CON FIRMA. “La equidad cotiza en Bolsa”, por Marcos García Aguado

0
Dr. Marcos García Aguado.

Definición de equidad según la Real Academia Española: disposición del ánimo que mueve a dar a cada uno lo que se merece.
La equidad es justicia natural, igualdad, es un principio que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos, es aquello que debe hacerse según derecho o razón, en definitiva, es respeto. ¿Hay equidad en nuestra profesión?

En los tiempos actuales en los que la crisis económica ha golpeado fuertemente los pilares del estado de derecho, la Sanidad Pública ha entrado en un fuerte debate sobre cómo hacer las cosas para garantizar su supervivencia. La tan ansiada eficiencia, es decir, la búsqueda de la eficacia con el menor consumo de recursos, descartando todo aquello que no aporta valor, no debe hacernos olvidar que el objetivo final es el bienestar y la salud de los ciudadanos (no hay eficiencia sin eficacia). Uno de los pilares para alcanzar ese objetivo es la equidad, todos los ciudadanos tienen el mismo derecho a acceder al sistema sanitario y a recibir los mejores medios para curarse y/o mejorar su calidad de vida. Se deben prestar servicios sanitarios contando con las personas mejor cualificadas, para lo cual es preciso contar con un sistema que garantice correctamente su selección con equidad. Los profesionales sanitarios tienen derecho a ser elegidos por sus capacidades, por su desempeño profesional, sin que otro tipo de criterios no profesionales deban tenerse en cuenta. ¿Esto ocurre así?

Descartando los procesos de oposición para plazas permanentes del Estado -que darían para otro debate-, los médicos especialistas que desean acceder al mercado laboral y ocupar un puesto de trabajo no permanente no son seleccionados garantizando los principios de igualdad, mérito y capacidad. En nuestro país, un tanto acostumbrado a decir y no hacer, perdido en el juego de la dedocracia, los médicos especialistas no disponen de un sistema justo de baremación que se base únicamente en su capacidad profesional. No se cumple la equidad, por tanto, no hay justicia para estos profesionales.

¿Cómo acercarnos a la igualdad de oportunidades? La bolsa de empleo para profesionales puede ser una forma, no perfecta, pero más justa que la actualmente vigente, en la selección de médicos especialistas. Contar con un registro de los candidatos sin trabajo nos permitiría tener un reflejo real de la situación de cada especialidad, al tiempo que aportaría una justa valoración del médico en base a sus cualidades profesionales y generaría seguridad en el trabajador que vería garantizada la igualdad de oportunidades para acceder a un puesto de trabajo. Utilizando la bolsa para cubrir los puestos temporales podríamos formar grupos de trabajo basados en la eficiencia, evitando el anquilosado sistema jerárquico en el que se basan muchos de los servicios médicos.

Desafortunadamente no hay nada perfecto; plantear una bolsa de este tipo de profesionales requiere de un enorme esfuerzo, en el que se tengan en cuenta distintas baremaciones en base a los diferentes tipos de especialidades y puestos de responsabilidad a desarrollar. La creación de comisiones que establezcan los criterios de baremación y la universalidad para su aplicación en todo el sistema sanitario de nuestra comunidad podría ser el principio. Sin lugar a dudas surgirán problemas en el funcionamiento de esta propuesta, pero estableciendo mecanismos de control de resultados obtendríamos un buen feed-back para corregir las deficiencias. Nuestros compañeros de atención primaria, médicos pediatras y de adultos, desde el acuerdo entre Consejería y las organizaciones sindicales de 2005 disponen de una bolsa de empleo cuya experiencia puede ser aprovechada para el desarrollo de la opción aquí planteada.

Sin lugar a dudas creo que es bueno abrir el debate, aprovechando la promesa del Gobierno de la Comunidad de Madrid, ahora que se acercan las elecciones, para transformar los puestos de eventuales estructurales en interinos, en base a ¿la equidad? El médico debe adquirir responsabilidad no solo en su desempeño laboral, sino también en la situación de la profesión en sus diferentes vertientes.

Marcos García Aguado,

Delegado de AMYTS, Hospital Universitario de Móstoles

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x