CON FIRMA. “Medicina low-cost. ¿Faltan médicos?”, por Sheila Justo

1

Estamos especialmente preocupados, desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (AMYTS) por la importante fuga de talento que estamos experimentado en los últimos años y el excedente de licenciados que tenemos en España, lo que contrasta con las enormes dificultades que tiene la Administración Sanitaria para encontrar médicos y dar cubertura a los servicios sanitarios.

Realmente, ¿faltan médicos?

DESCRIPCIÓN DE LA SITUACIÓN:

  1. EXCEDENTE DE LICENCIADOS. El 25 de enero de 2020 se presentaron al examen MIR 16.176 licenciados en Medicina para 7512 plazas MIR. Es el primer año en el que el examen MIR podrá absorber los 6500-7000 licenciados egresados de las 42 facultades de Medicina que hay en España. Llevamos muchos años en los que se ha ido acumulando un excedente de profesionales licenciados que no tienen salidas laborales, ya que el número de plazas MIR era mucho inferior a los alumnos que salían de nuestras facultades, convirtiéndose en un embudo de recién licenciados que no podrán ejercer en la Medicina.
  2. FUGA DE MÉDICOS. Este pasado año 2019 se ha cumplido el récord de solicitudes de certificados de idoneidad para salir del país a ejercer la Medicina, con un total de 4.100, un aumento del 18,7% con respecto al año anterior (2018). La OMC destaca el incremento exponencial que ha acontecido en los últimos años; en 2011 se registraron 1.380 solicitudes, en 2014 eran 3.300, el año pasado fueron ya 3.452. Siendo los principales destinos: Reino Unido, Francia, Irlanda, Italia, Emiratos Árabes, Canadá y EEUU.
    Formar a un médico cuesta de media alrededor de 200.000 euros entre el periodo de facultad y la formación especializada sanitaria. Los médicos españoles se consideran de los mejor formados de la Unión Europea, así que los países europeos reciben con los brazos abiertos a nuestros profesionales ofreciendo mejores condiciones laborales, retribución y situación laboral. En España estamos formando médicos para trabajar en Europa, utilizando nuestros recursos para que se beneficien otros países; un gran agujero de huida de profesionales y perjuicio directo para el país.
  3. JUBILACIONES. En los próximos 10 años, según los datos de la OMC, se estima que habrá un 20-30% de jubilaciones, que en datos absolutos corresponden a 70.000 facultativos menos en el sistema. Por lo que, si no se hace una planificación oportuna y periódicamente actualizada, el déficit de médicos del que hoy en día hablamos será puramente anecdótico, ya que estas cifras se verán claramente aumentadas y, si no se planifica adecuadamente, tendremos que volver a tomar medidas “urgentes”.

A finales de la semana pasada saltaba la noticia de que médicos extracomunitarios podrán ejercer como médicos especialistas en Madrid sin el requisito que hasta ahora era imprescindible: nacionalidad española o de la Unión Europea. Esta medida, que ya se ha tomado de forma excepcional y transitoria en otras CCAA ante la “escasez de médicos”, sobre todo en aquellos puestos de difícil cobertura, se está planteando aplicarla en la Comunidad de Madrid. Como es obvio, esta medida es un parche a la situación anteriormente descrita, porque solo hay que echar una simple vista a los datos para darse cuenta de que médicos no faltan, sino una planificación adecuada, que se acompañe de la puesta en marcha de medidas que eviten la huida de los médicos a otros ámbitos con mayor remuneración, reconocimiento y mejores condiciones de trabajo.

Cualquier CCAA que abra la entrada a los médicos extracomunitarios, abre la puerta hacia el resto de CCAA, por traslados, y al propio sistema europeo; ya que existe una libre circulación de profesionales en el territorio UE.

La medida se acogía con gran alegría por parte de las Autoridades Sanitarias, ya que supone una solución rápida a la falta de médicos, puesto que existe un porcentaje de profesionales extracomunitarios que vienen a formarse a España en el periodo MIR.

Existen acuerdos internacionales para reservar un porcentaje de plazas MIR con el objetivo de formar a un porcentaje de profesionales extracomunitarios para que se revierta ese conocimiento a sus lugares de origen; no son plazas que sobran, ya que nosotros tenemos un excedente de licenciados que podrían ocupar estas plazas. No llegamos a entender muy bien -en el momento actual- el objetivo de la reserva de estas plazas, y habría que revisar profundamente estos acuerdos, dada la situación actual de excedente de licenciados de las facultades de Medicina españolas que no pueden especializarse ni ejercer en los sistemas públicos sanitarios de España y Europa. Y de forma extensiva, la bondad del mantenimiento de dicha medida.  Y no olvidemos que estos médicos a los que se está autorizando a trabajar en España también se podrán ir, como los españoles. No puedo dejar de acordarme de aquel consejero de Sanidad extremeño que fue a un país del Este a por anestesistas para suplir el déficit que tenían en su comunidad: en pocos meses habían huido TODOS a destinos laborales mejores. Es decir, disminuimos la capacidad de especialización de nuestros médicos, que tienen más arraigo con nuestra Sanidad que los extranjeros, y no se garantiza la permanencia de nadie.

La falta de planificación sanitaria en recursos humanos es tal que, por otro lado, el teórico déficit de médicos, sobre todo para puestos de difícil cobertura, ha hecho que las administraciones, de forma absolutamente fuera de la norma, hayan decidido importar profesionales extracomunitarios sin títulos homologados (y por lo tanto, sin que se pueda garantizar la calidad formativa de los mismos). Ante la urgencia se adoptan medidas como ésta, poniendo en riesgo la seguridad del paciente.

Desafortunadamente, si la situación sigue así, estamos abocados a la migración, y vamos al modelo de Medicina low cost. Si no mejoran las condiciones de trabajo, los médicos españoles -que están exquisitamente formados- seguirán migrando a los países europeos, y sus puestos de trabajo serán cubiertos por médicos extracomunitarios sin garantías de calidad, con títulos sin homologar, por lo que poco a poco dejaremos de ser, por falta de planificación, una sanidad de calidad.

La Sanidad NECESITA SER PLANIFICADA:

  • Deben planificarse los recursos humanos: tanto en el número como en la adecuada coordinación entre el pregrado y el postgrado.
  • Deben planificarse las necesidades sanitarias de la población, y aquellas que deben ser ineludiblemente cubiertas por la sanidad pública.
  • Y en un marco de libre circulación de profesionales, DEBEN GARANTIZARSE unas adecuadas condiciones de trabajo y retribuciones para que no se produzca una pérdida continua de la inversión que se realiza en formación

LOS MÉDICOS NO QUEREMOS UNA MEDICINA LOW COST.

Tenemos todos los datos, así es que PLANIFICACIÓN, PLANIFICACIÓN Y PLANIFICACIÓN!!!

Sheila Justo Sánchez
Sector AMYTS de Médicos Jóvenes y MIR

Compartir:

1 comentario

  1. Si habiendo un excedente de médicos en España no se cubren las plazas, tampoco lo van a arreglar trayendo gente de fuera. El problema no son los médicos sino las “plazas”. Nadie quiere trabajar aquí y los que vengan de fuera se vendrán para sacarse su título de especialista y después largarse a otro país de la Unión Europea que dé mejores condiciones que España (casi todos).
    El problema es la incapacidad y/o dejación de los “gestores” para hacer su trabajo, a todos los niveles, lo cual nos condena a trabajar en condiciones lamentables. Solo hubo narices de hacer una huelga seria cuando nos quisieron privatizar, pero dejamos que estos inútiles sigan deteriorando nuestro Sistema de Salud. Mejor recoged firmas para hacerles dimitir y fijar criterios claros y estrictos para los que vengan después.

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x