CON FIRMA. “Respeto. Simplemente, pedimos respeto”, por Julián Ezquerra

0
moncloa-anuncia-a-madrid-la-posibilidad-de-paralizar-la-carrera-profesional-7509_620x368

Una frase de R.G. Risch resume muy bien lo que quiero expresar. “El respeto es una calle de dos vías: si lo quieres recibir, lo tienes que dar”.

No puedo respetar a esta Administración. No puedo hacerlo si ella no me respeta. Y, sinceramente, no lo hace. No recuerdo desde cuando tengo esta sensación, pero creo que me acompaña desde hace demasiados años.

Llega un momento en el que la gota colma el vaso y, entonces, se desborda. Esto está sucediendo con la falta continua de respeto que sufrimos los profesionales de la Sanidad Pública en la Comunidad de Madrid, y que se puede hacer extensiva a todas las Administraciones.

Veamos algunos de los más recientes ejemplos. No quiero ser muy exhaustivo, pues no se trata de enumerar los innumerables incumplimientos de acuerdos que esta Administración Sanitaria acumula y que bien se detalla en esta información. Y de esto hace mas de un año. A la lista se han ido añadiendo más, hasta llegar el mas evidente y reciente, el engaño sobre el acuerdo de reactivación de la carrera profesional. De nuevo nos vemos obligados a recurrir a los tribunales de Justicia, una constante con esta Administración.

Voy a centrarme en unos casos en los que la falta de respeto no es solo a los profesionales, sino también, y es mi opinión, a las sentencias de los tribunales de justicia que no les gustan.

Todos recordamos cómo durante años nos han obligado a reclamar judicialmente lo que el derecho reconocía, y los tribunales de justicia sentenciaban una y otra vez, hasta el aburrimiento (y creo no equivocarme si digo que miles de veces). No pagaban los trienios al personal no fijo, se recurrían y la justicia siempre otorgaba fallo favorable al demandante. Se terminaban pagando, con carácter retroactivo, con costas, y así una y otra vez. Me pregunto en alto y dedicado a los juristas: ¿Cómo se llama dictar resoluciones injustas a sabiendas de que lo son? Quien no lo sepa, que acuda a Wikipedia. Años y años de falta de respeto. Al final, y encima como haciéndonos un favor, por fin lo reconocieron, eso sí, no antes de malgastar millones y miles de horas de profesionales, abogados, jueces, etc.

Recientemente hemos sufrido nuevas faltas de respeto muy evidentes. La carrera profesional ha sido el mayor agravio que hemos sufrido, y lo que ha generado una mayor sensación de absoluta falta de consideración a los profesionales. Cambios de reglas de juego, interpretaciones torticeras de un acuerdo, cambios de listados con asignación de nivel, …etc. La paralizaron injustamente durante 10 años y, después de mucha pelea, se consigue reactivar, pero lo que se inició siendo objeto de “generosidad”, terminó siendo objeto de injusticia para miles de profesionales.

Y tenemos mas y clamorosos ejemplos de falta de consideración y respeto. Me voy a centrar en dos casos. Descanso de guardia de sábado en lunes y negociación de pactos de gestión/”peonadas”/contratos de gestión.

Hay ya sentencias que dejan claro el derecho al descanso en lunes de la guardia de los sábados y vísperas de festivos. Se ganan en primera instancia, lo recurren, lo ratifica el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y de nuevo no se hace extensiva la aplicación de sentencia a todos los afectados. Nuevo caso trienios, nuevas demandas individuales, nuevo desgaste, nuevo consumo de recursos personales y públicos. ¿Hasta cuándo?

Veamos el otro ejemplo. Los pactos de gestión/”peonadas”/contratos de gestión, que se llamen como se llamen son el mismo perro con distinto collar, han sido anulados por sentencia firme y en casación hasta por el propio Tribunal Supremo, por la obligada falta de negociación con los legítimos representantes de los trabajadores. Ahora, la Administración pone encima de la mesa y se lava las manos, pidiendo a quien ha ganado esta sentencia que diga cómo la ejecuta, sabiendo que hacerlo en sus propios términos implica un mal mayor difícilmente ejecutable y de cumplimiento muy complejo. Pero lo increíble, lo que resulta del todo inconcebible, torticero, inadmisible, es que de nuevo siga negando la capacidad de negociación, de querer asumir que las condiciones laborales, las retribuciones, se negocian en el ámbito que marca la Ley.

Luego se extrañan de la aparición de fenómenos sociales como el 15M, la “marea blanca”, etc… ¡Es que se lo ganan a pulso! Necesitamos una Administración que nos respete y que se gane nuestro respeto.

Hoy en día, el mío lo han perdido. Y creo que también el de miles de compañeros.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x