CON FIRMA. “Basta ya”, por Eduardo Díaz

0
eduardo-diaz

En octubre hará dos años que dejé las guardias, que realizaba en un hospital privado para compensar la falta de cobro cada mes de la carrera profesional.

Estaba y estoy “pluriempleado” para resarcir de alguna manera, los pírricos salarios que los sanitarios reciben en nuestro país. No me comparo con nadie, ni con ello quiero decir que no sea afortunado: lo soy. Sé que muchos  (quizás la mayoría) hoy están por debajo de mi salario y condiciones laborales, pero eso no justifica renunciar a mi derecho constitucional de reclamar mejoras en mi puesto de trabajo. Tampoco la mayoría ha realizado el ingente esfuerzo de estudiar y formarse durante un mínimo de 11 años y asumir la dedicación continuada a nuestros pacientes y a la sociedad, así como aceptar la responsabilidad que conllevan nuestras decisiones. Añadimos la renuncia a gran parte de nuestro tiempo de ocio, formándonos durante toda la vida a costa de nuestras familias, amigos, aficiones. Pero a todo esto se le suman las guardias de 24 horas, mal pagadas y no cotizadas si son en el mismo puesto.

Por todo ello, por preservar mi salud personal y familiar, dejé esas guardias a pesar del detrimento económico que suponía. En esto también soy afortunado, la mayoría no puede dejarlas. Casi 24 meses después la calidad de sueño sigue sin recuperarse, es como si viviera en un jet lag perpetuo. Y lo peor es que no estoy 100% seguro de haberlas dejado definitivamente. La vida da muchas vueltas, y la necesidad económica en nuestro entorno está a la vuelta de la esquina.

No espero que ningún consejero de sanidad ni ministro me compense, ni me alivie la desazón que cada día de guardia o de consulta saturada he vivido o viviré. No lo espero porque sé que no lo harán y que les importo muy poco: lo mismo que tú, ni siquiera somos un número, somos un “recurso”.

Pero si tengo una esperanza: que tú, aquel, el de más allá, ese otro, todos juntos, yo incluido, nos plantemos y digamos “BASTA YA, no al maltrato médico”, por ti, por tus pacientes, desde Finisterre hasta el Cabo de Creus, desde Gibraltar hasta el Cabo de Peñas. Por una sanidad con unas condiciones de trabajo dignas y recompensadas para sus profesionales.

Tenemos que frenar el deterioro continuado de la salud de nuestros sanitarios, así como la sangría continua que para nuestro sistema supone la diáspora de miles de jóvenes médicos especialistas talentosos a otros países donde son adecuadamente reconocidos y recompensados.

Pero dado que no podemos confiar en nuestros políticos ni gerentes, más preocupados por el poder y sus bolsillos que por el bien común y por cuidar a sus profesionales, solo nos quedan dos soluciones: o irnos o plantarnos. Confío en todos vosotros para sacar adelante la 2ª opción.

Dr.Eduardo Díaz García
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Secretario del Sector Atención Primaria Amyts

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x