CON FIRMA. “Reflexiones preelectorales”, por Marcos García Aguado

0

Un día de intenso trabajo, volviendo del hospital, después de haber sido informado de la convocatoria de elecciones sindicales, aproveché para parar en un bello paraje madrileño y caminar entre los árboles. Fue un tiempo dedicado a pensar y reflexionar sobre el tema. ¿Por qué apoyar a AMYTS?

Reflexión número 1. A lo largo de nuestra vida, tanto en el ámbito personal, como en el profesional, sufrimos diferentes agresiones y nos vemos obligados a defendernos. Las agresiones suelen producirse cuando chocan intereses divergentes.
Es legítimo defender nuestras ideas e intentar que se materialicen, pero no debemos caer en la imposición, una forma de actuar que define a los autoritarios.
Una de las virtudes de las verdaderas democracias reside en el diálogo, en el arte de la negociación. Afortunadamente, en nuestro país se han constituido órganos legales que permiten sentarse a negociar para buscar un punto de entendimiento, y solucionar los conflictos, evitando las agresiones.
El mundo laboral es algo vivo, cambiante, con una constante aparición de nuevos retos. Los trabajadores pueden tener ideas encaminadas a resolverlos, pudiendo entrar en conflicto con las defendidas por los responsables de las áreas de trabajo. Si no hay negociación, surge el conflicto y la agresión.
La creación de estructuras legales, que permitan esa negociación, formadas por personal experimentado y profesionales de la abogacía, como es el caso de AMYTS, se erigen como mecanismos eficaces para solucionar conflictos.

Reflexión número 2. Todos sabemos lo que es la selección natural, que implica la eliminación de los débiles. Una causa de debilidad es la falta de unidad. Una persona sola, excluyendo las fábulas y cuentos de ficción, no tiene fuerza suficiente para defenderse. Sabida por todos es la frase “La unión hace la fuerza y la discordia debilita”.
Decir esto es repetir algo conocido por todos, que genera reacciones puberales a quienes lo escuchan por enésima vez. Pero el ser humano cae miles de veces en la misma piedra, y a pesar de los logros conseguidos con la unión, aún vemos a cientos de profesionales que la infravaloran.
Las asociaciones de profesionales permiten alcanzar logros imposibles de forma individual. Formar parte de una asociación nos permitirá defender mejor nuestros derechos. Amyts es una asociación de médicos y titulados superiores.

Reflexión número 3. Los médicos somos una de las categorías profesionales más consideradas por los ciudadanos, trabajamos por y para los pacientes, nuestro reto es luchar por la salud. Desempeñamos nuestro trabajo con orgullo, invirtiendo horas no retribuidas en nuestra formación, buscando con ello la excelencia de nuestro sistema sanitario. Somos una profesión vocacional (El que aquí escribe reconoce estar enamorado de su trabajo y de su profesión). En cambio, no valoramos la unidad, no nos entusiasmamos por participar en actividades que nos permitan influir en las decisiones del sistema sanitario, mostrando una debilidad que facilita que en ocasiones, gente sin el conocimiento de la salud y la enfermedad necesaria, decida por nosotros, imponiendo sus ideas.
Es importante estar unidos y formar un grupo de influencia, asociarse, con intención de defender nuestro estamento profesional. Amyts es justo eso, una asociación de médicos. Ahora bien, una asociación que no se constituya como sindicato pierde la posibilidad de sentarse a negociar con los responsables políticos y con otras formaciones sindicales, imposibilitando la correcta defensa de nuestra profesión. Por ello AMYTS es también un sindicato.

Reflexión número 4. En los últimos años, nuestro país ha sufrido importantes cambios en la sociedad y en su relación con la política. La corrupción se ha convertido en uno de los problemas más importantes para los ciudadanos, protagonizada por algunos políticos o instituciones politizadas que no han cumplido con la función encomendada, la de servidores públicos. Las formaciones sindicales han sido fuertemente criticadas, metiendo a todas en el mismo saco. Parece que la palabra sindicato está endemoniada, olvidándonos de la vital importancia de esta herramienta, creada para equilibrar fuerzas y defender a trabajadores y profesionales, basándose en el diálogo.
AMYTS es una asociación apolítica, donde todo el mundo que quiera trabajar por y para los médicos, con intención de mejorar el sistema sanitario y la atención a los pacientes, es bienvenido. Amyts no recibe aportaciones de formaciones políticas ni instituciones, es libre.

Reflexión número 5. Los tiempos cambian y hay que saber adaptarse, de nuevo otra frase deja las cosas claras: renovarse o morir. A lo largo de los años son múltiples los logros conseguidos por AMYTS, aunque también existieran decisiones polémicas e incluso desacertadas, pero todo el mundo tiene derecho a aprender de los errores. AMYTS también va cambiando con el tiempo, acometiendo una importante renovación en los dos últimos años. Nueva gente y nuevas ideas, con una intención, ser cada vez más y mejores.

Reflexión número 6. Es importante no distraerse en la vida, tener un objetivo claro, no abarcar más de lo que se puede. Si solo tienes que defender a los tuyos, si no tienes elementos que te distraigan de tu fin, podrás cumplir con la defensa de tu gente. AMYTS defiende a los médicos y no se ve sometido a la encrucijada de apostar por la defensa de categorías profesionales con mayor representación en su base de afiliación sacrificando a las minoritarias. Solo hay un objetivo: la defensa de los médicos y titulados superiores.

Reflexión final. Los médicos tenemos muchos retos futuros, y si seguimos con un pensamiento individualista y menospreciando áreas vitales relacionadas con nuestra profesión, no conseguiremos una sanidad de calidad, como se merecen nuestros ciudadanos. En Amyts todo el mundo puede aportar su granito de arena, encontrar un lugar de reunión. Amyts es una herramienta para ser usada por los médicos, no pertenece a nadie, es de todos y para todos. Usémosla, no la perdamos, apoyémosla, hagámosla crecer entre todos. Si no lo hacemos, quizás en unos años nos arrepintamos y sea más difícil alcanzar el lugar que nos corresponde.

Marcos García Aguado
Cardiólogo en el Hospital de Móstoles. Delegado de AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x