CON FIRMA. “¿Cómo minimizaremos los profesionales sanitarios el riesgo de morir?”, por Silvia Durán

2

Tras la situación catastrófica que vivimos, sólo los profesionales sanitarios son conscientes que van a la guerra cada día de trabajo tan sólo armados con lo que se puede. A causa del gran número de afectados vemos con impotencia que los pacientes están muriendo en las urgencias, muriendo en las UVIs, muriendo en las residencias, puede que lleguemos a verlo en los domicilios, pero queremos poder acompañarles como se merecen si llega el caso.

Sabemos que el virus SARS-CoV-2 se transmite por gotas respiratorias de más de 5 micras capaces de transmitirse a distancias de hasta dos metros y a través de las manos o fómites contaminados y en contacto con mucosas de la boca, nariz y ojos. Y con este conocimiento y sabiendo la letalidad del virus, los profesionales sanitarios acuden a los domicilios de los pacientes infectados armados tan sólo con mascarillas y guantes, donde la carga viral es elevada.

Y es que somos testigos de cómo los protocolos han ido variando adaptándose a la Medicina basada en la CARENCIA, y cómo ya desde el 11 de marzo aseguran que el profesional sanitario atienda a los casos incluso sospechosos con mascarilla quirúrgica a fin de preservar las FPP2, lo que presagiaba su desabastecimiento, y si antes era “batas impermeables de manga larga” ahora delantal impermeable o tan sólo bata. Lo mismo incluye la limpieza de los vehículos de traslados de pacientes y consultas.

No queremos ser gladiadores que mueran en la arena bajo el aplauso del público; por ello, fabriquen las protecciones o soliciten ayuda internacional que nos dote de seguridad ante la lucha. Sabemos que no quieren ver morir a nadie, pero los profesionales sanitarios están tan expuestos y la carrera es tan larga que ya somos testigos de compañeros infectados hospitalizados.

¿Y si un profesional sanitario presenta secuelas permanentes? Ante una baja por “enfermedad común asimilada a accidente laboral” la protección del trabajador desaparece, y no se entiende que la infección COVID19 adquirida en el ejercicio de nuestra profesión no sea una Enfermedad Profesional.

Ayuden a nuestros profesionales sanitarios: sólo en sus manos está, porque no queremos nunca caminar solos.

Silvia Durán Francisco
Delegada AMYTS de PRL

 

Compartir:

2 comentarios

    • Silvia Durán en

      Así es , los sanitarios debemos estar protegido en todo momento para la seguridad de todos . por ello ya antes del desabastecimiento Amyts ha denunciado ante la Inspección de Trabajo la falta de EPIs adecuados y agradecemos que cualquier deficiencia en dicho material nos lo hagáis saber a través de un correo a secretaria@amyts.es.
      Muchas gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x