CON FIRMA. “La humanización es ser solidario con quien lo necesita”, por Julián Ezquerra

0
253 Julian Ezquerra 3x3 cm

Acabamos de vivir el final de año, marcado por lo que podríamos llamar el “espíritu de la navidad”. Los deseos para el año que comienza, los anhelos, la esperanza en que las cosas nos vayan mejor. Dice Horace Mann (escritor, político y filósofo) que “no hacer nada por otros es la perdición de nosotros mismos” 

Dedico este con firma a una causa solidaria, una solicitud de ayuda, una esperanza para quien no la tiene, un esfuerzo para que, quien pueda y quiera, haga algo y no se pierda. En los últimos días del año me llegó una petición de ayuda de un pediatra al que conozco hace muchos años; un pediatra en el que muchos nos debemos mirar; uno de los muchos médicos que colaboran altruistamente con una ONG y que llevan su conocimiento allá donde hace más falta.  

Por deseo del propio interesado, no hago mención al caso particular, algo que no termino de entender pues esto lo escribo a titulo personal y no debería suponer ningún desaire para los muchos que colaboran desconsideradamente con las diferentes ONGs.

Cuando haces frente a estos verdaderos dramas humanos; cuando te das cuenta de las grandes diferencias y servicios de los que se dispone; cuando eres capaz de entender que lo que para unos es rutina, para otros es la excepcionalidad; cuando te hacen ver que la justicia social va por barrios o mas aún por países; cuando hay compañeros que trabajan para dar una solución a los que lo necesitan, es cuando te das cuenta de lo grande que es nuestra profesión y los extraordinarios profesionales que tenemos.

Mas allá de nuestras reiteradas y siempre justificadas quejas en relación a las deficiencias del sistema, justas por otra parte, está el efecto de la comparación. Nuestro sistema sanitario público y universal (esto que siempre se dice y no es del todo real) es una verdadera joya. Dotado de grandes profesionales, lo mejor del sistema, aunque escasos. Infradotado presupuestariamente, con falta de inversión, con notable insatisfacción de los profesionales, con largas e injustas listas de espera, y con tantas otras deficiencias, aún así, sigue siendo de los mejores de los países de nuestro entorno. Accesibilidad ilimitada (tan bueno como perjudicial), cartera de servicios completa y en permanente actualización y siempre a disposición de los pacientes. Estas características hacen impensable que casos como los que describen nuestros compañeros cooperantes se den es nuestro país.

Por ello, este primer “con firma” del año quiero dedicarlo a todos los cooperantes, a todos los compañeros que, con mínimos apoyos, hacen el esfuerzo de utilizar sus días de vacaciones para acudir en ayuda de los que mas lo necesitan. Ahora que la administración está con la “tontuna” de la humanización a todas horas, hay que recordar que humanizar es esto, humanizar es cooperar, humanizar es trabajar sin descanso para ayudar a quien lo necesita.

Y como no puede ser de otra forma, un toque de atención a nuestros dirigentes. No es de recibo que el trato a los compañeros que hacen trabajos de cooperación sea “penalizado” en función de dónde tengas tu puesto de trabajo. Un buen ejemplo lo tenemos en la experiencia publicada por la Dra. Cabrero en esta revista, mediante un con firma titulado “Mi experiencia de cooperación en Ecuador”, que recomiendo releer.

Termino deseando un feliz año a todos, y esperando que la Administración nos trate con la misma consideración, profesionalidad y respeto con el que nosotros tratamos a quien acude solicitando nuestra ayuda.

 

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia. Secretario General de AMYTS

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x