés:

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x