CONTRAPORTADA. “La privatización es un recorte en el que se da las tijeras a otros, una forma de lavarse las manos”, Enrique Normand.

0
Dr. Enrique Normand de la Sotilla.
Enrique Normand de la Sotilla, médico madrileño especialista en Oftalmología, es diputado de Unión Progreso y Democracia (UPyD) en la Asamblea de Madrid y portavoz de dicha formación en la Comisión de Sanidad. Durante la presente legislatura han destacado varias de sus intervenciones en el parlamento autonómico relacionadas con el proceso de privatización de hospitales y centros de salud puesto en marcha por el Gobierno presidido por Ignacio González. REVISTA MADRILEÑA DE MEDICINA le ha pedido que nos ofrezca su punto de vista sobre algunas de esas cuestiones. Estas son sus respuestas:
¿Cómo valora UPyD el proceso de privatización de la gestión de 6 hospitales públicos en el que se encuentra empeñado el Gobierno de la Comunidad de Madrid?
– En Unión Progreso y Democracia pensamos que el mal llamado “plan de sostenibilidad”, que incluye la privatización de la gestión de estos 6 hospitales, es una muestra de improvisación, opacidad y mal gobierno. Lasquetty había negado 4 meses antes que fuese a avanzar en la privatización, no se permitió la participación de profesionales, pacientes ni partidos de la oposición en la elaboración del plan. Refleja muchas de las contradicciones en las que ha caído una gestión temeraria y electoralista de la sanidad por parte del Partido Popular durante años. Muy probablemente Madrid va a ser la única comunidad en la que avance significativamente la privatización de la sanidad pública durante esta legislatura. No tiene sentido modificar el modelo de gestión de un hospital tras sólo 4-5 años de haberlo puesto en marcha, que es aproximadamente el tiempo en que un hospital consigue funcionar al 100% de su rendimiento. ¿Es lógico privatizar 6 hospitales en septiembre y abrir uno nuevo en diciembre, como está previsto en Collado Villalba?
¿Desde su punto de vista, en ese planteamiento priman más los criterios de ahorro en el gasto sanitario público, o los de adelgazar la estructura pública de la sanidad y dar entrada al sector privado?
– El supuesto ahorro que se conseguiría con la privatización de la gestión no está demostrado por estudios científicos independientes. Se ha interpretado erróneamente un estudio de la consultora IASIST al que se hace referencia en la memoria económica de los pliegos de la privatización. En el último Consejo Interterritorial se reconoció que la contabilidad de los hospitales varía entre comunidades autónomas, lo que imposibilita realizar comparaciones homogéneas… Las cuentas que hace la Consejería de Sanidad para justificar el teórico ahorro tienen mucha “cocina” y da la impresión de que se han realizado para aportar un argumento más a la privatización. Así, la grave crisis económica que padecemos sirve como justificante de medidas que en situaciones normales ni se plantearían. Los seis hospitales que se han elegido para privatizar no son los menos eficientes del Servicio Madrileño de Salud sino aquellos en los que es más fácil que entre una empresa a gestionarlos.
– El viernes 19 de julio , durante su réplica al consejero de Sanidad Sr. Fernández Lasquetty, Vd. indicó que la base argumental del ahorro previsto por los responsables de la Consejería estaba en la facturación intercentros y que eso no se sostenía ¿Puede comentarnos cuál es el punto débil de esa hipótesis del Gobierno regional?
– Según los propios datos de la Consejería la facturación intercentros (el gasto que los pacientes del área de un hospital generan en hospitales de otras áreas) de estos seis hospitales entre 2012 y 2011 se redujo un 13%, sin que se haya producido ningún cambio en la gestión de los mismos. La facturación intercentros supone casi el 40%, el 37% concretamente, del gasto que generan los pacientes de estos hospitales, y por tanto casi un 40% de lo que se va a pagar a las concesionarias si se acaban privatizando. Se les anticiparía mensualmente unos pagos por una asistencia que en realidad se realiza en otros hospitales. El grueso del margen de beneficio de las concesionarias se conseguiría reduciendo la facturación intercentros, atendiendo en el hospital a un precio menor al precio público a los pacientes que ahora son atendidos fuera, e insisto en que la facturación intercentros es una variable cuya evolución natural es a la baja. El precio público lo decide la Consejería. Este año se van a modificar los precios públicos vigentes, que datan de 2009. El Consejero afirma que van a indicar el coste real pero, ¿si los precios de 2013 son el coste real, entonces los precios con los que se ha calculado la facturación intercentros en 2011 y 2012 no lo son? Porque las dos cosas a la vez son imposibles. El problema de fondo es que los precios públicos no se diseñaron para ser utilizados en un sistema de facturación intercentros. En el hospital Infanta Leonor la facturación intercentros es mayor que el gasto asistencial generado en dicho hospital, por lo que parecería lógico haber ajustado dicha población antes de privatizarlo, pero entonces los pagos a la concesionaria sería menores y el teórico ahorro también.
– ¿Le parece fiable que, tal y como ha hecho la Consejería de Sanidad, se haya rebajado la garantía de deben depositar las empresas concesionarias al importe de una anualidad en lugar de a los 10 años que comprende todo el contrato?
– No. Es evidente que se ha rebajado la garantía a una décima parte para facilitar la presentación de ofertas. Hay que recordar que no estamos ante un verdadero concurso sino ante un reparto de 6 hospitales entre 3 empresas y que han tenido que ir hasta Puerto Rico a buscar candidatos. La posibilidad de que 3 empresas que optan a 5 lotes (había un lote de 2 hospitales) no coincidan en sus ofertas es menor del 1%. Este reparto ha hecho que las empresas no compitieran en la oferta económica, y respecto al coste máximo que podían ofrecer en total se ha rebajado un 0.1%, lo que limita mucho el supuesto ahorro conseguido con la privatización.
– En su opinión, si finalmente el Gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por el Sr. Ignacio González consigue llevar adelante sus planes de de privatización de estos hospitales ¿En qué situación real queda el actual personal sanitario fijo? ¿Y el interino y/o eventual?
– Por lo que he explicado de la facturación intercentros, casi el 40% del gasto asignado a estos hospitales se realiza en otros centros y por tanto el ahorro derivado de reducir el coste teórico de la asistencia a la población asignada a los mismos no se conseguirá sólo en dichos centros. El consejero habla en tono despectivo de “funcionarios con puesto vitalicio” y parece que su solución es convertir a los profesionales sanitarios en accionistas de hospitales públicos, como si no existiera la posibilidad de remunerar por productiva o generar incentivos dentro de la gestión pública. No dudo de la posibilidad de mejorar la gestión de los hospitales, pero la privatización es un recorte en el que se da las tijeras a otros, una forma de lavarse las manos. Ya ha ocurrido que cuando desde UPyD le preguntamos al consejero por la situación de los celadores del hospital Infanta Leonor, en un momento en el que la mayoría fueron despedidos tras un cambio en la subcontrata, nos respondió que eran empleados de una empresa privada y por tanto el asunto no era de su competencia.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x