CON FIRMA. «Aplausos», por Manuel de Castro

0

El pasado mes de diciembre y con motivo del 42 aniversario de la Constitución española, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet se dirigió desde la escalinata del Congreso de los Diputados a todos los españoles, en presencia de las más altas instituciones del Estado.  En su discurso, quiso hacer una mención especial a los profesionales sanitarios, a los que dedicó unas palabras llenas de emoción por su trabajo durante la pandemia del coronavirus:

“Gracias a todos por tantos días de trabajo. Gracias por ir más allá de lo que exige la profesionalidad. Por la compañía y las palabras de consuelo. Por las manos apretadas y las caricias repartidas. Por haber hecho todo lo posible para reconfortar a los que hemos tenido cerca la enfermedad. Gracias por todos los esfuerzos entregados”.

Tras estas palabras los asistentes comenzaron a aplaudir, impidiéndole proseguir con su discurso.

Durante la situación de pandemia se han desarrollado multitud de manifestaciones de este tipo por parte de políticos de todos los signos. Durante este periodo todo han sido aplausos para los sanitarios. Por eso me surgen las preguntas.

Si esto es así y todo el mundo reconoce, no sólo la excelente labor desarrollada por los sanitarios, sino las deficientes condiciones en que ella se desarrolla, falta de financiación al sistema sanitario, precariedad en los puestos de trabajo, salarios desmotivadores…, entonces:

  • ¿Por qué ese maltrato continuado por parte de todos los gobiernos hacia el estamento sanitario, y concretamente el médico?
  • ¿Por qué se mantiene fuera de la legalidad a este colectivo (y me refiero a la legalidad laboral, pues no le es de aplicación la legislación en traslados, oposiciones,…)
  • ¿Por qué ese 50% de eventualidad médica en nuestra Comunidad de Madrid, cuando no se debería pasar del 8%?
  • ¿Por qué este mismo año, y ante este panorama, no sale ni una sola plaza de facultativos especialistas de hospital a la oferta pública?
  • ¿Por qué no existen los traslados para los médicos, -fundamentalmente traslados de especialistas hospitalarios-?
  • ¿Por qué somos los médicos peor pagados de la Unión Europea?
  • ¿Por qué nuestras jornadas laborales exceden todas las normativas existentes y ningún responsable político se ruboriza por ello?
  • ¿Por qué se permite que profesionales que han dedicado su vida al Sistema Sanitario Público ni siquiera se les ha permitido acceder a la carrera profesional (un derecho según la ley)?
  • ¿Por qué desde el gobierno central sacan un decreto que atenta contra la formación, permite el intrusismo y militariza a los médicos en plena pandemia?
  • ¿Por qué cuando estas quejas se ponen encima de la mesa y se pide una reunión a la Administración para darles solución, siempre se pospone y hacen los oídos sordos?
  • ¿Por qué sigue sin aplicarse el reconocimiento pleno como enfermedad profesional por Covid-19, con el agravante de la falta de protección ocurrido sobre todo en la primera ola (aunque en esta situación ha habido algún avance reciente)?

Ni el Gobierno central ni el Gobierno autonómico parecen tener ninguna sensibilidad al respecto. A no ser que el tema les caiga demasiado grande y no tengan ni la visión ni el coraje suficiente para solucionarlo.

Manuel de Castro Peláez

Presidente de Atención Hospitalaria de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x