CON FIRMA. “AMYTS es tu sindicato. Participa”, por Mónica Alloza

0
244 Monica Alloza 3x3 cm

Esta semana ha comenzado el proceso de renovación interna de cargos en AMYTS. Todos los afiliados están llamados a participar, tanto en las candidaturas como en las votaciones.

Reflexionaba en estos días sobre lo que significa participar y hasta dónde nos solemos implicar. Y lo extrapolaba a todos los procesos electorales: sindicales, locales, autonómicos, nacionales, europeos… Muchas veces nos contentamos con votar cada 4 años y nos parece que ahí acaba nuestra responsabilidad como demócratas. Después, hablamos en tercera persona de los órganos que nos representan, como si no fueran con nosotros, y les exigimos que cumplan y que se noten los cambios y las mejoras.

Sin embargo, yo creo que eso no es participar. O que no debería limitarse solamente a votar y exigir. Sería mucho más enriquecedor aprovechar los órganos de representación para presentar nuestras propuestas y trabajar activamente en dichos órganos.

Siempre he pensado que la queja de pasillo no soluciona nada, que hay que ir donde se cambian las cosas. ¿Y dónde se cambian? Pues en las asociaciones, en los sindicatos, en los partidos políticos, etc. Por eso animo a todos a participar en vuestro sindicato. No me agrada cuando un afiliado me dice “es que el sindicato no resuelve, no hace, no pelea”. No me agrada porque el sindicato no es un ente abstracto. El sindicato somos todos. Tú también.

Es cierto que los afiliados no pueden “quemarse a lo bonzo”, para eso estamos los delegados. Los delegados tenemos un escudo protector, un traje de superhéroe, que nos protege de las represalias por defender a nuestros compañeros. Eso lo recoge una ley muy importante, la de Libertad Sindical. Porque es fundamental que los trabajadores podamos sentarnos a hablar y negociar con la Administración o con las empresas y que podamos defendernos de los abusos. Abusos que, por desgracia, se producen a diario. Y es fundamental que quien da la cara por nosotros no lo haga arriesgando la piel, es decir, su puesto de trabajo.

Cualquier afiliado puede ser delegado sindical. Cualquier afiliado puede participar con sus ideas, con sus propuestas, con sus sugerencias, aunque no sea delegado sindical.

AMYTS nos representa a todos, todos somos AMYTS.

Para terminar, quiero usar unas palabras de Kennedy, traídas a nuestro terreno: “No te preguntes qué puede hacer tu sindicato por ti; pregúntate qué puedes hacer tú por tu sindicato”.

Mónica Alloza Planet
Especialista en Radiodiagnóstico, Hospital Universitario de Torrejón. Coordinadora de Delegados AMYTS.
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x