CON FIRMA. “Carta abierta al Consejero de Sanidad. Asunto: Actuación en el Consultorio de Batres”, por Ana Giménez

0
134 Ana Giménez 3x3 cm

Estimado Consejero:

Recientemente he recibido la llamada de una doctora de Atención Primaria completamente angustiada por la situación de falta de suplentes que estaban sufriendo en el centro de salud de Griñón y sus consultorios. La situación era tan crítica que estaba claramente en peligro la garantía de la asistencia primaria en los mismos, y la directora hacía una llamada desesperada al sindicato solicitando ayuda. Hablamos de que, con la escasez de suplentes que hay, en los centros periféricos tenían muchos problemas para conseguirlos. La gerencia les proponía como “solución” anular vacaciones de los médicos y hacer doblajes (diga Vd eso a otros colectivos, como los trabajadores del Metro, a ver qué opinan). La solución que pensábamos serviría para acabar con este problema, y consistiría en ofrecer contratos “jugosos” a los suplentes que les hiciese competitivos frente a los centros de salud del centro de Madrid, y decidimos que iba a ser la propuesta que llevásemos en próxima reunión a la Gerencia. Finalmente como consecuencia de la resolución de los concursos de traslados y oposiciones, habían encontrado una suplente desplazada que había quedado sin contrato a última hora.

Pocos días después de esta situación, de nuevo recibo una llamada de la misma profesional que me informa de que el aire acondicionado está averiado desde junio en uno de los consultorios dependientes de su Centro de salud y que pese a los innumerables avisos y partes que se han puesto solicitando la reparación, el aire seguía sin funcionar. En dicho consultorio las condiciones de climatización eran tan malas que suponía un auténtico riesgo tanto para los profesionales encargados de la asistencia como para los pacientes que acudían al mismo. La directora toma la decisión de cerrar el centro (en el que de modo provisional, y como consecuencia de la falta de suplentes, durante el verano sólo se pasaba consulta dos días a la semana) y derivar a la población al consultorio del pueblo vecino que no tiene problemas de climatización.

Parece ser que tiene lugar una demanda a nivel político, y el Consejero Jesús Sánchez Martos y su Director General / viceconsejero virtual Julio Zarco acuden prestos al momento mediático para solucionarlo: deciden que no se puede cerrar el Consultorio y ofrecen en colaboración con el ayuntamiento una oficina municipal para la consulta. Los responsables del Centro de Salud se oponen a esta solución porque para una consulta de atención primaria es indispensable contar con soporte informático (recordamos que en Madrid está totalmente implantada la historia clínica informatizada, y que toda la información de los pacientes se encuentra exclusivamente en este formato). Así que, al final, y gracias a la mediación del Consejero, después de dos meses reclamándolo, EL AIRE ACONDICIONADO DEL CONSULTORIO SE ARREGLA.

Pero ahora el Consejero dice –en su línea de cercanía y abordaje de los problemas de los ciudadanos- que eso de pasar consulta solo dos días no puede ser (el pueblo cuenta sólo con 500 TSI) y que había que pasar consulta todos los días. Se explica que es un problema de falta de suplentes, y el Consejero decide que se ponga un suplente para que ese pueblo tenga consulta todos los días.

NADA PUEDE ALEGRARME MAS QUE VER QUE NUESTRO CONSEJERO ESTÁ SENSIBILIZADO POR LOS PROBLEMAS DE LA ATENCION PRIMARIA, Y QUE HA DECIDIDO PONER REMEDIO A SU PRECARIA SITUACIÓN.

Pero quiero apuntarle que el problema que Vd. ha “solucionado” de un plumazo en Batres lo tiene un porcentaje altísimo de los centros de salud de Madrid, aunque no hayan salido en los medios (todavía).

En Atención Primaria no podemos posponer nuestras actuaciones, no le decimos a los pacientes que cerramos camas o quirófanos. Se supone que nuestro funcionamiento tiene que ser el mismo todo el año. Pero desde su creación, no se ha hecho más que disminuir su presupuesto, y en estos momentos mucho me temo que ya no es posible cumplir. Y esto se debe a:

  • Falta crónica de suplentes

  • Cupos desbordados: cada vez los médicos tienen una población mayor a su cargo, cada vez más lejos de los “cupos ideales” calculados para una atención de calidad.

  • Con la crisis, la población ya apenas disminuye los meses de verano.

  • Presión asistencial (NO SE FIE DE LOS DATOS DEL OBSERVATORIO: ESTÁN FALSEADOS, otra mentira más de la Sanidad madrileña; se divide entre los días hábiles y no entre los días de trabajo de las consultas)

  • Cada vez hay menos medios: NI SABANITAS PARA LA EXPLORACIÓN DE LOS BEBÉS.

  • Los recortes han afectado de forma muy grave al mantenimiento de los Centros: NO FUNCIONAN LOS APARATOS DE CLIMATIZACIÓN (le recuerdo que ha habido 400 alertas por mal funcionamiento desde la llegada de la ola de calor), y la limpieza en muchas ocasiones deja mucho, mucho que desear.

Sabemos que tiene intención de mejorar la imagen de la Consejería y ser un consejero cercano que quiere ser visible para los madrileños. Pero no se olvide de los profesionales. Escúchenos: nosotros sí conocemos los problemas de la Sanidad Madrileña.

LA SANIDAD ESPAÑOLA ES BUENA, LA MADRILEÑA UN REFERENTE, Y LA ATENCIÓN PRIMARIA ES MUY VALORADA POR LOS MADRILEÑOS. PERO ESTÁ ACTUALMENTE EN PELIGRO DE MUERTE: por quemadura térmica, sí, pero sobre todo por quemadura laboral-organizativa.

Ana Giménez Vázquez
Médico de familia. Presidenta del sector de AP, AMYTS
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x