CONTRAPORTADA. Sanidad en los programas de los partidos políticos autonómicos. (y 4) “Otros asuntos laborales”

0

Cerramos en el presente número la serie iniciada el pasado mes de enero para las contraportadas de la REVISTA MADRILEÑA DE MEDICINA de los cuatro primeros números del año 2015. Ante las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, hemos solicitado a los partidos políticos con presencia (o expectativas de tenerla) -PP, PSOE, IU, UPyD, PODEMOS y CIUDADANOS- en la Asamblea de Madrid, su participación exponiendo los puntos fundamentales de sus programas electorales en lo correspondiente a la sanidad. Como se recordara, les pedimos que para cada uno de los números se ciñeran a los siguientes bloques temáticos:

1. DEFINICIÓN DEL SISTEMA SANITARIO Y DE SU FORMA DE GESTION.

2. EMPLEO MÉDICO, SELECCIÓN Y PROVISIÓN DE PLAZAS.

3. EL PAPEL DE LOS MÉDICOS EN EL SISTEMA SANITARIO.

4. OTROS ASUNTOS LABORALES.

Por un problema descoordinación de las direcciones de los correos electrónicos, las respuestas que nos facilitó IZQUIERDA UNIDA (IU) no nos han llegado hasta ahora. Por ello, incorporamos su respuesta a la cuarta pregunta en el lugar y orden de las facilitadas por el resto de las formaciones políticas y, al final de la presente entrega, incorporamos una adenda con las respuestas correspondientes a las tres preguntas anteriores.

Esta cuarta y última entrega del mes de abril, corresponde a “Otros asuntos laborales, e incluye las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo y cómo van a reactivar la carrera profesional?
  • ¿Cuándo van a reconocer la plenitud de derechos que correspondan a los médicos en situación de interinidad (carrera, trienios…)?
  • ¿Cómo y cuándo se van a retomar, e incluso mejorar, los acuerdos de 2007?
  • ¿Cómo se va a redefinir, con criterios verdaderamente profesionales, la nueva jornada laboral?
  • ¿Qué planteamiento de futuro se contempla de cara a las guardias médicas?

Estas son las respuestas:

———————————————————————————————-

111 Podemos 3x3 cm– PODEMOS

Sin respuesta

———————————————————————————————-

LOGO-TV– CIUDADANOS

¿Cuándo y cómo van a reactivar la carrera profesional?

La reactivación de la Carrera Profesional debe ser inmediata ya que no es aceptable que por razones presupuestarias se haya dejado sin efecto un mecanismo que, con independencia de los efectos retributivos que conlleva, supone un instrumento de gestión y una forma indispensable para incorporar, de forma competitiva, a los profesionales más jóvenes a la sanidad pública. Sin la garantía de ese mecanismo de recambio generacional se pone en riesgo la viabilidad futura y la calidad del sistema sanitario e incluso la seguridad de os ciudadanos.

Es imprescindible planificar, de acuerdo a los agentes sociales del sector, una revisión y actualización de los distintos aspectos que deben ser tenidos en cuenta con la finalidad de que ese sistema de promoción e incentivación se ajuste a las necesidades y a los objetivos perseguidos, tanto en beneficio de los profesionales como de la calidad de la asistencia sanitaria.

¿Cuándo van a reconocer la plenitud de derechos que correspondan a los médicos en situación de interinidad (carrera, trienios…)?

Las situaciones irregulares y que generan inestabilidad y falta de previsibilidad en el sistema, tanto a nivel presupuestario como asistencial, deben ser corregidas de forma inmediata, no sólo por imperativo legal sino porque son la única garantía para una correcta planificación de los recursos y una estricta adecuación a las demandas sociales.

¿Cómo y cuándo se van a retomar, e incluso mejorar, los acuerdos de 2007?

Cualquier acuerdo debe ser revalorado, debatido y consensuado con los sectores representativos de los profesionales, tanto sindicales como profesionales.

¿Cómo se va a redefinir, con criterios verdaderamente profesionales, la nueva jornada laboral?

El trabajo asistencial, docente e investigador que se espera y es deseable por parte de los profesionales, y en especial de los médicos, no puede constreñirse a un horario y a unas jornadas concretas y determinadas mediante simples acuerdos o convenios laborales. Debe superarse ese concepto meramente “laboral” mediante fórmulas que permitan variabilidad y adaptabilidad entre los intereses de los profesionales y las necesidades asistenciales de los ciudadanos.

Las tareas y las funciones de los profesionales deben vincularse a una actividad y a unos resultados, y no pueden quedar limitadas por la exigencia de permanencia durante un tiempo determinado en su puesto de trabajo. Para superar ese marco “clásico” es imprescindible la colaboración, la participación y el diseño conjunto de las actividades con los profesionales que deben realizarse, adecuando en cada caso los requerimientos a criterios de calidad y proporcionalidad.

¿Qué planteamiento de futuro se contempla de cara a las guardias médicas?

Las guardias médicas son uno de los principales elementos que deben ser replanteados en profundidad y que merecen un abordaje diferenciado y específico dependiendo del nivel asistencial y de la complejidad de la prestación sanitaria. Es imprescindible la creación de alianzas asistenciales entre esos diversos niveles, para no duplicar puntos de guardia ni incurrir en insuficiencias de cobertura, así como también replantear las dotaciones necesarias en determinados ámbitos territoriales con la finalidad de garantizar la asistencia en casos de urgencia vital con equipos completos y expertos. Existen alternativas que ya han sido implementadas en países vecinos con buenos resultados y en referencia a patología concretas (politraumatismos, urgencias neurológicas, urgencias cardiovasculares, grande quemados…..)

También debe abordarse la insuficiencia de camas hospitalarias de agudos que suele ser la causa fundamental en el colapso de los servicios de urgencia, así como las camas de menor complejidad que actúen de drenaje y apoyo para los grandes centros de agudos.

En cualquier caso, y en referencia concreta a la cuestión laboral, deben revisarse y dignificarse las retribuciones de las guardias médicas, en consonancia con los países de nuestro entorno y también de forma comparativa, en complejidad y trascendencia, respecto las retribuciones habituales del mercado respecto otro tipo de prestaciones.

COMENTARIO: Todos los puntos que aquí se plantean son susceptibles de un amplio debate puesto que contienen prácticamente todos los aspectos referidos al modelo sanitario de cualquier país.

Nos hemos limitado a citar algunos aspectos que creemos relevantes en relación a lo que se nos ha planteado, sin perjuicio de que todos estos comentarios son tributarios de mayor concreción y, en nuestra opinión, deben están sujetos a discusión y debate con los diversos actores del sistema sanitario entre los que los médicos resultan un elemento capital. Estamos convencidos de que sin ese debate y sin un consenso amplio con los profesionales del sector, no será posible alcanzar el éxito ni dar satisfacción a las necesidades de nuestros ciudadanos.

———————————————————————————————-

111 UPyD 3x3 cm– UNIÓN PROGRESO Y DEMOCRACIA

¿Cuándo y cómo van a reactivar la carrera profesional?

La carrera profesional viene establecida como un reconocimiento al conocimiento y experiencia de los profesionales y entendiendo ésta como un elemento motivador en el desarrollo de los recursos humanos, habrán de establecerse los medios y recursos que permitan su aplicación.

¿Cuándo van a reconocer la plenitud de derechos que correspondan a los médicos en situación de interinidad (carrera, trienios…)?

Cumpliendo la resolución adoptada por la Dirección General de Recursos Humanos del Ministerio de Sanidad del 27 febrero de 2007, que señalaba: “los servicios de salud autonómicos deberán reconocer de manera automática los grados de carrera acreditados por un profesional en otro servicio de salud (grado inicial por grado inicial, grado I por grado I, etc.) referidos a la misma especialidad, categoría profesional o grupo de acreditación”.

Determinados derechos de los trabajadores no deben ser diferenciados por su vinculación o contratación temporal, por lo que no deberá permitirse la discriminación en su aplicación.

¿Cómo y cuándo se van a retomar, e incluso mejorar, los acuerdos de 2007?

En UPyD creemos que habría de desarrollar una normativa única en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS) que regule la jornada complementaria, tanto presencial como localizada; exigir el cumplimiento de la normativa vigente, incluyendo la de prevención de riesgos laborales.

¿Cómo se va a redefinir, con criterios verdaderamente profesionales, la nueva jornada laboral?

No sabemos cómo pretenderá la Consejería definir la jornada laboral, pero UPyD pretendería que se estableciera sobre criterios estrictamente profesionales y en consonancia con lo que se acuerde en el resto del país y de Europa.

¿Qué planteamiento de futuro se contempla de cara a las guardias médicas?

Que no se conviertan en un método de incrementar un sueldo bajo.

———————————————————————————————-

111 IU 3x3 cm– IZQUIERDA UNIDA

¿Cuándo y cómo van a reactivar la carrera profesional?

De manera inmediata. La carrera profesional no es sólo un derecho reconocido, entendemos también que es un incentivo para la formación y la investigación y que sus efectos son claramente beneficiosos para el conjunto del sistema.

¿Cuándo van a reconocer la plenitud de derechos que correspondan a los médicos en situación de interinidad (carrera, trienios…)?

Se deben reconocer inmediatamente. En el caso de los médicos, reconociendo también el cómputo del periodo de formación MIR.

¿Cómo y cuándo se van a retomar, e incluso mejorar, los acuerdos de 2007?

Desde el primer momento se establecerá un diálogo con todas las organizaciones sindicales de la Mesa Sectorial. Nuestro objetivo será el acuerdo de todas las partes. En nuestra opinión, existe margen suficiente para la mejora de las condiciones acordadas en 2007, tal y como hemos mencionado a lo largo de este documento, pero siempre partiremos desde la búsqueda de un acuerdo con todas las organizaciones sindicales.

¿Cómo se va a redefinir, con criterios verdaderamente profesionales, la nueva jornada laboral?

Consideramos, no sólo injusta, indiscriminada y vejatoria, sino también ineficiente, la ampliación de la jornada laboral a 37,5 horas semanales. Nuestro objetivo sería retomar la jornada de 35 horas semanales. En cuanto a la distribución de la misma, consideramos que los profesionales sanitarios no deben tener su jornada laboral completamente ocupada por la realización de actividad asistencial, sino que la misma debe contemplar la realización de actividades formativas, de investigación, promoción de la salud, intervenciones comunitarias y organizativas de los recursos sanitarios. La administración debe velar para que todas estas actividades puedan realizarse de manera efectiva.

¿Qué planteamiento de futuro se contempla de cara a las guardias médicas?

Consideramos que la aplicación literal del contenido del Estatuto Marco ha generado vulnerabilidad al colectivo médico, que en muchas ocasiones asume jornadas de trabajo real extremadamente largas y extenuantes bajo el paraguas de la “atención continuada”, con un cómputo anual de horas bastante más elevado que el de otros colectivos de trabajadores sanitarios. Proponemos identificar y diferenciar claramente atención continuada de lo que en la práctica son turnos rotatorios (particularmente en servicios de urgencias). Todos los cambios se harán de acuerdo con las organizaciones sindicales. La libranza de guardias remunerada será un derecho irrenunciable, lo que obligará a dotar los servicios y centros de forma suficiente para cubrir sus necesidades sin que se vulnere este derecho.

———————————————————————————————-

111 PSOE 3x3 cm– PARTIDO SOCIALISTA DE MADRID (PSOE)

¿Cuándo y cómo van a reactivar la carrera profesional?

La carrera profesional es para nosotros un aspecto central de la política de personal médico. Tiene dos dimensiones, una de reconocimiento profesional y otra de compensación retributiva. Esta última, tiene obviamente consecuencias directas de gasto que solo pueden ser concretadas cuando, una vez que ya en el gobierno, tengamos todos los datos.

¿Cuándo van a reconocer la plenitud de derechos que correspondan a los médicos en situación de interinidad (carrera, trienios…)?

Nuestra disposición de partida es positiva, en primer lugar porque es un tema de justicia, y en segundo lugar porque la Administración debiera aprovechar las oportunidades de reparar el maltrato que han supuesto tantos años de inestabilidad laboral. Dicho esto, estamos en la oposición, con una Administración muy opaca, y no tenemos la información que es precisa para dar una respuesta responsable a preguntas tan específicas. Tenemos que ser prudentes y esperar a llegar al gobierno para abordar estos temas.

¿Cómo y cuándo se van a retomar, e incluso mejorar, los acuerdos de 2007?

Repito, desde la oposición carecemos de la información necesaria para conocer la implicaciones de todo tipo que conllevan los acuerdos de 2007, y sin saberlo no es posible dar una respuesta responsable.

¿Cómo se va a redefinir, con criterios verdaderamente profesionales, la nueva jornada laboral?

En muchos países la jornada laboral tiene una regulación doble: el marco general se fija de acuerdo a los criterios generales del gobierno y las negociaciones sindicales; y el marco específico se articula a través de moduladores específicos para cada ámbito y colectivo, contando siempre con la autonomía de organización que se requiere para la gestión de los micro-sistemas clínicos.

Una experiencia interesante es la británica en relación a sus facultativos, donde anualmente se pactan y ajustan con cada profesional unos niveles mayores o menores de dedicación semanal, en función tanto de necesidades asistenciales, como por dedicación a comités, colegios, revistas y organizaciones científicas y profesionales (en reconocimiento al interés público de esta dedicación), y también teniendo en cuenta las condiciones familiares y personales del facultativo que pueden llevar a pedir reducción de jornada.

Creo que todo esto cabría perfectamente en el marco estatutario, y si se llega a un acuerdo podría redundar en mejoras muy apreciables en el clima laboral y la calidad de empleo.

¿Qué planteamiento de futuro se contempla de cara a las guardias médicas?

Las guardias médicas son un término amplio: atención continuada o fuera de horas, guardias de puerta, de planta, presenciales, localizadas, etc. Y además está altamente imbricado con el funcionamiento general de los centros y servicios: lo que se cubre por turnos, lo que se genera con el incremento de las alternativas a la hospitalización convencional, las llamadas consultas de alta resolución… y la propia mejora del funcionamiento de las derivaciones y el trabajo programado.

Otros países trabajan con menos urgencias, menos guardias médicas presenciales, más turnos de tarde, más guardias localizadas con acceso telefónico y telemático efectivo, más delegación y automatización, y mejor pago por unidad de tiempo efectivo trabajado. Quizás este sea un buen tema para conversar y explorar oportunidades de mejora. En todo caso, habrá que cuidar que los sobrecargados circuitos de urgencias y emergencias no sufran deterioro en el servicio al paciente.

———————————————————————————————-

111 PP 3x3 cm– PARTIDO POPULAR

¿Cuándo y cómo van a reactivar la carrera profesional?

Sobre este tema buscaremos el diálogo y el consenso cuando las condiciones económicas lo permitan.

¿Cuándo van a reconocer la plenitud de derechos que correspondan a los médicos en situación de interinidad (carrera, trienios…)?

La Comunidad de Madrid ha recorrido ya un largo camino en el reconocimiento de los derechos del colectivo de interinos y seguirá avanzando en la consolidación profesional de un colectivo fundamental para la asistencia sanitaria de nuestra comunidad dentro del marco normativo en vigor.

¿Cómo y cuándo se van a retomar, e incluso mejorar, los acuerdos de 2007?

Si hay algo que defina a la consejería de Salud de la Comunidad de Madrid es su firme voluntad de mantener un diálogo fluido con todos los agentes profesionales y sindicales que fructifique en acuerdos que supongan claras mejoras para los profesionales como ya sucedió en 2007. La Consejería está abierta a desarrollar los acuerdos de aquel entonces a medida que las posibilidades de financiación vayan siendo de nuevo una realidad en nuestro país.

¿Cómo se va a redefinir, con criterios verdaderamente profesionales, la nueva jornada laboral?

Bajo el principio de que debemos atender a las demandas asistenciales de la ciudadanía en un entorno asistencial que optimice al máximo los recursos sanitarios públicos tanto humanos como materiales. Cualquier planteamiento que no tenga como eje central esta premisa sería profundamente irresponsable.

¿Qué planteamiento de futuro se contempla de cara a las guardias médicas?

Las guardias médicas requieren un diseño que satisfaga diversos aspectos cruciales para nuestra sanidad. Entre ellos cabe destacar ante todo las necesidades asistenciales de la ciudadanía que financia puntualmente con sus impuestos dicho servicio, hecho que obliga a que cualquier diseño de las guardias médicas en los centros sanitarios públicos de la comunidad de Madrid respete profundamente el criterio de eficiencia. No obstante, no podemos olvidar la importancia formativa y remunerativa de las guardias médicas. Cabe destacar en este sentido, las propuestas realizadas por los profesionales en los planes estratégicos para organizar las guardias médicas de las diferentes especialidades desde una perspectiva netamente técnica.

———————————————————————————————-

ADENDA

Respuestas de IZQUIERDA UNIDA (IU) correspondientes a las contraportadas de la REVISTA MADRILEÑA DE MEDICINA  de los meses de enero, febrero y marzo de 2015.

Todas las respuestas están basadas en nuestro borrador del Programa Electoral, pendiente de debate, aportaciones y aprobación definitiva en nuestro encuentro programático, al que os invitamos a participar, que se celebrará durante las próximas semanas. Muchas gracias por vuestro interés.

1. DEFINICIÓN DEL SISTEMA SANITARIO Y DE SU FORMA DE GESTION.

¿Qué modelo de Sanidad Pública se propone para la Sanidad Madrileña?

En Izquierda Unida entendemos que existe una obligación legal por parte de los poderes públicos de asegurar la protección de la salud de sus ciudadanos. Entre las diferentes modalidades y subsistemas que existen, apostamos por un modelo de gestión exclusivamente pública, con integración entre el asegurador y el proveedor del servicio. Consideramos este modelo el más eficiente por su capacidad de disminuir costes, por su equidad, su capacidad de atención integral e integrada y su rentabilidad social, al no existir colusión de intereses mercantiles en las actuaciones sanitarias. Defendemos por tanto la derogación inmediata de la Ley 15/97 que permite la gestión privada de la sanidad pública.

Defendemos que la sanidad es de todos/as, un bien público inalienable, que ninguna administración puede enajenar, disminuir o fragmentar. También que debemos crear una sanidad para todos/as, sin exclusiones de cobertura poblacional ni de prestaciones, por lo que proponemos, a nivel estatal, la derogación inmediata del RD 16/2012, mientras que a nivel de la Comunidad de Madrid, proponemos implementar medidas que garanticen el derecho efectivo a la asistencia sanitaria de toda la población de hecho en nuestro territorio.

También defendemos una sanidad gestionada entre todos/as, abierta en la toma de decisiones a la participación tanto de la ciudadanía como de los profesionales sanitarios.

Apostamos por una sanidad pública al cien por cien, de calidad, adecuada y exclusivamente financiada con fondos públicos, accesible, abierta a la participación ciudadana y universal.

¿Qué propuestas desarrollarán para optimizar su funcionamiento?

En líneas generales, propondremos una nueva Ley de Salud Regional que aglutine nuestras propuestas y que sustituya e integre a toda la legislación anterior, garantice la transparencia en la gestión sanitaria y la participación ciudadana, proclame la universalidad de la asistencia sanitaria, la gestión pública de la sanidad, la financiación adecuada (con el adecuado porcentaje del PIB destinado a sanidad y salud). Que atienda a la salud desde un punto de vista integrado en todas las políticas y recupere una estructura territorial en áreas debidamente coordinada y acorde a las necesidades actuales. La nueva legislación será debatida durante el trámite con todos los sectores implicados, buscando siempre el mayor grado posible de consenso y acuerdo.

Como medidas concretas para garantizar una mejora del funcionamiento del actual sistema sanitario, proponemos, entre otras, las siguientes:

– De forma inmediata, aprobación de nuestra Proposición de Ley para garantizar el derecho a la asistencia sanitaria en igualdad de condiciones a toda la población de hecho de la Comunidad de Madrid.

– Auditoría pública de los presupuestos, la gestión y la contratación llevadas a cabo por el Gobierno del Partido Popular que dirima responsabilidades políticas y administrativas y que contribuya, de ser requerido, al establecimiento de las penales si las hubiera, así como a detectar fallos o incumplimientos que permitan revertir la privatización sanitaria.

– Plan de Recursos Humanos para los Servicios Públicos de cara a garantizar mecanismos eficaces de participación de los profesionales y su formación continuada por medios públicos.

– Establecimiento agencias públicas de inspección, formación, investigación y evaluación. Buscaremos calidad y transparencia en la gestión de lo público.

– Potenciar la Atención Primaria de Salud, entendiéndola como el eje sobre el que debe pivotar todo el sistema sanitario, constituyendo la puerta de entrada preferente al mismo. Suficiente dotación de recursos, tanto humanos como materiales, adecuación de los mismos a las necesidades de cada Zona Básica de Salud, realización de intervenciones comunitarias, actividades de promoción de la salud, etc.

– Convocatoria periódica comprometida cada 1 o 2 años de Oferta Pública de Empleo, en función de los resultados de estudio de necesidades de personal.

– Asegurar el cumplimiento de los principios de mérito e igualdad en la selección del personal: bolsas de empleo de uso obligatorio para la contratación temporal (restringida a situaciones indispensables) en cualquiera de sus modalidades, con funcionamiento público y transparente. Los mismos criterios se aplicarán para nombramientos de Jefes de Servicio o Supervisores de Enfermería.

– Prohibir las derivaciones de cualquier tipo, procedimientos diagnósticos y terapéuticos incluidos, al sector privado, optimizando en todo momento el uso de los recursos públicos disponibles.

– Restituir al sector público todo lo que se ha enajenado del mismo mediante la privatización, evitando así el incremento del coste (muchas veces garantizado por los propios pliegos de concesiones) que supone el pago del canon y el cumplimiento de los pliegos. Se pondrá fin a la privatización realizada sobre centros hospitalarios y otros servicios de centros sanitarios de gestión directa pública (donación de sangre, lavandería, informática, etc.)

– Estructuración en áreas asistenciales en número suficiente que permita la adecuación de los recursos sanitarios a las necesidades de la población de cada territorio.

– Establecimiento de una Declaración de Impacto en Salud en la forma de un documento oficial en el cual se recoja el resultado de una evaluación de impacto en salud y de sus alegaciones, siendo un documento obligatorio para cualquier medida de índole ambiental, social, educativa, laboral, industrial, energética, financiera, económica y, por supuesto, sanitaria, que se aplique en el ámbito de la Comunidad de Madrid por cualquier administración.

– Desarrollo y puesta en marcha de un Plan Integral de Salud de la Comunidad de Madrid, impulsado por la Consejería de Salud, que cuente con la participación para su elaboración de todas las Consejerías del Gobierno de la Comunidad de Madrid, de los diferentes grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid, del Consejo de Salud, de los sindicatos, de las organizaciones cívicas en defensa de la salud y las administraciones locales. El Plan Integral de Salud tendrá en cuenta el modelo de determinantes de salud y contemplará medidas concretas con la financiación suficiente en todos los ámbitos que influyan directa o indirectamente sobre la salud de la población.

– Proponemos una “Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias” o entidad administrativa equivalente que evalúe la introducción, aprobación y adquisición de nuevas tecnologías sanitarias (e innovaciones farmacológicas) teniendo en cuenta la eficiencia en comparación con alternativas existentes, la seguridad para pacientes y trabajadores, las necesidades formativas de los profesionales implicados en su puesta en funcionamiento o comercialización y la responsabilidad medioambiental (gestión de residuos con seguridad).

– Desde el punto de vista organizativo, la introducción de una nueva tecnología sanitaria o innovación farmacológica será inherente al establecimiento de indicaciones precisas y protocolos diagnostico-terapéuticos para la misma, a su utilización equitativa (priorizando siempre por la gravedad de los procesos para los que estén indicados) y eficiente (centralizándose su uso en centros de referencia si son tecnologías muy caras y/o para procesos infrecuentes).

– Restringir y evitar la influencia de la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria sobre el incremento del gasto público, prohibiendo la publicidad de la misma en los centros sanitarios públicos y garantizando una formación científica de calidad y adecuada a las necesidades profesionales con cargo a fondos públicos. En el medio-largo plazo, poniéndonos en marcha desde el primer momento, apostamos por una industria farmacéutica y de tecnología sanitaria de carácter público que, entre otras cosas, evite los desabastecimientos que venimos sufriendo durante los últimos años.

– El incremento del repago farmacéutico y la exclusión de la financiación de determinados productos farmacéuticos ha supuesto un incremento real de las desigualdades en salud e, indirectamente, un incremento del gasto sanitario derivado de complicaciones de procesos crónicos. Apostamos por un “rescate” directo mediante la financiación adicional por parte del Servicio Madrileño de Salud del gasto farmacéutico, priorizando el de pacientes crónicos y con bajos recursos. Desde el primer momento financiaremos el tratamiento de la Hepatitis C con los nuevos fármacos a todos aquellos pacientes que tengan indicación médica, sin exclusiones. Promoveremos medidas para poner fin a los abusos de la industria farmacéutica, entre las que se encuentran el recurso de las patentes y la emisión de licencias obligatorias.

– Asimismo, consideramos que existen consecuencias dramáticas para ciertos sectores de la población derivadas de lo que se conoce como “pobreza energética”, con repercusión directa sobre el gasto sanitario derivado de complicaciones de procesos crónicos, por lo que propondremos un plan para identificar estas situaciones a través de los centros sanitarios y sociales y articular soluciones en forma de “tregua invernal” o subvención/pago directo del recibo de luz/calefacción.

¿Cómo plantean mejorar la coordinación entre niveles?

Consideramos que una adecuada coordinación entre niveles asistenciales es un factor esencial para la correcta optimización de los recursos y para responder a las necesidades reales. Nuestra propuesta para la organización del Sistema Sanitario pasa por la Derogación del Área Única y el establecimiento de una nueva estructura territorial de áreas basada en las necesidades actuales de la población.

Los territorios de las nuevas Áreas de Salud serán inicialmente los de las actuales Direcciones Asistenciales de Atención Primaria, a los que se irán añadiendo nuevas áreas en función de una distribución territorial razonable que responda a las necesidades de salud de la población.

El objetivo es que cada Área de Salud conste al menos, y de forma preferente, de un hospital de referencia e integre a los territorios correspondientes a las Zonas Básicas de Salud. Se creará un Consejo de Dirección del Área en el que estarán presentes representantes del Consejo de Salud del Área, de los centros sanitarios y representantes designados por las correspondientes Direcciones Generales (Atención Primaria, Especializada, la recuperada Salud Pública, Gestión Económica, Atención al Paciente, Inspección e Información Sanitaria y Recursos Humanos) y del que dependerán las estrategias y todos los servicios sanitarios del Área. A la Dirección General de Gestión Económica corresponderá la centralización de las decisiones de compra y pagos de todas las Áreas de Salud.

De esta forma, mediante la presencia en un mismo órgano de coordinación en cada área de los representantes de todos los niveles asistenciales (atención primaria, atención hospitalaria, etc), se garantizará una adecuada coordinación y una toma de decisiones basada en el conocimiento de las necesidades de la población de un territorio como conjunto. Con la representación directa en los Consejos de Dirección del Área de los representantes de las Direcciones Generales, se garantiza la adecuada coordinación con el conjunto del sistema. Entendemos que es un modelo de coordinación más eficiente que el actual, en el que los hospitales y centros de salud de un mismo territorio dependen de entidades administrativas diferentes, lo que ocasiona un desconocimiento de los problemas reales que se dan entre los niveles e incapacidad para solventarlos y ha derivado en la creación de estructuras paralelas como los “coordinadores primaria- hospitalizada”, que se han establecido de forma desigual y que no tienen capacidades operativas reales.

¿Cuál es su diseño de la atención de urgencias?

Todas las medidas que se han enumerado hasta ahora no sólo van encaminadas a la consecución de un sistema sanitario con un funcionamiento adecuado a las necesidades, más eficiente en su funcionamiento y más garante de los derechos de las personas. También van dirigidas a disminuir la presión asistencial sobre las urgencias. La demanda asistencial en urgencias disminuye cuando el sistema sanitario evita el desarrollo o reagudización de enfermedades crónicas, cuando es accesible para las demandas de la población y cuando atiende, en tiempo razonable, la demanda solicitada. Bajo este prisma, proponemos vigilar los cambios en la demanda de urgencias, considerándolos como un monitor del funcionamiento del sistema. La estructura de áreas que proponemos, en las que están integrados y representados los diferentes niveles asistenciales, permitirá una adecuada corrección de los fallos en cuanto se detecten anomalías.

Los servicios de urgencias de cada territorio, por tanto, también deben estar representados ante la dirección de cada Área sanitaria. Los servicios hospitalarios lo estarán a través de sus gerencias hospitalarias. Propondremos a debate una integración progresiva de los actuales servicios de urgencias ambulatorias de Atención Primaria (SAR) y SUAP (actualmente dependiente del SUMMA) y su adecuada coordinación con los servicios de urgencias hospitalarios.

Estudiaremos fórmulas de coordinación de los servicios municipales de emergencias (como el del Ayuntamiento de Madrid) con los de la Comunidad, estableciendo protocolos compartidos.

Proponemos dotar a los servicios de transporte sanitario urgente y no urgente de los suficientes recursos propios para evitar la subcontratación de transportes.

¿Cuál su modelo de coordinación interautonómica?

Los cambios legislativos y organizativos que proponemos para el sistema sanitario de la Comunidad de Madrid responden a un enfoque y marco general de reforma del sistema sanitario público que defendemos a nivel estatal y europeo.

Así, en Izquierda Unida entendemos que corresponde al Estado la regulación de unos principios mínimos que garanticen la igualdad de todos los ciudadanos en el ejercicio y cumplimiento de sus derechos y sus deberes constitucionales. Proponemos que los derechos a la salud y a la asistencia sanitaria tengan naturaleza de derechos fundamentales.

Entendemos también que las competencias en sanidad implican acciones transversales que tienen que ver con garantizar la igualdad y la eficacia en el ejercicio de sus funciones de los diferentes servicios regionales de salud, sin que ello deba entenderse como una injerencia o intromisión en las competencias propias de cada una de las autonomías.

Por tanto, consideramos que debe ser competencia estatal el establecimiento de un organismo con entidad propia, de carácter federal, que articule la coordinación general de la política sanitaria mediante la participación en el mismo, y la búsqueda del acuerdo, de los servicios regionales de salud. Este organismo tendrá asimismo atribuidas competencias en sanidad exterior y en regulación y legislación sobre productos farmacéuticos. Además, tendrá un papel de impulso y coordinación de la investigación biomédica pública a nivel federal, así como en la formación y regulación de las titulaciones profesionales.

Proponemos, en consecuencia, la creación, con entidad jurídica propia, de un Sistema Federal de Salud (SFS), conformado por el conjunto de los servicios de salud de las actuales comunidades autónomas. En sus órganos de dirección deben estar presentes representantes de los servicios regionales de salud y del Ministerio de Sanidad.

2. EMPLEO MÉDICO, SELECCIÓN Y PROVISIÓN DE PLAZAS.

¿Qué pasos se van a dar para facilitar el empleo de los médicos jóvenes?

En primer lugar, establecimiento de un diálogo con el Ministerio de Sanidad, las unidades docentes y los servicios implicados que busque adecuar el número de plazas MIR y su distribución por especialidades a las necesidades de profesionales del sistema sanitario, de cara a facilitar la incorporación al futuro laboral de los nuevos especialistas. Queremos que se formen en nuestro sistema sanitario para que después aporten y reciban del mismo. Creemos que es una medida necesaria para evitar situaciones de paro o precariedad en determinadas especialidades y para contribuir a garantizar que la inversión en formación redunda en beneficio del conjunto del sistema.

En segundo lugar, establecer convocatorias anuales o bianuales de Oferta Pública de Empleo. Habrá reposición del cien por cien de las plazas que actualmente son amortizadas por jubilaciones.

En tercer lugar, establecer contratación única a través de Bolsa de Empleo para interinidades o eventualidades, en igualdad de condiciones (cumplimiento de principios de igualdad, mérito y capacidad).

En cuarto lugar, investigar los contratos de especialistas a través de becas vinculadas a fundaciones de investigación, para evitar posible contratación fraudulenta a través de este mecanismo.

En quinto lugar, prohibir y perseguir desde el primer momento la contratación de profesionales a través del régimen de autónomos en cualquiera de los centros del sistema sanitario madrileño.

Proponemos asimismo aumentar el presupuesto para suplencias, sustituyendo bajas desde el primer día para garantizar la calidad y la continuidad de la asistencia, especialmente en el ámbito de la Atención Primaria. Promoveremos el establecimiento de contratos indefinidos para cubrir suplencias dentro de cada área, evitando que los médicos jóvenes sufran el encadenamiento de contratos precarios de muy corta duración y garantizando además de esta manera la disponibilidad de un suplente cuando se necesite. Se establecerá un sistema de contratación temporal a través de Bolsa Única común a todas las áreas. En cualquier caso, nuestra prioridad será el incremento de las plantillas estructurales de cara a que tengan dotación suficiente y capacidad de asumir eventualidades sin perjuicio de los derechos laborales ni de la calidad de la asistencia.

¿Van a desarrollar el sistema de selección y provisión de plazas, tal y como ya han realizado otras CCAA?

Nuestra propuesta se basa en hacer frente a las necesidades de recursos de forma preferente mediante la incorporación de personal a través de Ofertas Públicas de Empleo, con convocatoria prioritariamente anual y máximo bianual, en función de las necesidades reales medidas con criterios de racionalidad, garantizando la reposición del cien por cien de las plazas vacantes (jubilaciones, etc.). Todas las plazas estructurales serán convocadas y asignadas a través de OPE. Las plazas que pudieran quedar vacantes entre un concurso o el siguiente o aquellas eventualidades que pudieran surgir, serán cubiertas a través de Bolsa Pública de Empleo, que será transparente y asegurará la igualdad de condiciones en el acceso a la misma.

Los criterios que regirán todo el sistema de asignación de plazas serán los de igualdad, mérito y capacidad. Rechazamos los elementos de subjetividad en la contratación.

¿Qué criterios se van a seguir para determinar el tamaño adecuado de las plantillas de profesionales?

El tamaño de las plantillas profesionales está directamente relacionado con las necesidades reales de la población. Al plantear una estructura en áreas con un territorio delimitado, nos aseguramos un conocimiento más fiable de las necesidades del mismo. El Plan Integral de Salud de la Comunidad de Madrid, contemplará un estudio adecuado de necesidades de salud y en base al mismo se determinará el número de profesionales que se necesite y la formación que se precise para los mismos (además de evaluar las necesidades de plazas de MIR que se negociarán con el Ministerio y las unidades docentes). Los criterios que se deben contemplar en el Plan para el estudio de necesidades en cada una de las áreas son los siguientes:

  • –  Composición demográfica de la población y previsiones de cambio.
  • –  Situación social y económica. Desigualdades socioeconómicas.
  • –  Género. Desigualdades
  • –  Medio ambiente
  • –  Transporte y desarrollo urbano. Cercanía de otros centros. Cálculo de isócrona de desplazamiento.
  • –  Características epidemiológicas de la población.
  • –  Estudios de impacto en salud.

    Con todos estos elementos se pueden establecer previsiones de utilización de servicios sanitarios (centros de salud, salud mental, hospitalarios, servicios dentro de cada hospital, etc). Nuestra propuesta es que en cada Área se adecuen los recursos disponibles a las previsiones. Las plantillas serán aquellas que racionalmente sirvan para garantizar la calidad de esos recursos asistenciales. Se monitorizará continuamente la demanda y la presión asistencial y se procederá a reforzar plantillas siempre y cuando se sobrepase el límite recomendado de demora en la asistencia. Las evaluaciones realizadas por la agencia o entidad administrativa responsables de la Evaluación de Tecnologías Sanitarias también serán tenidas en cuenta de cara al establecimiento de prioridades y de idoneidad de su emplazamiento.

    ¿Qué lugar van a tener en la ordenación profesional los traslados y la movilidad interna de profesionales?

    Los concursos de traslados deben ser claros, abiertos y transparentes. Las convocatorias deben hacerse con tiempo y publicidad suficientes. La baremación y la asignación de las plazas se hará con criterios de igualdad, mérito y capacidad.

    ¿Qué se va a hacer ante la irregularidad de los contratos eventuales?

    Desde el primer momento vamos a plantear la conversión de absolutamente todos los contratos eventuales que responden a necesidades estructurales en interinidades, reconociendo a todos los efectos la antigüedad real de los contratos. Se establecerá una negociación con las organizaciones sindicales para determinar de qué modo establecer una baremación que sea justa y que asegure que la asignación de plazas se hace en condiciones de igualdad, mérito y capacidad. Rechazamos la introducción de elementos de subjetividad que sean determinantes, tales como la entrevista personal.

    A partir de ese momento todas las contrataciones se harán por Bolsa de Empleo, asegurándose los citados criterios. Posteriormente, tras el correspondiente estudio de necesidades, se procederá a la convocatoria de una Oferta Pública de Empleo, que se establecerá anual o bianualmente y de acuerdo a las necesidades de plantilla.

    3. EL PAPEL DE LOS MÉDICOS EN EL SISTEMA SANITARIO.

    ¿Qué mecanismos de reconocimiento e incentivación de los profesionales van a desarrollar?

    Entendemos que el mejor incentivo que puede tener un profesional sanitario viene dado por la capacidad de desarrollar plenamente sus capacidades en su trabajo, sin restricciones presupuestarias y sin cargas burocráticas innecesarias. Facilitaremos que una parte importante de la jornada laboral sea destinada a labores de formación, investigación y, en su caso, docencia, además de establecer mecanismos y canales efectivos de participación. Desde los Consejos de Dirección se estimulará la participación de los profesionales y se liberarán partidas presupuestarias que permitan a los mismos la aplicación de mejoras organizativas y la elaboración de proyectos de mejora. Los objetivos y resultados de los mismos se evaluarán colectivamente mediante indicadores objetivamente verificables. Estos proyectos podrán tener formato de experiencia piloto y, una vez evaluados y reconocidos favorablemente, serán exportables a otros ámbitos territoriales o servicios. En definitiva, queremos establecer mecanismos para incentivar el desarrollo del potencial y las inquietudes de los profesionales sanitarios en la mejora continua del sistema.

    Queremos mejorar el reconocimiento de los profesionales sanitarios reforzando su papel de líderes comunitarios en materia de salud, mediante su implicación en la comunidad y su participación y rendición de cuentas ante los Consejos de Salud y otros foros que permitan el encuentro con la misma.

    ¿Cómo se van a proveer las plazas de jefatura de servicio y sección y las de dirección de centro de salud?

    Mediante convocatoria pública y transparente y bajo criterios de igualdad, mérito y capacidad, asegurando la igualdad de condiciones y la no injerencia de la estructura gerencial o administrativa. En el caso de la dirección de centro de salud propondremos, debido al carácter comunitario que se quiere fomentar, la participación de la comunidad a través del Consejo de Salud, además de los propios profesionales y trabajadores del centro, en la elección directa y autónoma de su dirección colegiada y representativa de todas las categorías, lo que reforzará su vinculación, reconocimiento y capacidad de liderazgo dentro de la comunidad.

    ¿Qué papel van a tener los médicos en el desarrollo futuro del sistema sanitario, qué cauces de diálogo se van a establecer?

    Los cambios en el sistema sanitario que pretendemos introducir sólo serán efectivos si gozan de un amplio consenso, especialmente entre los profesionales sanitarios, como es el caso de los médicos, que son quienes van a aplicar y ser protagonistas de este cambio de modelo. El diálogo se establecerá en diferentes campos o áreas de trabajo:

    • Formación e investigación. Establecimiento de prioridades en salud.
    • –  Gestión del sistema sanitario. Fórmulas de participación.
    • –  Derechos laborales

      Se abrirán canales de comunicación con sociedades científicas, organizaciones colegiales, sindicales y el movimiento asociativo médico y sanitario (incluyendo también a organizaciones de médicos residentes), dando el correspondiente protagonismo a cada tipo de entidad en función de su ámbito de actuación en cada uno de los campos o áreas de trabajo a desarrollar.

      ¿Qué piensan sobre la gestión clínica sanitaria y la participación de los profesionales en la definición y gestión del sistema sanitario?

      Rechazamos de plano la introducción de cualquier elemento de mercantilización de la asistencia sanitaria y la discrecionalidad en la contratación de personal por introducir principios ajenos a la igualdad de oportunidades y a la selección en función de mérito y capacidad, con convocatorias abiertas y transparentes, que debe primar en cualquier servicio público. Por tanto, estamos absolutamente en contra de las Unidades de Gestión Clínica y de las fórmulas de gestión cooperativa de centros de salud conocidas como Entidad de Base Asociativa (EBA ́s). Esto no quiere decir que estemos en contra de la participación de los profesionales en la definición y gestión del sistema sanitario. Por el contrario, creemos firmemente en que el pleno desarrollo de las capacidades profesionales es uno de los elementos que más puede beneficiar al conjunto del sistema.

      Para ello, hay que generar las condiciones que permitan que cada uno de los profesionales pueda aportar, desarrollarse y participar en plena libertad de opinión (sin condicionamientos), tanto en la definición como en la gestión del sistema: entre ellas, derechos laborales consolidados y ausencia de restricciones presupuestarias y cargas burocráticas innecesarias para realizar intervenciones coste-efectivas que estén avaladas por la evidencia científica. Una vez generadas las condiciones será necesario crear las estructuras que permitan la participación y la optimización de la actividad clínica: foros de debate en los que se decidan guías clínicas, procedimientos y protocolos; consejos de dirección ampliados a la participación de los y las profesionales sanitarios; órganos de participación en los que se encuentren la comunidad y los trabajadores (Consejos de Salud), etc.

      En definitiva, frente al concepto de Gestión Clínica y la propuesta de Unidades de Gestión Clínica defenderemos la apertura de un camino que conduzca a un nuevo paradigma de Gestión Democrática de la Sanidad Pública.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x