CON FIRMA. “Orgullo de pertenencia”, por Mónica Alloza

0

Este concepto, orgullo de pertenencia, es algo que manejan las empresas como objetivo de su gestión, de cara a los profesionales. Orgullo de pertenencia es sentirte parte de la compañía, parte del proyecto, sentir que cuentan contigo, que te reconocen tu valor como profesional.

Oí hablar de orgullo de pertenencia a Ribera Salud cuando retomaron el Hospital de Torrejón hace un año. Y casi me entró la risa. ¿Orgullo? Si muchos queríamos salir corriendo a la pública tras años de maltrato y ninguneo por parte de Sanitas, la anterior gestora… Y yo la primera.

Tras un año de trato con Recursos Humanos y con las nuevas directrices de la empresa, estoy empezando a creer que lo del orgullo de pertenencia va a ser un concepto real que se toman en serio.

En este año pasado hemos firmado, como sección sindical y con el respaldo del Comité de Empresa, un acuerdo pionero (https://amyts.es/con-firma-regulando-la-alegalidad-por-monica-alloza/) sobre las guardias médicas. Tenemos sobre la mesa dos importantes negociaciones para 2020: la regulación de las condiciones laborales de los residentes que están a punto de incorporarse y también la carrera profesional.

Y en este clima de cordialidad hemos tenido la desgracia de asistir a un episodio catastrófico, que nos ha puesto a todos al límite. Sufrimos hace unas semanas un ciberataque que nos devolvió al mundo analógico del siglo XX. Desde el primer momento, la empresa fue exquisita en sus formas con el personal y con el Comité de Empresa. La información ha sido lo más precisa que las circunstancias han permitido en cada momento, y nos fueron dando las instrucciones que la situación exigía día a día. Los profesionales hemos estado a la altura, a pesar de las órdenes cambiantes, a pesar de tener que trabajar al 100% con el 50% de medios, a pesar de tener que dar la cara ante el paciente. A pesar de los pesares, creo que todos hemos demostrado que lo del orgullo de pertenencia es cierto, y nos sentimos orgullosos de haber sacado adelante el Hospital y que los pacientes se resintieran lo menos posible.

Es cierto que varias semanas después estamos agotados y las fuerzas flaquean, porque la vuelta a la normalidad está siendo muy gradual y más lenta de lo que nos gustaría. Pero, de nuevo, la empresa ha respondido y ha estado también a la altura. El agradecimiento no se ha quedado en palabras huecas y palmaditas en el hombro. Nos han anunciado una medida compensatoria que consiste en 3 días adicionales de vacaciones para todo el personal.

Y ahora sí que puedo sentir orgullo de pertenencia. Porque estoy convencida, al igual que muchos de mis compañeros de AMYTS, tanto del ámbito público como del privado, en todas sus variantes, que, si esto hubiera pasado en otro tipo de hospital, “ni agradecido ni pagado”.

Y me parece lamentable que la excepción de Ribera Salud no sea la norma hoy en día. El maltrato y la deshumanización al profesional sanitario es común para todos nosotros en España. Da igual dónde ejerzamos, primaria, SUMMA, hospitales públicos, privados, semi… La política de recursos humanos del “palo” no funciona. Es una estrategia del siglo XIX, de la minería de carbón, de las antiguas fábricas de la revolución industrial. ¿De verdad que nuestros gestores, ya sean políticos o empresarios, no pueden evolucionar al siglo XXI? El refuerzo positivo, la “zanahoria”, eso es lo que funciona con los profesionales: hazme sentir valorada, hazme sentir parte de tu proyecto, págame bien, y ya verás cómo respondo. Ya verás que estaré encantada de arrimar el hombro cuando vengan mal dadas, ya verás que sacaré pecho por tu empresa.

Tomad nota, señores del SERMAS, del IDIS, de ASPE, y de todas las patronales públicas y privadas sanitarias. Tomad nota, porque ya estáis lamentado la falta de médicos, su fuga a otros países, a cualquier otro ámbito donde nos traten mejor, donde nos paguen mejor, y donde podamos sentir orgullo de pertenencia. Y tomad nota, compañeros míos, porque tenemos que dejar de consentir que nos pongan la bota en el cuello. Para eso estamos en AMYTS, para luchar por mejorar nuestras condiciones laborales.

Otra gestión sanitaria es posible. Debemos entre todos cambiar las cosas.

 

Mónica Alloza Planet
Doctora en Medicina. Especialista en Radiodiagnóstico
Delegada sindical en H.U. Torrejón

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x