CON FIRMA. «Medallas y responsabilidades», por Ángela Hernández

0

Vivimos unos tiempos duros. No tan duros como situaciones cotidianas en países en conflicto o subdesarrollados, pero sí nuevos y que suponen un reto para la sociedad que conocemos y disfrutamos. Cosas teóricamente sencillas otros años, como repartir la asistencia a las celebraciones de las fechas señaladas de Navidad, se convierten -a causa de la pandemia- en decisiones en las que hay que ponderar riesgos y beneficios… Sobre todo de cara a los más vulnerables, los grupos de riesgo y, en especial, los mayores.

Los médicos estamos acostumbrados hasta cierto punto, ya que forman parte del día a día de nuestra profesión: plantear opciones diagnósticas y de tratamientos, explicar los pros y los contras de dichas intervenciones de la forma más comprensible posible para que el paciente esté en condiciones de elegir con la mayor y mejor información a su alcance (sabiendo la probabilidad de los riesgos a los que se expone)…

Pero en política estamos viviendo una época de “información líquida, en la que muchos tenemos la impresión de que las encuestas de intención de voto prevalecen sobre la realidad. Así, la información oficial durante esta pandemia ha oscilado entre minimizar sus consecuencias y tratarnos con condescendencia e infantilismo, y ponerse medallas por haber gestionado y manejado el peor evento que ha sufrido España en los últimos 100 años… Tremenda barbaridad a todas luces, ya que dicho período aún comprende una guerra civil y una posguerra.

Sonrojan ciertos perfiles gestores-políticos en redes que obvian facilitar datos cuando aumentan los casos o hablar de olas hasta que ya estamos inmersos en ellas y después abruman con gráficas de cada descenso atribuyéndolo a su excelente gestión. Una presentación más sosegada de los hechos, informando con una periodicidad similar de las malas y de las buenas noticias, haría mucho más creíble dicha gestión. Cierto que también hay ejemplos de coherencia y buen hacer, pero los menos.

Ahora llegan las vacunas, una noticia sin lugar a dudas excelente y además asombrosa por su tiempo de desarrollo. ¿Cómo no va a ser una buena noticia? ¿Quién no quiere volver a la vida de antes de marzo del 2020? Todos queremos volver a reunirnos y a abrazar a nuestros seres queridos, es consustancial a nuestra forma de vida. Pero da la impresión de que asistimos a algo parecido al cuento de la lechera, y se ha desatado la carrera de titulares para tratar de dejar claro a los votantes, como me temo que nos ven ellos al conjunto de los ciudadanos, que el mérito de dicha posibilidad es de unos o de otros.

Agradecería muchísimo que cuando vienen curvas las autoridades sanitarias y los gobiernos tanto autonómico como central asumieran sus responsabilidades y trabajaran para crear un marco lo más propicio posible para los profesionales sanitarios y de salud pública; y que cuando se logra bajada, fundamentalmente en mi opinión por el comportamiento de la sociedad en su conjunto, se mantuviera un discurso de prudencia que no nos lleve a triunfalismos y desescaladas demasiado rápidas que conduzcan a una relajación generalizada, como la que vivimos en junio.

Me producen una tremenda desconfianza los dirigentes que atribuyen las culpas a los demás, pero corren a colocarse los logros como medallas propias. No nos queda otra que contrastar, contrastar y contrastar, sin sectarismos ni prejuicios. Son tiempos de prueba, tiempos de grandes políticos, de auténticos estadistas, y, por desgracia, de momento, muchos no están dando la talla.

Ojalá la pandemia no nos ponga a prueba con una tercera ola que algunos vaticinan sí o sí; pero si llega, ojalá nos pille mejor preparados que en marzo y agosto; de nuevo, por lo menos en la Comunidad de Madrid, ¡estamos a tiempo!

Ángela Hernández Puente
Cirujana general, Hospital del Sureste (Arganda)
Vicesecretaria general de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x