CON FIRMA. “Pérdida de confianza”, por Pablo Cereceda

0
0X5A9500-200x113

De nuevo cabezas cortadas. De nuevo en Urgencias. De nuevo en servicios que pretendían un avance en la Urgencia hospitalaria: plantillas estables, formación, estímulos profesionales, modernización de la organización en Urgencias… De nuevo cese de jefes que han ganado su puesto en tribunales de selección presentando su proyecto y su currículum. De nuevo por “pérdida de confianza”. De nuevo en servicios avalados por los números y la satisfacción de los profesionales y pacientes. El anterior, en un pequeño hospital comarcal, El Escorial, con menor repercusión mediática, con posterior tribunal con incontables irregularidades aún con demanda judicial pendiente. El actual, un gran hospital, “el nº 1 del ránking”.

Para entenderlo, me voy a volver directivo de hospital del SERMAS unos párrafos:

“Qué incómodos resultan estos servicios de Urgencias! Pretenden tener médicos estables en el hospital, con perfil de urgenciólogos; pretenden generan más gasto con medios que mejoren la atención, pretenden tiempo para la formación, pretenden tener producción científica, pretenden utilizar la ecografía, ¡¡pretenden AVANZAR…pretender atender a los pacientes en buenas condiciones… hasta quieren contratar unos suplentes en verano!!

 …Qué locura, en urgencias, en la planta baja, ¡¡por favor!!, qué clase de jefes de Sección / servicio salen de estos tribunales con baremo profesional… Encima pretenden ser independientes y defender su servicio y a sus médicos… ¡Cómo si estuvieran ahí para eso! Pero cómo hemos podido dejarles llegar hasta aquí…

Qué gente más incómoda y latosa, hasta plantan cara a la gerencia con sus ocurrencias tecnológicas, laborales… Ventilación mecánica no invasiva, ECO, unidad de Cuidados intermedios…. dicen… pero qué se piensan, si sólo son urgencias… como me harten… igual hasta pierdo la confianza…

Incluso pretenden quedar por encima de algún director o gerente…. Pues ya está: LOS CESAMOS. ¡Sólo falta que nos hagan quedar a nosotros mal! Perdemos la confianza y en paz. Total, no son puestos técnicos, total aunque hayan ganado su plaza no saben quién manda aquí, en nuestro cortijo particular. Nosotros ponemos y quitamos… Estoy por perder la confianza…

Encima nos incordian desde la SEMES esa… Qué pesadez ¡Mira, chico, perdemos la confianza y ya está!: a la calle. Esta vez vamos a mirar bien a quien ponemos: uno que no dé lata, gaste menos y se deje de tonterías, que sólo son urgencias… y que haga todo lo que queremos… Si ni siquiera tienen especialidad…. Nos los cepillamos…”

No puedo soportarlo  más, vuelvo a ser un médico de un servicio hospitalario…

¿Es que con las gerencias no pierde la confianza nadie? ¿Es que un jefe no puede cuestionar las ideas de la Gerencia? ¿Es que tienen poder absoluto gente nombrada a dedo sin concurso público, sin ganar su puesto por méritos respetando los principios de igualdad, mérito y capacidad? ¿Es que no tienen que justificar (de verdad…) ante nadie su decisión? En pleno verano, con gobierno en funciones, ¿les da el calentón y “pierden la confianza”? ¿No es el jefe quien tiene que velar porque en su servicio se practique Medicina de Calidad, actual, y quien tiene que responder de la adecuada atención a los pacientes?

Sr. Presidente y consejero actuales, futuros presidenta y consejero/a: regulen la “pérdida de confianza” de sus gestores, profesionalícenlos, o conseguirán definitivamente que los médicos sí “perdamos la confianza” en el sistema y en ustedes (¿nos quedará algo todavía…?).

Pablo Cereceda Barbero
Cirujano General y del AD, Hospital de El Escorial. Delegado AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x