CON FIRMA. “Harta de estar harta”, por Mónica Alloza

0

Yo creo que muchos médicos estamos así. Hartos del COVID y de todo lo que implica:

  • COVID en nuestro centro de trabajo, relacionado con nuestra salud laboral, con la seguridad del paciente, con los casos clínicos que atendemos…
  • COVID fuera de nuestro centro de trabajo: en las noticias, en los debates, en las redes sociales, en la calle, en las tiendas, en los bares…

Todo el que sepa que eres médico te pregunta: “¿Cómo está la cosa? ¿De verdad está tan mal como dicen en la tele?”

Pero sobre todo estoy harta de defenderme de los cuñados, de los que creen que pueden discutir de ciencia a mi mismo nivel, cuando yo soy médico y ellos no. Cuando yo llevo toda la vida estudiando y aplicando el método científico y ellos no.

Estoy harta de que cualquiera cuestione las decisiones de Salud Pública como si fuera un epidemiólogo, porque no les viene bien llevar la mascarilla o no pueden montar un macrofiestón. O vete tú a saber por qué.

Estoy harta de que me digan que los centros de salud están cerrados y que mis compañeros no trabajan, porque atienden por teléfono.

Estoy harta de los políticos que siempre llegan tarde y muchas veces llegan mal. Y que llevan meses pasándose la patata caliente de unos a otros. Y nosotros en medio del fuego cruzado.

Estoy harta de que insinúen que la COVID-19 no es una enfermedad profesional y nunca lo será. Y que me voy a contagiar en la calle y no en el hospital. Y que me van a dar una baja por contingencias comunes y encima voy a perder dinero y no sé si mi salud.

Estoy harta de que me digan que los sindicatos no hacemos nada y que nos metan a todos en el mismo saco. Estoy harta de que me digan que mi sindicato profesional es de un partido. O del contrario, según el político que se sienta agraviado.

Estoy harta de las mascarillas de tela que no sé si protegen, porque no sé si tienen filtro y cuándo las han lavado por última vez. Y harta de tener que ponerme una FFP2 porque no me fío de la mascarilla de mis pacientes ni de la gente con la que me cruzo.

Estoy harta de los que dicen que soy una exagerada que me dedico a acojonar a la gente en las redes sociales. Y que me financian las farmacéuticas para meter miedo a los pacientes y vender no sé qué fármacos. Yo, que soy radiólogo, y lo único que receto es contraste…

Estoy harta de los que dicen que el COVID no existe, y que la Tierra es plana y que las vacunas producen autismo. Y que me argumenten con señores trasnochados del siglo XVIII y con los vendecorbatas y charlatanes de Médicos por la Verdad y cantamañanas que un día fueron cantantes.

Estoy harta de no poder cambiar de tema, de no poder hablar de Radiología, de carrera profesional, de fichaje, de los residentes que se incorporan a mi hospital.

Estoy harta de los Comités de Seguridad y Salud monotemáticos sobre EPIS y PCR y test rápidos. Estoy harta de no poder hablar del resto de temas que tenemos pendientes desde hace un año.

En fin, colegas míos, estoy harta de estar harta, como vosotros.

¿Y qué podemos hacer? Pues con la pandemia, apretar los dientes y seguir adelante hasta que pase. Confiar en que nos toque una vacuna decente (porque seremos conejillos de indias). Y cruzar los dedos para no contagiarnos (si no lo hemos hecho ya) y para que no nos deje muchas secuelas este bicho.

¿Y con lo demás, qué hacemos? ¿Con los políticos, con los gestores, con los cuñados, con los negacionistas? Pues dan ganas de hacer algo muy radical e impopular y muy políticamente incorrecto. Yo algunos días quiero salir corriendo a otro planeta o a otra dimensión. Otros, decido seguir con la divulgación en redes sociales, a pesar de todo. Y le declaro la guerra a la anti-ciencia, y la haré frente con tesón numantino. Me dan ganas de contestar mal a muchos, pero creo que pierdo la razón si pierdo las formas. Y les inundo con mil argumentos científicos. Y cuando me canso, les bloqueo sin más explicaciones. Porque no soporto la mala educación en mi muro.

Y sigo en AMYTS con mi labor sindical, para poner mi granito de arena por los compañeros. Granito de arena, aunque sea una china en los zapatos de los gestores y políticos. Porque hay días que dan ganas de hacer algo muy radical e impopular y muy políticamente incorrecto con ellos. Que se están ganando a pulso una huelga indefinida, según decís la mayoría en nuestra encuesta.

Y ya estoy pensando en cómo le voy a explicar a mis seguidores de redes sociales que, a pesar de lo impopular, no tendremos más remedio que echarle un pulso a la Administración, a ver si nos quitan de una vez la bota del cuello.

En fin, que sigo harta. Pero qué bien sienta poder desahogarse entre amigos y colegas de profesión, y hacer un poquito de terapia de grupo en nuestra revista.

Mucho ánimo a todos, y mucha fuerza también, que nos va a hacer falta. A mí, la primera.

Mónica Alloza Planet
Doctora en Medicina. Especialista en Radiodiagnóstico. Delegada AMYTS en el Comité de Empresa del H. U. Torrejón

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x