CON FIRMA. “OPE de Medicina de Familia: 0 en sensibilidad”, por Reyes Hernández y Miguel Ángel García

1

Drs. R. Hernández y M.A. García
Hace unos días se celebró la prueba selectiva para poder optar a una plaza fija de Medicina de Familia del SERMAS, y a la vez para obtener un número de orden en la próxima bolsa centralizada para los contratos de larga duración y las interinidades. Dentro de unos días se celebrará el examen para las plazas de Pediatría de Atención Primaria.

Estamos observando unas puntuaciones bastante bajas entre los compañeros con los que hemos consultado, y da pena ver el efecto principal que esto está teniendo entre los médicos de familia que han realizado el examen: decepción, frustración, impotencia… La opinión más extendida es la de que se ha tratado de un examen complejo, farragoso, puntilloso, incluso “pijotero” si se nos permite la expresión, centrado más en datos que en la realidad clínica… Lo hemos podido constatar con el cuadernillo de examen delante, y valga como ejemplo que, contrariamente a lo que recomienda cualquier norma de calidad en el planteamiento de preguntas tipo test, un 46% de las 160 preguntas a que debieron enfrentarse los opositores estaban redactadas de forma inversa o negativa, es decir, preguntas en las que había que buscar la respuesta falsa. Como consecuencia, muchos opositores se han quejado de una gran desproporción entre la complejidad de las preguntas y el tiempo facilitado para responderlas,alegando muchos de ellos que ni siquiera pudieron terminar el examen. ¿Es ésta la mejor manera de elegir a los médicos de familia? A muchos nos parece que no.

Y esa sensación de decepción y frustración la transmiten muchos médicos que están, día a día, cubriendo la atención sanitaria de la población madrileña, y que han dedicado muchas horas al estudio, lo que, indudablemente además, habrá beneficiado a la calidad de su atención. Pueden imaginarse ustedes el impacto desmotivador que puede suponer en ellos no alcanzar siquiera la “puntuación de corte”.

No sabemos si lo que se ha pretendido con ello es reducir el trabajo de baremación para la posterior bolsa preferente de empleo. No nos parece justificable. Preparar una oposición seriamente requiere un esfuerzo importante. Conseguir o no una plaza de titular fijo acaba siendo la única manera posible de conseguir una estabilidad en un trabajo que se caracteriza por su precariedad, y que se mantiene en personas con edades avanzadas; siendo más gravoso en el caso de los médicos debido a la prolongación en su formación. Creemos que nos merecemos una prueba de aptitud seria y rigurosa, que valore de verdad el grado de conocimientos y la capacidad de resolver los problemas y las incertidumbres con los que nos encontramos en el ejercicio de nuestra profesión. Y sinceramente, creemos que el examen que se acaba de celebrar no cumple (ni lo ha intentando) con este propósito.

Y quizás pueda tener que ver que este proceso ha sido el primero, desde hace muchos años, en el que ningún vocal del tribunal tenía la función específica de velar para que las condiciones de todo el proceso se ajusten lo mejor posible a los criterios de igualdad, mérito y capacidad, función principal que hasta ahora asumía el vocal designado por AMYTS como sindicato médico. Creemos que esa presencia podría haber modulado y defendido otro modo de hacer, pensando más en el profesional.

Y es que entendemos cada vez más que la función de un sindicato profesional médico es la de defender, en el ámbito institucional, la persona del médico. Si bien es cierto que a título personal es el médico el más indicado para defenderse, a nivel institucional son tantas las presiones en juego, y tanta la facilidad para considerar que el profesional ha de ser casi Superman y tener super-poderes (como los necesarios para poder realizar, de forma meditada, el examen que estamos comentando en el limitado tiempo de que se dispone), que se necesita un rol que contrabalancee esa exigencia desmedida. Frente a los superiores, frente a la institución, frente a la Administración Sanitaria.

¿Hacía falta conseguir que la mayoría de médicos sintieran esta frustración, adicional a la natural de una oposición en caso de no conseguir plaza? Evidentemente que no. Es todo un exceso por parte del Tribunal, y nos lamentamos profundamente de ello.

Y no queremos terminar sin reconocer el esfuerzo diario de atención y de preparación que todos estos médicos han realizado, y seguirán realizando, en una profesión que así lo precisa, por mucho que no se lo reconozcan algunos. A ellos nuestra admiración y respeto, y, por supuesto, nuestra felicitación a los que han conseguido superar con éxito el examen, que nada les puede quitar su mérito.

 
Reyes Hernández Guillén y Miguel Ángel GarcíaPérez, 
delegada de AP de AMYTS y director de la RMM
Compartir:

1 comentario

  1. Buenas.
    Totalmente de acuerdo con vuestros comentarios sobre el examen. Yo hice el de médicos, sin suerte.
    En cuanto a vuestro análisis sobre las posibles causas o la valoración que hacéis sobre el sistema, discrepo en lo siguiente:
    1- esta ope no ha sido ni más ni menos sucia que las demás, sólo que en ésta no os han dejado meter mano tanto como en las otras
    2- el problema más gordo es que en una profesión liberal como la nuestra, para ejecer como médico haya que tirar varios años a la basura para aprobar una oposición. Esto no ocurre en los países de nuestro entorno donde un centro de salud u hospital contrata al personal que considera más idóneo por currículum y entrevista
    3-la función principal de los sindicatos en las opes que yo he hecho no ha sido la de garantizar equidad…etc, sino la de filtrar examenes o intentar dar ventaja a los suyos…luego mejor estáis fuera, así quedan más plazas para los que no tenemos “padrino”.
    Entiendo que me censuréis esto. Igual por eso tenéis cero comentarios aquí…al menos que os sirva para daros cuenta de que no somos idiotas

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x