CON FIRMA. “La vocación no puede ser excusa”, por Javier Sánchez

0

Publicamos en esta sección, por su toque personal, el texto leído en la concentración ante la Asamblea de Madrid del pasado martes 27 de abril
para reivindicar la situación de la Atención Primaria


Buenos días. Soy Javier Sánchez Redondo, médico adjunto de primer año de Medicina Familiar y Comunitaria de la Comunidad de Madrid. Soy de esa promoción que vio afectado el final de su residencia por la pandemia de la COVID19, sufriendo lo que tantos otros sanitarios: ser obligados a atender pacientes de COVID sin el equipo de protección adecuado, o los traslados forzosos a IFEMA, con una mala organización que llegó a condicionar a algunos compañeros turnos de hasta 9 o 10 días seguidos sin descanso.

Al acabar el período de residencia, caímos en un mercado laboral no menos hostil. Desde la Comunidad se nos ofreció un contrato de refuerzo COVID, disfrazado de estabilidad ya que aseguraba trabajo durante un año, pero en el que te podían desplazar a conveniencia entre centros y turnos, avisando con la antelación que consideraran. Dada la inestabilidad real de estos contratos, pocos compañeros los escogimos, y se nos llegó a amenazar con no volver a contratarnos en la Comunidad de Madrid si rechazábamos esta oferta.

Con esto llegamos a la situación actual, en la que en nuestra mayor parte enlazamos contratos de sustitución, que van de los días a los meses, cambiando de centros, equipo y población entre los mismos, y en ocasiones sin saber en qué momento se puede reincorporar la persona a la que cubrimos y finalizar ese contrato de forma abrupta, con la tensión constante que esto conlleva. Esto se suma a la situación que ya lleva viviendo años la Atención Primaria en la Comunidad de agendas sobredimensionadas, sobre la que se fuerzan día a día pacientes extra sin que parezca haber un límite legal o ético para ello; enormes cargas burocráticas que empantanan la consulta; y la mayor falta de compañeros, que van dejando sus plazas por hastío o enfermedad. A esta situación insostenible se suma el trabajo extra que genera la COVID19. Actualmente, vivimos una paradoja, en la que los sanitarios nunca se habían sentido tan desbordados, y a la vez los pacientes tan desatendidos.

Quizás es por esto que cada vez estamos más gastados. Y es preocupante que médicos que no llevan ejerciendo más que unos años ya se encuentren en esta situación. De los 14 compañeros que empezamos la residencia de Medicina Familiar en mi promoción, 11 terminamos el año pasado, y de estos, solo 6 seguimos ejerciendo en Atención Primaria de la Comunidad de Madrid. Ni siquiera la mitad de la promoción inicial.

Yo sigo aquí porque soy de Madrid, me gusta esta ciudad y aquí tengo mi vida; me costaría mucho abandonar este lugar, y aun así en algún momento me lo he llegado a plantear. Y a su vez, elegí ser médico de familia porque me gusta esta profesión, pero la vocación no puede ser la excusa con la que soportar cualquier carga; es inadmisible salvaguardar la salud de la población prostituyendo la nuestra.

Quiero pensar, y pienso, que aún no es tarde para hacer algo con una Atención Primaria que se resquebraja. Que, sea quien sea quien salga elegid@ para la Comunidad de Madrid la semana que viene, aún está a tiempo de darle a la Atención Primaria el valor que tiene y que lleva sin dársele años, los medios y la dignidad que necesita, para no solo dejar de perder efectivos, sino incluso recuperar algunos de los perdidos. Que eviten que la Atención Primaria sea un horno encendido abandonado a su suerte. Que logren unas condiciones dignas para médicos y para pacientes, y que no sigan haciendo que nos planteemos el abandonar una ciudad que consideramos un hogar, y un trabajo que, en algún momento, fue vocación.

Muchas gracias.

Javier Sánchez Redondo
Médico de familia, Madrid

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x