CON FIRMA. “Futuro incierto de los APD (Médicos Titulares de Asistencia Pública y Domiciliaria)”, por Pedro Pablo Iglesias

0
Dr. Pedro Pablo Iglesias Dorado.
¿Quiénes somos los APD?
Los APD (Asistencia Pública Domiciliaria), tienen su origen en el antiguo Cuerpo de Funcionarios Técnicos del Estado al servicio de la Administración Local, cuya primera regulación se remonta al Reglamento de 15 de enero de 1831, al que se accedía por una dura oposición nacional. Dependientes orgánicamente de la Dirección Provincial de Sanidad correspondiente, que dotaba de exiguos medios para ejercer su función.Jefe Local de Sanidad del municipio, que debía facilitar el local y vivienda para ejercer sus funciones, que solía coincidir en La Casa del Médico, teniendo la obligación de residir en el mismo.





Con múltiples funciones, fundamentalmente de salud pública y preventivas, como las campañas de vacunación oficial; el reconocimiento médico escolar anual; velar por la salubridad del municipio, de la potabilidad del agua de consumo, debiendo analizar la misma por procedimientos químicos (test de ortotolidina) y reportar a Sanidad un parte semanal; de la cédula de habitabilidad de todas las viviendas y construcciones del municipio; de inspeccionar los establecimientos de servicios públicos, cómo bares, restaurantes, tiendas de comestibles, industrias, etc, con periodicidad anual, reconocer y “tallar” a los “quintos”, que posteriormente realizarían el Servicio Militar obligatorio, y de atender gratuitamente a la población inscrita en el registro de beneficencia, única labor asistencial incluida en sus funciones hasta que la Ley General de la Seguridad Social, en su artículo 115.1 del texto refundido del Real Decreto 2065/1974, de 30 de mayo, adscribe a los Médicos titulares la asistencia sanitaria de los afiliados a la Seguridad Social residentes en su municipio, desempañando las funciones de Médico General, con una atención sanitaria las 24 horas del día, los 365 días del año, hasta que la extensión del actual modelo de Atención Primaria, con la creación de los Centros de Salud rurales, cabeceras de sus respectivas Zonas Básicas de Salud, concentraron la atención de Urgencias.

Los APD hemos tenido una doble dependencia: de la Consejería de Sanidad correspondiente, de la que dependemos orgánicamente, y del INSALUD, mientras dependía la asistencia sanitaria del Estado, dando lugar a un proceso de integración progresivo al nuevo modelo de Atención Primaria, RD 137/84, de 11 de enero, de Estructuras Básicas de Salud, que en Madrid culminó con la Orden 389/1989, de 13 de noviembre, por la que se dispone la incorporación en los Equipos de Atención Primaria de los Titulares de los Cuerpos Sanitarios Locales (médicos y practicantes, pasando las matronas a ser personal del área sanitaria), lo que supuso nuestra integración funcional en los EAP, y la extensión del nuevo modelo de AP a todo el medio rural de la CM. Situación parecida ha argumentado recientemente la Administración Sanitaria Andaluza refiriendo que “en nuestro ámbito, ya se ha producido la integración de estos funcionarios, si bien sólo a efectos funcionales y retributivos, pero conservando su condición funcionarial” por lo que “la integración de médicos APD y  de Cupo y Zona como estatutarios está suspendida”.

El Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones ha generado preocupación e incertidumbre en funcionarios que trabajamos para las distintas administraciones sanitarias del Estado, incluida la Comunidad de Madrid, afectando es este caso a un total de 464 profesionales, a fecha de la publicación del Plan de Ordenación de Recursos Humanos de la CM del pasado 25 de marzo, de los cuales 214 médicos, y 50 Médicos Titulares de APD (de los cerca de 2.000 en todo el Estado).

En los EAP ocupamos una plaza que depende orgánicamente de la Consejería de Sanidad, no de la Dirección Asistencial. Somos Técnicos Superiores de Salud Pública, escala Médicos, para Función Pública. Anteriormente Médicos Funcionarios del Estado al servicio de la Administración Local, que accedimos a la plaza mediante Oposición del Ministerio de Sanidad, siendo la última convocatoria en 1986, posteriormente transferidos a las Comunidades Autónomas, siendo en 1988 a la Comunidad de Madrid, cuando le fueron transferidos los servicios de Salud Pública desde el Estado. Sin embargo esta condición nos ha excluido de poder participar en los concursos de traslados de plazas de médicos de EAP, siendo un proyecto fallido el Decreto 8/2007, de 1 de febrero, del Consejo de Gobierno de la CM, por el que se regula el proceso voluntario de integración en el régimen estatutario del personal laboral y funcionario que presta sus servicios en las instituciones sanitarias del Servicio Madrileño de Salud, que no llegó a desarrollarse de manera que pudiera haber contribuido a la igualdad de derechos y obligaciones de todos los trabajadores de nuestra Sanidad Pública.

El citado Real Decreto-ley 16/2012, con posterior Corrección de errores, de 20 de abril, propone las siguientes medidas en su «Disposición adicional decimosexta. Integración del personal funcionario al servicio de instituciones sanitarias pública: 1. Los médicos, practicantes y matronas titulares de los servicios sanitarios locales que presten sus servicios como médicos generales, practicantes y matronas de los servicios de salud, y el resto del personal funcionario que preste sus servicios en instituciones sanitarias públicas, dispondrán hasta el 31 de diciembre de 2013 para integrarse en los servicios de salud como personal estatutario fijo. A tal fin, las comunidades autónomas establecerán los procedimientos oportunos. 2. En caso de que este personal opte por permanecer en activo en su actual situación, en los cuerpos y escalas en los que ostenten la condición de personal funcionario, las comunidades autónomas adscribirán a este personal a órganos administrativos que no pertenezcan a las instituciones sanitarias públicas, conforme a las bases de los procesos de movilidad que, a tal fin, puedan articularse.»

El desarrollo de esta norma estatal corresponde a las CCAA, que tienen transferidas la Sanidad, disponiendo hasta la fecha sólo del Plan de Ordenación de Recursos Humanos de la CM, anteriormente mencionado, y que no aclara muchas incertidumbres: respeto por derechos consolidados (que el RD 16/2012 dice que se respetarán), posible inconstitucionalidad, posible modificación del objeto del ejercicio de la profesión en los que no se integren, cambio del régimen de cotización, actualmente a MUFACE la mayoría, por el de la Seguridad Social…

Diversas instituciones, Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid, OMC, sindicatos (AMYTS, CESM) se han manifestado en contra de este Real Decreto, incluyendo algunas CCAA, colectivos de profesionales afectados, cómo recientemente en la Comunidad de Madrid, presentando recursos de inconstitucionalidad, cómo el que presentó nuestro sindicato recientemente, que nos convocó a una reunión a los médicos de cupo y APD el pasado 7 de febrero, para informarnos y coordinar actuaciones en toda España.

En este RD figuran tales disparates cómo que quien no opte por la integración dejará de realizar las funciones que viene realizando toda su vida profesional, tras oposición, concursos de traslados, opción de integración funcional en los EAP,… “Las CCAA adscribirán a este personal a órganos administrativos que no pertenezcan a las instituciones sanitarias públicas…”. Ejemplo de arbitrariedad administrativa irresponsable e indigna de un Estado de Derecho.

Ciertamente que tenemos el honor de pertenecer a un profesión eminentemente vocacional, que pese a recibir palos día tras día: reducción de días libres ganados con nuestro esfuerzo y sacrificio, no regalados, reducción de salario, no reconocimiento de la Carrera Profesional, presión asistencial sin límites, burocratización, proyecto de privatización,… seguimos trabajando cada día, actualizando conocimientos, dedicando nuestro tiempo libre a la formación o a completar tareas asistenciales, etc., etc. Teniendo el premio de la buena valoración de la población a la que servimos en todas las encuestas que se vienen realizando, siendo el servicio público más valorado. Pero somos vulnerables, trabajando en condiciones muy duras, que deja a muchos compañeros “tocados” (burn out creciente) y también necesitamos y merecemos el reconocimiento y respeto de la administración a la que servimos, respetando derechos adquiridos y no atropellando derechos fundamentales.

Pedro Pablo Iglesias Dorado
Médico de Familia
Centro de Salud S. Juan de la Cruz

Pozuelo de Alarcón
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x