CON FIRMA. “Anoche tuve un sueño”, por Amparo Naranjo

0
20190621_Amparo Naranjo

Así comenzaba uno de los discursos del gran líder negro Martin Luther King hace más de cincuenta años. Hoy, emulando su frase, quiero decir que yo muchas noches tengo un sueño, el sueño de que la Atención Primaria resurja de las cenizas en las que se encuentra metida.

La situación diaria de los médicos de AP es crítica, deplorable, vergonzosa, humillante…, y así podría seguir con mil adjetivos que expresan el modo en el que estamos trabajando.

El nivel cultural y educacional de la población dicen que cada día es mayor (yo, con las nuevas generaciones, permítanme que lo dude), pero sanitariamente hablando creo que vamos para atrás. ¿Dónde están aquellos pacientes que acudían al médico cuando, tras tres o cuatro días con fiebre, no lograban bajarla por sus medios (a veces curiosos y caseros)? ¿Donde están los pacientes que, con mucha educación, se acercaban a la consulta para pedirle al medico que fuera a ver a su mujer que estaba en cama con fuertes dolores hace días? Pacientes que hacían honor al nombre y que aplicaban el sentido común a su salud.

A día de hoy, se ha desvirtuado el sistema sanitario, el MAL USO Y EL ABUSO han hecho que la tan admirada sanidad española se este quedando atrás, y, lo que es peor, están ahogando vocaciones y empujando a los médicos a irse de este país a “otros mundos” donde se les valora más, se les estima más y se les ofrece un trabajo y una remuneración dignos de su esfuerzo y dedicación.

Yo he sido una medico vocacional desde que un día (con cinco años) le dije a mi padre: “Yo, de mayor, no quiero ser ni bailarina ni cantante, quiero ser médico”. Desde entonces ha llovido mucho, he disfrutado de mi profesión, he conocido a pacientes maravillosos, he hecho amigos/as entre mis compañeros; pero los últimos años están siendo muy duros: ver cómo nuestros jefes, con sus recortes, con sus intereses, con sus exigencias (ya inasumibles), están denigrando y hundiendo a los profesionales, me hace ver esta profesión como algo de lo que no quiero formar parte.

Directores Asistenciales, Consejeros, Sr. Ministro/a: sin salud no hay viajes, cenas, ocio… ¡Nada, no hay NADA! Muevan sus glúteos de sus poltronas y salven la Atención Primaria.

Amparo Naranjo Álvaro
Médico de familia, C. S. Monterrozas. Delegada AMYTS de Prevención de Riesgos Laborales DANO

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x