CON FIRMA. “¡Qué es la transparencia! ¿Y tú me lo preguntas? Transparencia no eres tú”, por Julián Ezquerra

0

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía eres tú

(Gustavo Adolfo Bécquer, Rima XXI)

En esta poesía que todos conocemos, aplicada a la política de transparencia de la Consejería de Sanidad, se podría hacer cambiando la palabra poesía por transparencia. Una transparencia que anuncian y “predican”, pero que no se ve por ningún sitio.

La información sobre todo lo que se refiere a Sanidad en Madrid es un pozo negro, en el que no se puede ver nada. Plantillas, “Pactos de Gestión”, “Presupuestos y gasto Real”, son ejemplos de ello. Se esconden, se disfrazan, se obtienen con dificultad y de forma parcial, en ocasiones solamente por orden de un Juez. Recientemente, y tras muchos años pidiendolas, el Consejero de Sanidad anunció en la Asamblea de Madrid que las plantillas estarían disponibles de inmediato en la web de la comunidad, y así fue. Se lo agradecí, aunque las plantillas disponibles no son precisamente las que necesitamos conocer. Unas plantillas orgánicas que solo reflejan lo que “Hacienda presupuesta”, pero que están muy alejadas de la realidad. No constan los efectivos reales, los que trabajan con contrato eventual, los que solo estan con contrato de guardias, etc. Tampoco sabemos cuántos son fijos, cuántos interinos o eventuales. Es decir, una información incompleta y con la que se pueden sacar pocas conclusiones.

Los presupuestos son otro de los oscuros objeto de deseo. Unos presupuestos irreales, que sistematicamente se incumplen, que tienen desviaciones de al menos un 7%, no pueden ser considerados como tales. Presupuestar es otra cosa. Es necesario que el presupuesto sea el instrumento que de respaldo a las necesidades asistenciales de la población y a la financiación suficiente de las mismas. Pensar que si presupuesto menos voy a contener el gastos es engañarse a uno mismo, y de paso engañar a los ciudadanos.

¡Y que decir de los pactos de gestión! Unos pactos que no solo no se han negociado con los representantes legítimos, sino que se enconden y no se entregan a pesar de ser formalmente requeridos. Unos pactos que han sido recurridos ante los Tribunales, y que son un ejemplo del conocido “piensa mal y acertarás”, pues el que se escondan no es casual.

La transparencia en la función pública es una muestra de apertura a los ciudadanos, que son los que tienen depositado en los políticos y sus gestores su patrimonio, sus bienes, la gestión de sus servicios. La Administración no es de los administradores que por turno les corresponda su gestión. La Administración y sus gestores son de los ciudadanos, y éstos tienen todo el derecho a estar informados con absoluta transparencia.

Si quieren demostrar que las cosas han cambiado, y que estos nuevos gobiernos de minorías son realmente transparentes, hagan suyo el mensaje del poeta Gustavo Adolfo Bécquer, y apliquense su poesía. Con ello ganaremos todos. Los gobernantes y los gobernados, ambos sentiremos satisfacción por hacer bien las cosas.

Me gustará poder terminar el título de este artículo retirando la palabra “no”, pero de momento me resulta imposible, y es solo un deseo.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x