CON FIRMA. “Nunca dejéis de luchar”, por Alfonso López

0

Publicamos en esta sección, por su toque personal, el texto leído en la concentración ante la Asamblea de Madrid del martes 27 de abril
para reivindicar la situación de la Atención Primaria


El próximo 4 de mayo son las elecciones en la Comunidad de Madrid pero salga quien salga ganador, los médicos tendremos que seguir luchando. Todos, pero en especial los médicos de familia, pediatras y odontólogos de Atención Primaria, porque ningún gobierno, presidente de la Comunidad o consejero han apostado jamás por la Atención Primaria, dejándola en el estado actual: hundida, colapsada, abandonada, enferma y desmotivada.

Dentro de 3 meses cumplo 70 años y me jubilo… Bueno para ser mas exactos, me jubilan.

Prorrogué voluntariamente mi jubilación a los 65 años y lo hice por dos motivos, el asistencial y el sindical:

  • El primer motivo, asistencial, porque amo mi profesión. No conozco una profesión más bonita, más humana y más importante… Porque amo la Cirugía… Porque amo la Atención Primaria, especialidad a la que llegué tarde pero que me enganchó, me enamoró y me hizo ver lo imprescindible que es la labor tan importante que hace con la población , desde el nacimiento hasta la muerte del paciente, aportando cercanía, accesibilidad, atención personalizada, científica y humana. No conozco otra atención mas completa, mas directa y más empática que la AP. Necesitaba seguir en activo y poder disfrutar unos años mas de esta profesión
  • El segundo motivo, sindical, porque pertenezco, como afiliado y delegado sindical, al único sindicato profesional que lucha, cuida y defiende a médicos y titulados superiores, Amyts y necesitaba seguir para poder conseguir los objetivos que siempre he perseguido, ser tratados con respeto y con dignidad por la administración y disfrutar de unas condiciones laborales y retributivas justas y en relación a nuestra formación y responsabilidad.

Asistencialmente puedo decir que he cumplido mis objetivos. He disfrutado de la consulta, de la cirugía y de la docencia, excepto el último año que ha sido penoso y muy duro debido a la pandemia, viendo sufrir a los pacientes y a los compañeros, viendo enfermar y morir a los pacientes y a los compañeros… Reconozco que no estaba preparado para ello.

Sindicalmente no puedo decir lo mismo, no he cumplido casi ninguno de los objetivos marcados. No ha sido posible, he fracasado. Lo siento en el alma… He luchado contra una administración prepotente, dictatorial, que miente, engaña, ofende, incumple y maltrata a sus profesionales, una administración que estruja a sus profesionales, una administración que en este año de pandemia, y más que nunca, ha sido insensible a la situación que soportamos, y que nos ha abandonado. Pero yo no he dicho mi última palabra, no; me quedan 3 meses para irme, y voy a seguir luchando con todas mis fuerzas, sea quien sea quien nos gobierne, para poner en marcha, ya, el plan de mejora de AP, prometido por Ayuso y firmado por la Administración con AMYTS en un documento de salida de huelga. Y será mediante el diálogo, o mediante la reconvocatoria de una huelga indefinida, de toda la AP y a la que acudamos todos los médicos de familia, pediatras y odontólogos , juntos y unidos, un plan que mejorará sustancialmente la situación de la AP, retributiva y laboralmente, y que hará atractiva dicha AP.

Estoy oyendo y comprobando cómo muchos médicos, jóvenes y no tan jóvenes, se están marchando de Madrid, a otras Comunidades e incluso al extranjero, o están pensando en hacerlo. Y lo comprendo perfectamente: son muchos años de tiranía, de falta de respeto, de maltrato, de precariedad laboral, de contratos indignos, insultantes, de inseguridad laboral, de decepciones, de ilusiones rotas, de decir BASTA YA, HASTA AQUI HE LLEGADO, NO PUEDO MAS… ¡ME VOY!

Pero yo os pediría que no os marchéis, que sigáis con nosotros y luchemos juntos. La Administración no nos puede ganar esta batalla, no se lo merece, no podemos darle ese gustazo, no podemos rendirnos… Somos como el junco, nos doblamos pero no nos partimos. Los médicos siempre de pie y con la cabeza alta.

No os podéis marchar, os necesitamos. No nos podemos marchar, nos necesita la población madrileña: nuestros padres, nuestras parejas, nuestros hijos… Todos han hecho un esfuerzo grande para conseguir que seamos médicos y especialistas, han vivido nuestro sacrificio, nuestro MIR, nuestro estudio y formación continuada, nuestros doctorados, master, cursos, noches, festivos y fines de semana de guardia, nuestro trabajo sin horario, nuestras angustias, nuestros miedos, nuestros cansancios, nuestras decepciones… No, ahora no os podéis marchar, no nos podemos marchar. Tenemos que seguir luchando juntos y doblegar a esta Administración, y lo vamos a conseguir. Solo hay que creer un poco más en nosotros, que crezca nuestra autoestima. CONVENCEOS, SOMOS IMPRESCINDIBLES, porque nosotros trabajamos con la salud, ese bien único y tan preciado. Sin salud no hay vida, no hay nada, y todo el mundo tiene que pasar por nuestras manos; los políticos también, y les obligaremos a cambiar las reglas del juego.

Yo en 3 meses estoy jubilado, dejo de ser médico asistencial y paso a ser simplemente paciente. Y yo quiero, yo necesito tener una AP fuerte, sana, que cuente con profesionales. Yo quiero ir a mi centro de salud y encontrarlo abierto, y que haya un médico de familia que me atienda, que me escuche, que tenga tiempo, que me mire a los ojos mientras me habla… Quiero un médico de familia feliz, que disfrute con su trabajo, que me cuide hasta el fin de mis días y que me ayude a morir con dignidad, como he procurado hacer yo con mis pacientes. Creo que me lo tengo merecido después de 46 años trabajando como médico.

Quiero ir al centro de salud y encontrarme con un pediatra y un odontólogo que cuiden la salud general y bucal de los niños como hicieron con mis hijos. Enormes profesionales e imprescindibles, que les ayudan a crecer y a llegar a la adolescencia sanos, y ahora quiero que sigan haciendo lo mismo con mis nietos.

Yo en 3 meses estoy jubilado, dejo de ser médico asistencial y paso a ser simplemente paciente… Y yo no os llamaré héroes, porque no lo sois, sois personas que trabajáis, que sufrís, que reís y que lloráís como los demás. Y tampoco os aplaudiré a la 20 h desde mi balcón por muchas pandemias y crisis que vengan, porque ese es vuestro trabajo y lo hacéis como los profesionales intachables que sois. Pero si os diré alto y claro que sois MIS IDOLOS, y siempre lo seréis, los mejores y más importantes profesionales que conozco, por los que vale la pena luchar… Y también os diré que seguiré a vuestro lado, luchando con vosotros en la calle hasta el final de mis días, no tenéis mas que llamarme…

Ya sabéis lo de la canción: SI TU ME DICES VEN, LO DEJO TODO. TODA MI VIDA he luchado por la profesión, por los compañeros y por mi familia. Familia y profesión, mis dos pilares, sin ellos no sé vivir. Y por eso seguiré luchando.

POR ESO ACABO COMO EMPECÉ: NUNCA DEJEIS DE LUCHAR, vamos a luchar juntos. Unos desde dentro y otros desde fuera. Tenemos que intentar que nuestros médicos no se vayan, y que los que se han ido vuelvan, y vamos a ganar, estoy convencido… Porque pasará como en la películas, siempre ganan los buenos. Y no hace falta deciros quienes son los buenos…

¡UN FUERTE ABRAZO! COMPAÑEROS, COLEGAS, AMIGOS…

HASTA SIEMPRE…

Alfonso López García de Viedma
Médico de familia, CS Benita de Ávila. Cirujano infantil
Delegado AMYTS DAE

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x