CON FIRMA. “¿Madrid votó cambio el 24 de mayo? Veremos”, por Julián Ezquerra

0

Dice Paulo Coelho, escritor brasileño: “Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas”. Y así es, las personas con su voto pueden hacer que cambien las cosas, si es que realmente se dan cuenta del poder que tiene un voto.

El pasado 24 de Mayo, Madrid votó y lo hizo por un cambio de política, un poner fin al modelo de Gobierno basado en la mayoría absoluta, una mayoría que hace lo que quiere, que no habla con la oposición y se siente siempre en posesión de la verdad. Se acabó esto para bien de todos. Se votó un cambio, no tanto de partido de gobierno, pero si de políticas. Afortunadamente la oposición en la Asamblea de Madrid es mayoría, lo que implicará que el Gobierno se vea obligado a conjugar ese verbo que hace años había olvidado, PACTAR.

La Sanidad madrileña, con su 45% del presupuesto de la Comunidad, tiene la oportunidad de cambiar cosas. No voy a relatar ahora todo lo sucedido en estos años, en los que el modelo de Sanidad de Madrid, que apostó por la colaboración público-privada llevada al extremo, apostó por derivar al concierto en detrimento de las recursos propios, apostó por pisar y ningunear a los profesionales, apostó por apoyar una política de exclusión sanitaria como palmero del Ministerio de Sanidad, y en definitiva, apostó por un modelo propio y no pactado con nadie. Ahora los ciudadanos y profesionales tenemos la oportunidad de cambiar las cosas.

Y este cambio esta en manos de quienes tienen depositado el voto mayoritario que, en contra de lo que que se puede pensar, no es el partido que Gobierna. Afortunadamente, la Asamblea de Madrid, órgano de representación de los ciudadanos, es la que tiene en su mano cambiar las cosas. Ahora toca confiar en que los partidos de la oposición hagan su trabajo y sea real todo cuanto prometían en sus programas electorales, todo lo que decían defender.

Después de toda esta introducción, que nos pone en situación, quiero hacer un ejercicio de egoísmo y “hablar de nuestro libro”. No voy a entrar en la Política Sanitaria de la Comunidad, que de eso se encargarán, y muy bien, los diputados de la oposición.  Pero si quiero comentar sobre lo que nos afecta a los profesionales, y más concretamente a los Facultativos. Los últimos años, al igual que el resto de profesionales, nos hemos visto maltratados por una Administración injusta, prepotente, que manejaba la Ley de presupuestos a su antojo y con ella nos ha aplastado año tras año. Todo lo hacían bajo el amparo de una Ley, que hace que hasta lo mas injusto se convierta en legal. Con ese “paraguas legal” nos han bajado retribuciones, no nos pagan carrera profesional y nos impiden progresar de nivel, jubilan a discreción, imponen una jornada laboral injusta y hacen lo que quieren, sabiendo que los Tribunales de Justicia dirán que todo es legal. Ellos hacen la Ley, ellos siempre ganan.

Pero ¿es real que ha llegado el cambio? Con la actual aritmética parlamentaria, yo diría que si. Tenemos un Gobierno de minoría, que puede y debe ser controlado por la oposición. Ya he escrito en alguna ocasión que no me parece bien que tengamos Gobiernos basados en el “rodillo absolutista” que le permite hacer lo que quiera, pero tampoco vería lógico pasar a un “rodillo de la oposición”, pues seria reproducir lo mismo, y si malo es lo primero, también lo es esto segundo.

Ahora se acerca el momento de elaborar los presupuestos de la Comunidad, y con ello la oportunidad de que el cambio sea real. Unos presupuestos pensados en beneficio de la gente, de los ciudadanos, de los profesionales. Es el momento de levantar ese veto que año tras año nos ponen. Es el momento de hablar de tasa de reposición al 100%, de aplicar sin restricciones los acuerdos que firmamos en 2007, de permitir que se active la carrera profesional, de no impedir que el personal no fijo cobre sus trienios, de aplicar un nuevo modelo de jornada, de recuperar lo que nos han quitado estos años, de escuchar y pactar con los profesionales.

Y todo esto está en manos de la oposición. Todo esto está en manos de PSOE, Podemos y Ciudadanos. Pero también está en manos del PP, partido que tiene la obligación de presentar los presupuestos y cumplir todo lo que también anunció y prometió en su campaña electoral. Hay dos vías para lograr lo que pedimos. Una es que lo haga el propio Gobierno, y la otra que lo obligue la oposición mediante enmiendas. Confío y deseo que así sea, y no veamos que unos por otros la casa se quede sin barrer. No olvidemos que hacer oposición siempre es fácil, y que al final la realidad es que todos hacen lo mismo cuando gobiernan. Lo que es bueno visto desde la oposición, se transforma en imposible cuando se accede al gobierno. Como ejemplo, un detalle. En Madrid se ha criticado con mucha razón el modelo de colaboración público-privada, pero quien lo critica en Madrid no dice nada cuando “los suyos” lo hacen en Andalucía. Coherencia, seriedad, credibilidad, modestia, ideas claras y discurso claro es lo menos que se puede pedir.

Es ahora cuando veremos si realmente el 24 de Mayo se votó cambio o se votó continuismo. Yo, hasta que no lo vea, no lo creeré. Ya son muchos años de engaños, mentiras, falsas promesas e incumplimientos. Espero que pueda decir a fin de año que por fin el cambio ha llegado. Y mira que me resulta cansino el término cambio, sobre todo por estar en boca de todos los políticos, de los que no me creo ya nada y en los que confío nada y menos.  PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, espero me dejéis mal y de verdad las cosas cambien. Lo reconoceré públicamente en la plaza del pueblo si es necesario.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x