CON FIRMA. “Huelga 27 Octubre, una obligación moral”, por Daniel Bernabéu

0

El próximo 27 de octubre de 2020 está convocada una huelga de médicos a nivel nacional convocada por CESM, a la que se ha sumado AMYTS, en el ámbito de la atención hospitalaria de la Comunidad de Madrid.

La huelga nacional tiene como trasfondo la reciente publicación en el BOE, con práctica nocturnidad y alevosía, del RD 29/2020 en el que se viene a consolidar lo que desde hace tiempo llevamos sintiendo: nos consideran y nos tratan como a guantes de usar y tirar, de los de PVC. La lectura del RD descubre 4 páginas introductorias dedicadas a hablar del Teletrabajo, para luego quedar resumido en un único artículo de modificación del articulo 47 del EBEP; y media pagina introductoria al final (cap IV) sobre la necesidad de reordenamiento de efectivos sanitarios, que se traducen en 2 sustanciosos articulados (Art. 2 y Art. 3 del RD, que no tiene más) y varias disposiciones transitorias que nos crujen y crujen el modelo MIR y del SNS tal como lo veníamos conociendo. Porque, aunque se habla de crisis COVID, el real decreto puede ser utilizado en cualquier situación de crisis que una CCAA, gestoras de la aplicación del RD, tenga a bien considerar: desde una carencia “emergente” de médicos en un CS de Bustarviejo, hasta la de urgenciólogos en el Hospital de El Escorial con motivo de la gripe o de unas bajas por IT. Leedlo e indignaros.

La huelga autonómica convocada por AMYTS es el resultado de un largo proceso de maltrato continuado por parte de la Comunidad de Madrid hacia los sanitarios, que me atrevería a comparar con el “Battered Child Syndrome”, o el “Síndrome del Niño Maltratado”; con devastadoras secuelas físicas y psicológicas en el personal sanitario, muy especialmente en los médicos y titulados superiores. El comunicado de huelga es clarificador al respecto, al igual que las innumerables bofetadas, patadas y desprecios, algunas con ensañamiento, que se reflejan en la interminable lista de incumplimientos a lo largo de los últimos 13 años.

El COVID-19 ha sido la gota que ha hecho rebosar un vaso lleno de sufrimiento, de sudor y de lágrimas. La primera ola de la pandemia COVID-19 nos sorprendió a todos, dimos lo mejor que teníamos y pudimos, sin medios, y a costa de enfermedad o muerte en nuestras carnes, o en la de nuestros convivientes. En esta segunda nos enfrentamos no solo al SARS-CoV-2, sino a la incompetencia y a la mala praxis de nuestros gestores y políticos, autonómicos y nacionales. Cada cual que juzgue el manejo de la crisis COVID19 y las responsabilidades como quiera, pero en la Comunidad de Madrid reside el poder de acabar con nuestra precariedad laboral: de convocar OPEs regulares, de permitir la movilidad y traslados; la voluntad de dejar de robarnos dinero en las guardias y de permitirnos el descanso semanal obligatorio de 36h tras la guardia de los sábados sin tener que ir a los tribunales; la capacidad de hacer que las horas de guardia computen como jornada efectiva y de retribuirlas como en el resto de sectores de la actividad económica: como horas extraordinarias; la capacidad de mejorar las condiciones de trabajo en los hospitales, de permitir la conciliación familiar, de respetar embarazos y de adecuar las IT; de proveernos de habitaciones decentes, de espacios decentes, y de mobiliario digno, …. La lista de reclamaciones también es larga.

La población de la Comunidad de Madrid, y la de toda España, está sufriendo. Por el COVID-19 y por sus secuelas, físicas, sociales y psicológicas; pero sobre todo, por el retraso en la atención a las diferentes patologías diferentes del COVID que sufren. Patologías que son atendidas con retraso y, en algunos lamentables casos, en fases avanzadas en las que ya no es posible un tratamiento adecuado. Lo vivimos todos los días en nuestras consultas y en nuestros quirófanos, y lo intentamos, intentamos dar el 120%, el 150% para atenderlos, pero no llegamos a todos. Y en este sobresfuerzo caemos agotados, con bajas por estrés, bajas por COVID o por contactos, con reducciones de jornada para conciliar, con errores por cansancio, y con guardias interminables. Y nos chutamos para seguir, nos drogamos con la sustancia más potente y adictiva que existe: el agradecimiento de nuestros pacientes. Somos toxicómanos del bienestar de otros sin ser conscientes, en nuestro delirio, que no podemos llegar a todos, y que por cada paciente que conseguimos sanar, hay legión de ellos, invisibles, en las listas de espera que llegarán tarde. Y nadie se ocupa de ellos, para la Administración son números que hay que maquillar u ocultar; y para nosotros, una preocupación que se diluye enseguida con el chute de endorfinas del siguiente paciente al que hemos podido ayudar.

Tenemos que parar y reflexionar, resetear nuestra forma de trabajo, tenemos que reconducir el sistema, para salvar al SERMAS de una gestión viciada y maltratadora.

TENEMOS UNA RESPONSABILIDAD INMENSA, la de AYUDAR A TODOS LOS PACIENTES, y no solo a los elegidos que han conseguido una de las escasa citas de las que disponemos. Y solo lo podremos conseguir reclamando una GESTIÓN adecuada, exigiendo la INYECCIÓN DE RECURSOS suficientes, y forzando la aplicación de medidas de SOPORTE LABORAL a los profesionales.

El 27 de octubre vamos a ir todos a la huelga por RESPONSABILIDAD con todos esos PACIENTES INVISIBLES que están abandonados en LISTAS de ESPERA, y que no han tenido la suerte de estar ese día en tu consulta o en tu quirófano. Porque el 27 de octubre has decidido que no te vas a drogar con las endorfinas de la sonrisa del paciente de tu consulta. Porque el 27 de octubre has comprendido que tus condiciones laborales son miserables, que le importas un carajo a tu Jefe, a tu Gerente, a tu Consejero de Sanidad, y a tu Ministro de Sanidad; y porque estás harto de ser un guante de usar y tirar.

El 27 de octubre tienes una responsabilidad, tienes una obligación moral, contigo y con tus pacientes, CON TODOS, no solo con los de la consulta de ese día.

#SalvemosLaSanidad #HuelgaMedicos27O #DecretazoSanidad #MedicosMaltratados #PacientesMaltratados

Daniel Bernabéu Taboada
Especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario La Paz. Vicepresidente de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x