CON FIRMA. “Denunciar, denunciar y volver a denunciar”, por Alfonso López García de Viedma

0
Dr. Alfonso López Gª. de Viedma.
A principios del mes de mayo recibí una llamada de socorro de un equipo de mi área para intentar conseguir que les enviasen un pediatra a una plaza que tenían ya concedida y en plantilla desde hacía un año, así como para aumentar una plaza de medicina de familia debido a la enorme presión asistencial que vienen sufriendo todos los médicos. 
Se trata de un equipo pequeño con dos pediatras (uno en cada turno) y 6 médicos de familia (tres de mañana y tres de tarde) y con una presión asistencial media durante todo el año de 44 pacientes día en el caso de los MF, en el cuarto lugar del ranking de la Comunidad de Madrid. Consideraban ya agotadas todas las vías de diálogo con la Administración, desde cartas informativas de la situación hasta reuniones presenciales con la dirección, sin resultados positivos.
Reunido con todo el equipo, les comenté que la única vía que quedaba era la de emprender denuncias legales de la situación. Se trata de una obligación del médico que recoge nuestro código deontológico, según el cual tenemos que comunicar y/o denunciar todas las irregularidades que observemos en nuestra práctica diaria y todas aquellas situaciones que puedan afectar a nuestra calidad asistencial y a la atención correcta al paciente (por ejemplo, por elevar la posibilidad de errores, lo cual, además, conllevaría la correspondiente responsabilidad penal,civil y deontológica, amén de la responsabilidad patrimonial de la Administración), una vez no se hayan resuelto por la correspondiente autoridad responsable. Por si eso fuese poco, deberíamos también emprender las denuncias en base a nuestra ética profesional y nuestra dignidad como personas y como médicos.
En concreto, la propuesta que les hice fue la de emprender las denuncias de la situación por todos los médicos, firmadas por cada uno de ellos, y enviarlas a la Dirección Asistencial, Dirección General de AP, Defensor del Pueblo, Defensor del Menor (para el caso particular de los pediatras), Inspección Médica y Colegio de Médicos. Yo, por mi parte, me comprometía a hacer lo mismo como delegado sindical. También planteé la posibilidad de presentar la denuncia en el juzgado de guardia, comprometiéndome también a hacer lo mismo si ellos lo llevaban adelante.
Los médicos decidieron mandar las denuncias exceptuando, por el momento, al juzgado de guardia, y yo hice lo mismo, enviándolas por correo certificado. Una semana después recibí contestación de todos los destinatarios, excepto de la Dirección Asistencial, de la Dirección General de AP y del Colegio de Médicos. En dichas contestaciones me comunican que han registrado mi carta y que tomarán las medidas oportunas.
Solo unos pocos días después me dicen desde el centro que tienen comunicación oficial de la Dirección General de AP de que el 2 de junio se incorpora el pediatra, y que han aprobado la creación de una nueva plaza de médico de familia ¡¡¡¡DESPUES DE UN AÑO DE SOLICITARLA!!!! ¿SERA CASUALIDAD … O QUIZAS NO ? ¿QUE CREEIS ?
Hechos como este son los que me motivan a seguir luchando y defendiendo a los médicos, y nos demuestran que cuando trabajamos en equipo,unidos, con ganas y con valentía, se pueden conseguir muchas cosas, al igual que el Atleti, que, con Simeone a la cabeza, ha conseguido demostrar que se puede ganar al Madrid y al Barcelona… Todo esto nos demuestra que, frente a una Administración que tantas veces actúa de forma prepotente, impresentable, mentirosa, incumplidora de pactos y acuerdos sindicales, una Administración que no escucha, que no dialoga e insensible a las justas reclamaciones de sus trabajadores, no queda otra solución que la de emprender denuncias legales un día si y otro también… Denunciar, denunciar, denunciar y volver denunciar, parafraseando a otro gran sabio de fútbol, Luis Aragonés, con su ya famosa frase de que hay ganar y ganar y ganar y volver a ganar… A veces se gana, a veces se pierde (y de esto sabe mucho mi querido equipo de fútbol), pero lo que no hay que hacer nunca es dejar de luchar.
No quiero acabar sin mostrar mi agradecimiento al equipo que ha tenido la valentía y el coraje de denunciar, a los abogados del sindicato por su inestimable ayuda a la hora de dirigir las denuncias y su redacción, a las administrativas por su trabajo y eficiencia con todo el papeleo, al grupo de primaria de AMYTS, al que pertenezco desde hace unos años, por su ayuda, amistad, compañerismo, trabajo, constancia y capacidad de lucha, al equipo directivo del sindicato por su receptividad ante los problemas planteados por el grupo y su ayuda para dar el visto bueno a nuestras sugerencias, y al sindicato en sí por permitirme formar parte de esta organización y, sobre todo, por dejarme trabajar con mi estilo personal. Gracias de corazón.
Alfonso López García de Viedma

Médico de Familia – Delegado de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x