CON FIRMA. “Huelga, o No Huelga ¿Cuándo es el momento?”, por Daniel Bernabéu

0

El día 13 empieza una huelga indefinida de los MIR de Madrid. Una huelga anunciada tras la negativa de la Consejería de Sanidad a leer y ni a negociar un borrador de Convenio Colectivo elaborado cuidadosamente durante los 2 últimos años del actual Comité de Empresa de los MIR. Mucho se ha hablado de la nula respuesta de la Administración, no por esperada menos indignante; y del comportamiento de los gestores de la Consejería de Sanidad a la hora de abordar los problemas del personal sanitario. Y hoy no toca hablar más de ello, hay suficiente material al respecto en las redes.

Me voy a centrar en esa “arma” de negociación (DG de RRHH dixit) llamada Huelga, y que en propiedad debería ser considerada como una herramienta de negociación. Una opción siempre extrema por lo que de pérdidas conlleva para todos, salariales, estrés profesional y ciudadano; sobre todo en un ámbito tan sensible y delicado como es la Sanidad.

Una herramienta a la que, en general, somos bastante reacios los sanitarios. Un hecho que resulta extremadamente preocupante, porque permite a la Administración adoptar medidas inusualmente rígidas en las negociaciones, conociendo nuestra incapacidad de recurrir a la herramienta huelga con “efectividad” (léase unidad).

Las huelgas en nuestro colectivo son causa de división y apasionado debate. Todo el mundo coincide en la necesidad de hacer algo, de mostrar el malestar por nuestras condiciones laborales de precarización, bajos salarios, desprotección y sobrecarga. Las cafeterías se tiñen de rojo pasión, por la indignación y el acaloramiento, al hablar de nuestra situación: ¡Hay que hacer algo!

A partir de aquí, tenemos 17.518 momentos diferentes, y supuestamente oportunos, para hacer una manifestación, una concentración o una huelga en el SERMAS. Las innumerables variables políticas, económicas, sanitarias, sociales, medioambientales, morales y éticas que, sobre estos 17.518 momentos, deben ser tenidas en cuenta por MEDICOH (Matriz Experimental de Datos Interpolados de Colectivos en Operaciones de Huelga), un programa experimental financiado por AMYTS para elegir el momento oportuno en el que convocar un acto reivindicativo en la Sanidad de Madrid, ha hecho de momento infructuoso el conseguir la tan ansiada fecha.

De hecho, el programa MEDICOH ha debido ser aplazado por la ingente necesidad de cálculo computacional exigido, a la espera de que el desarrollo de la computación cuántica sea técnicamente una realidad operativa, y permita un mejor análisis.

Y, mientras conseguimos encontrar la conjunción de astros que permita la Huelga Perfecta, tenemos a nuestros MIR dando un paso adelante y arriesgado. Quieren mejorar las condiciones en las que realizan su trabajo, están dispuestos a luchar ante la incomprensible cerrazón de la Consejería de Sanidad, y se juegan mucho: dinero, relaciones personales, rotaciones, estrés y, sobre todo, de la dolorosa incomprensión de otros compañeros médicos, adjuntos y jefes que, olvidando sus penurias y miserias, deciden hacer crítica “constructiva” sobre lo inadecuado del momento, sobre la sobrecarga de trabajo que les genera, sobre si a unos les repercute más que a otros, sobre que así no van a conseguir nada, sobre qué septiembre es mucho mejor fecha (hasta que llega septiembre, y entonces resultará ser noviembre el mejor mes)

Sí, por más que nos pese, el superordenador que alberga MEDICOH no ha podido procesar tanto individualismo. Solo nos queda esperar que el movimiento de los médicos jóvenes remueva nuestras conciencias, y genere el apoyo suficiente entre una parte importante del colectivo médico para conseguir que tengan una salida digna y satisfactoria; para todas las partes.

Porque los MIR necesitan nuestra ayuda y nuestro ejemplo. Porque su derrota es la derrota de todos: de nosotros médicos, como colectivo; de pacientes, por la atención que puedan recibir de médicos frustrados y sobrecargados; de los ciudadanos, ante una Sanidad Pública malherida en su médula profesional; y de la Administración, por fallarnos a todos.

Todo mi apoyo a la #HuelgaMIR, a unos valientes que, sin conocer la fecha perfecta para una huelga, se han lanzado a la conquista de sus derechos: a conquistar lo que por ley les pertenece, y que desde la Comunidad de Madrid se les niega.

 ¡Vamos MIR. Adelante MIR, Adelante!

 

Daniel Bernabéu Taboada
Especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz. Vicepresidente de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x