CON FIRMA. “La atención rural también se queda en mantillas”, por Ángel Bayo

0

Publicamos en esta sección, por su toque personal, el texto leído en la concentración ante la Asamblea de Madrid del pasado martes 27 de abril
para reivindicar la situación de la Atención Primaria


Buenos días. Soy Ángel Bayo, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con labor asistencial en el Servicio de Atención Rural (SAR) de Arganda del Rey.

Como ya sabéis, el Servicio de Atención Rural de la Comunidad de Madrid es dependiente de la Gerencia de Atención Primaria, y actualmente cuenta con 41 dispositivos que proporcionan una asistencia urgente en horario nocturno de lunes a viernes, y durante 24 horas los sábados, domingos y festivos, todo ello regulado por un obsoleto Plan Integral de Urgencias y Emergencias del año 2004.

Este horario, el emplazamiento de sus infraestructuras, así como el tipo de actividad asistencial que presta a la población, otorga a los SAR unas características diferenciadoras con respecto a los centros de salud. Peculiaridades que muy pocos médicos de familia encuentran atractivas para salir de sus extenuantes y sobrecargadas consultas de centro de salud y venir a formar parte de las plantillas SAR, pues ello implica continuar en la misma Atención Primaria que los descuida, desmotiva e infravalora.

Lo mismo sucede en sentido contrario. La tendencia natural de los facultativos que abandonan los SAR ya no es hacia la consulta de AP de Madrid, pues el horario de tarde y su sobrecarga no son un buen reclamo. Tampoco lo es el SUMMA112, que también se encuentra en una dramática situación, y donde los SUAP (Servicios de Urgencia de Atención Primaria) llevan cerrados más de año. El actual escape lógico es hacia la urgencia hospitalaria, pública o privada, y hacia la Atención Primaria de otras comunidades o países, en las que los horarios, agendas, salarios y, en definitiva, el tipo de medicina que se ejerce es más motivadora y gratificante.

Ejemplo de esto lo tenemos en recientes y previstos ceses voluntarios de compañeros para trasladarse a Ávila, Londres, Suecia y Francia. Igualmente, nos sirve como muestra el aproximadamente 90% de médicos que finalizaron su residencia de Medicina Familiar y Comunitaria y decidieron una salida laboral diferente a la Atención Primaria de Madrid. Y todo apunta a que este año vuelva a suceder.

Hace 25 años vine a Madrid con la única intención de realizar mi formación especializada, pero la ciudad me enganchó. El entorno, su gente, las ofertas en ocio, cultura, posibilidades laborales, formativas, la excelencia profesional… me atraparon, convirtiendo Madrid en mi casa, en el hogar de mi familia y en el lugar en el que tengo a mis amigos y a mis compañeros.

Pero a lo largo de los años, y no solo en este último año, la situación asistencial y laboral ha cambiado, ha empeorado, provocando la hasta unos años inexistente necesidad de cambio de puesto de trabajo, y trastocando la vocación de muchos médicos, cuya autoestima se ve mermada o anulada por no poder dar salida a su capacitación y cualificación profesional. Motivando la transformación de profesionales competentes en profesionales frustrados. En médicos angustiados. Y, en muchos casos, en médicos enfermos.

Por finalizar, me vais a permitir citar una frase: “Yo tengo un sueño”, y este sueño es que la Atención Primaria se posicione como base de nuestro sistema sanitario, ese lugar que constituye el nivel básico, inicial y esencial de la atención sanitaria, y que debería resolver el 90% de los problemas de salud.

Y para esto hay que empezar redireccionando la financiación hacia los servicios de AP, y la financiación de recursos humanos de AP. De esta forma nos quedaremos donde queremos y con los que deseamos estar.

Gracias.

Angel Bayo Acero
Médico SAR Arganda del Rey
Delegado AMYTS. Grupo SAR

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x