CON FIRMA. “Conciliación familiar: prohibida por la Tesorería de la Seguridad Social”, por Ana Giménez

4

Recientemente he tenido conocimiento de un nuevo amo y señor que determina la pertinencia de suplencias para los profesionales que solicitan una reducción de jornada para la conciliación de la vida laboral y familiar, en el ámbito de la Atención Primaria del SERMAS de Madrid.

El señor que rige y manda. y permite o no que se cubran las suplencias y, por tanto, que se les pueda conceder a los profesionales las necesitadas reducciones de jornada, no es otro que el programa informático para contrataciones, el famoso CRETA que ha implantado la Tesorería de la Seguridad Social, y que es el que debe usar el departamento de Recursos humanos de la Gerencia de Atención Primaria de Madrid. Dicho programa, no entiende de horarios, no entiende de necesidades familiares, no entiende de adecuación de la vida laboral y familiar… Sólo entiende de porcentajes. 

Me explicaré con un ejemplo: si un trabajador separado que trabaja en turno de tarde tiene a sus hijos los lunes y los viernes, y para poder conciliar su vida familiar necesita librar los lunes, solicita una reducción de jornada del 20% para estar los lunes con sus hijos. Para que no haya problemas, hay que buscar un suplente para los lunes para este trabajador. Y aquí empiezan los problemas:

  • No se le puede hacer un contrato por los lunes, porque la Tesorería de la Seguridad Social ha decidido que no da más opciones que un contrato diario por el 20% de la jornada. Y si solo es necesario que vaya los lunes, pues te aguantas.

  • Si el resto de los días de la semana el trabajador suplente tiene acceso a otras suplencias, no las puede coger, porque el programa dice que ya está contratado para ese día y no le deja.

  • Tampoco puede hacer suplencias en verano, y tiene que renunciar al contrato del 20%, con lo que entonces el trabajador que necesita al suplente para conciliar la vida laboral y familiar se queda sin suplente. Y como las consultas no pueden quedar desatendidas, no puede irse.

Y se acabó la conciliación. A la Tesorería no le encaja.

En Atención Primaria, para poder obtener el permiso para “acumular” la reducción de jornada a un día –vamos, lo que el trabajador necesita-, el trabajador tiene que contar con el visto bueno del director del Centro. El director, dados los enormes problemas que están apareciendo, dice que no puede dar permiso de acúmulo. Y pide al trabajador que lo solicitó que renuncie a su reducción de jornada acumulada. “Adiós, hijos míos. Aunque los lunes es el día que tendría que estar con vosotros, la Tesorería de la Seguridad Social ha dicho que no puedo”.

¡Basta ya de populismos! Por un lado se hace una ley que en teoría protege a las familias y a los trabajadores que necesitan conciliar su vida laboral y familiar. Pero:

  • No se crean las condiciones adecuadas para que dicha conciliación pueda llevarse a cabo
  • Al final, los trabajadores se encuentran con que o bien sus compañeros cargan sobre sus espaldas con el trabajo extra que supone la reducción de jornada del compañero, o directamente se niegan derechos que el papel aguanta, pero la vida no.

Así que o se arregla el problema planteado por la Tesorería de la Seguridad Social, o la conciliación de la vida familiar y laboral para los trabajadores sanitarios será una falacia tan grande como la del advenimiento de los extraterrestres con el cometa Halley. 

(A propósito. No vinieron extraterrestres en el cometa Halley, ¿verdad?)

Ana Giménez Vázquez
Médico de familia. Presidenta del sector AMYTS de Atención Primaria
Compartir:

4 comentarios

  1. La Administracion, al menos en Madrid, no hace absolutamente nada para asegurarse de que se cubren las vacantes por reduccion de jornada o por enfermedad. llaman a los X primeros de la lista una vez y punto.
    Ya es ridiculo que sigan usando el telefono para asignar plazas, ( en listas de 3000-4000 personas), lo cual es un sistema cuando menos ineficiente, pero es indignante que usen esa excusa de que no encuentran suplentes para intentar negarnos un derecho.
    Hay sistemas informaticos que permiten publicar vacantes online para que los usuarios registrados, (los posibles suplentes), las puedan elegir a tiempo real y sin tener que llamarles. Lo logico seria que la administracion usara un sistema de este tipo en su intranet… ya en el siglo XXI, para asegurarse de que todos los potenciales suplentes saben que existe una vacante y la puedan asumir en cualquier momento. Hasta que no hagan algo así, no sirve como excusa eso de que “no hay suplentes”, ya que no llegan ni al 1% de los potenciales suplentes. Como apuntan anteriormente, acabaremos en los tribunales como en tantas otras injusticias.

  2. Segun la sentencia de la Audiencia Nacional en Madrid en el caso de la teleoperadora en 2014, todos los trabajadores tienen derecho a reduccion de jornada hasta el 50% por cuidado de hijos menores. Es un derecho y punto, Además según esa sentencia es el trabajador el que elije donde y cuando reduce sus horas.
    El hecho de que no haya suplentes o mejor dichi, que no se quieran encontrar, no puede contravenir un derecho, y el director del centro en este caso se la esta jugando.

    Acabaremos en los tribunales como siempre

    • En el caso de los servicios públicos esenciales, los derechos de los trabajadores tienen una limitación que no tienen otras profesiones, -como por ejemplo la de teleoperadora-, y es que ” el servicio debe quedar garantizado”. Esto mismo ocurre con policía y bomberos, por ejemplo.
      Por lo tanto, la falta de suplentes en un puesto con personal único, si puede acabar condicionando la concesión o no de un determinado horario de conciliación.

      • Ni La sentencia de la Audiencia Nacional al respecto ni el convenio colectivo que prevalece sobre la reforma laboral del 2012 establecen excepciones ni hablan de servicios publicos esenciales.
        Es un derecho del trabajador y punto, independiente de cual sea su profesion.
        La excusa de no encontrar suplentes no puede contemplarse para vulnerar un derecho, sino que en este caso el servicio publico de salud debe proveer y responsabilizarse de cubrir las horas pertinentes, exactamente igual que si se tratara de una baja por enfermedad, por ejemplo

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x