CON FIRMA. “Salvemos la Atención Primaria, pero sin demagogia ni mentiras interesadas”, por Julián Ezquerra

0
226 Julian Ezquerra 3x3 cm

“No hay mayor mentira que la verdad mal entendida”. Willian James.

 Desde la inquietud que me produce todo lo que se está generando alrededor del anuncio de un “proyecto piloto”, repito, “proyecto piloto”, escribo este con firma con la intención de deshacer la información o, mejor dicho, la “infoxicación” que se está dando en relación con este tema.

La verdad mal entendida, como bien dice Willian James, es la mayor de las mentiras. ¿Qué interés hay en esta desinformación tan evidente? ¿A quien beneficia esto? ¿Por qué ahora?

La Atención Primaria en todo el Sistema Nacional de Salud está pasando por una etapa de agonía que se prolonga en el tiempo, que no recibe los cuidados necesarios y que está llegando al punto de abocarse a la muerte del modelo tal y como lo conocemos hasta ahora.

La situación obedece a una suma de acontecimientos que dan lugar al estado actual. Mala financiación, cada año mas acusada, falta de médicos de familia y pediatras, horarios incompatibles con la conciliación de la vida laboral y familiar, sobrecarga de funciones no propias del facultativo, aumento de la burocracia, accesibilidad ilimitada, falta de racionalización de cargas de trabajo, demandas en aumento, etc. Todo ello nos lleva a una situación límite, una situación que ya no se puede aguantar más.

La respuesta a esta situación se debería dar en distintas instancias. La política, la profesional, la organizativa, la presupuestaria y todas ellas de forma coordinada y simultánea. Pero la realidad es otra. Veamos.

Los políticos solo hacen anuncios, promesas y fotos. Programas electorales. Propuestas de enmiendas en los presupuestos, cuando son oposición, olvido cuando son gobierno. De los políticos no espero nada. Sólo palmadas en la espalda y fotos para quedar bien. Realidades mas que conocidas. Y cuando hablo de políticos me refiero a todos. Los antiguos y los nuevos, los de la “casta” y los de la “nueva casta”.

Del presupuesto, ¡qué decir de los presupuestos! Para Sanidad no hay dinero. El PIB destinado a Sanidad disminuye año tras año. Hoy precisamente se conoce que hay 7000 millones para armamento, que no dudo sea necesario, pero no para Sanidad. El gasto por habitante y año en Sanidad está en la cola de los países de la Unión Europea, con grandes diferencias territoriales dentro de nuestro propio País. Esto es así desde hace ya muchos años y por ello hemos llegado a la actual situación de deterioro, con infraestructuras maltrechas, equipamiento obsoleto, plantillas escasas…etc.

¿Quiénes han puesto cordura a todo esto? Pues la estructura de gestión y los propios profesionales. Olvidemos los apriorismos que siempre nos llevan a culpabilizar de nuestros males a los gestores, aunque en demasiadas ocasiones así sea, y a la falta de implicación de los profesionales. El movimiento de protesta ante la situación de penuria y perdida de lo mas importante que tenemos los médicos, nuestro tiempo dedicado al paciente, ya se está generalizando. En Cataluña, Andalucía, Valencia, Galicia…y se extiende a todas las CCAA, se han iniciado protestas que solo demandan tiempo para prestar una asistencia de calidad a los pacientes. Y en esas protestas estaremos también desde AMYTS. Sin ninguna duda.

Pero también están los gestores de la Atención Primaria dando una respuesta al planteamiento que sale de los propios profesionales, inicialmente de los pediatras de Atención primaria. Se elabora un documento de trabajo, un borrador que se filtra antes de tenerlo cerrado, y que desata toda una serie de pronunciamientos desde la mas absoluta falta de conocimiento o, lo que es peor, desde el interés por crear un conflicto dónde no lo hay.

Se pone sobre la mesa un proyecto piloto. Afectaría a un 5% de los centros de salud, en concreto 14 de los 266 que tenemos. Se busca dar respuesta a un problema que es real. No hay pediatras, cada vez hay mas problema para encontrar médicos de familia, reducciones de jornada, plazas que no se cubren, huida de los nuevos especialistas hacia el sector hospitalario público o privado, carga insoportable de muchos compañeros que ven cómo el sistema les aplasta. Se trata de poner negro sobre blanco algo que ya existe. El “turno acabalgado” ya tiene años de recorrido y a él se llegaba en ciertos casos de imposibilidad de cobertura de plazas.

Cual es la realidad. Es un ensayo basado en el modelo “prueba-error” o “prueba-acierto”. Se proyecta, se pilota una prueba, se acota en el tiempo, se evalúa y se toma una decisión. Si es un error, se para. Si es un acierto, se implementa. Se basa en la voluntariedad, en no perjudicar a quienes no entren en el proyecto, en ningún caso se cierran Centros de Salud a las 18.30, siguen abiertos hasta las 21 horas, no deben perjudicar a los servicios de urgencias extrahospitalarias y hospitalarias. Esta es la realidad y la base del plan.

Los que reniegan y rechazan basándose en suposiciones, en supuestos intentos de desmantelar el sistema, de privatizaciones y no sé cuántos otros argumentos, espero que presenten estudios serios que sustenten estas afirmaciones. Porque lo que se propone pilotar en Madrid, ya existe en otras CCAA. Y no hay ni privatizaciones, ni desmantelamientos. Que acrediten que seguir como estamos es lo correcto, que seguir así no está generando problemas.

Por último, sé que lo mas fácil y lo mas socorrido es decir que lo que hace falta es incentivar al profesional, mas recursos, mas plantillas, mas Centros de Salud, mas inversión…etc., y lo comparto y apoyo sin ninguna duda. Pero también hay que ser posibilista y realista. Todas estas medidas dependen de decisiones que no controlamos, que son de los políticos y, como ya he dicho antes, de estos ya no me creo nada. Y mas aún a escasos 5 meses de unas elecciones.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x