CON FIRMA. “Admiración por mis compañeros”, por Noemí García

0

Estimada redacción:

Me dirijo a ustedes para hacerles partícipes de la profunda emoción que he experimentado hoy. Sí, la emoción limpia que produce la admiración por mis compañeros del Hospital El Escorial en Madrid.

Si los todos médicos y todo el personal sanitario en España están haciendo milagros, les contaré la hazaña de los míos, porque desborda humanidad. Una médica del Hospital, la Dra. Carmen Truyols, tomó la iniciativa para comprar por eBay 5 bombas de infusión de segunda mano que permitieran manejar de manera segura a nuestros pacientes. Con el fin de financiar la compra, se hizo después una lista por chat para que se apuntaran los que quisieran contribuir.

Iban ya apuntadas 26 personas, médicos incluso residentes, dispuestos a pagar de su propio bolsillo la compra, cuando, conmovido el vendedor por este gesto, les ha devuelto el dinero y les ha regalado nada menos que 20 bombas de infusión y 8 trajes de ébola, además de decirles que “son unos ángeles y está feliz de ayudar”.

Ya ven, entre ángeles anda el juego. Fíjense que ya había dicho la doctora por el chat que se cerraba la lista y que no hacía falta seguir apuntándose, pero los compañeros, entre tanto ajetreo, apenas podían leer, y no dándose por enterados seguían apuntándose para colaborar con la causa. Ahora díganme si esto no es luz en la oscuridad.

Nuestro hospital es un hospital periférico que no dispone de UCI, y aún así sepan los ciudadanos de nuestra área lo que está peleando el personal sanitario por su seguridad, pelea que pasa por lograr trasladar a los pacientes que lo requieran, sean por COVID19 o por otras causas, al hospital de referencia que sí dispone de UCI, tal como se venía haciendo antes de la pandemia, o a algún centro que tenga UCI operativa. Algo que está siendo difícil por las actuales circunstancias, y contribuye a aumentar el estrés psicológico, la presión y la preocupación que lógicamente sufriría cualquier persona responsable y comprometida.

Por favor, que las autoridades los escuchen, que lo que piden no les entraña ningún beneficio personal. Aún ahí siguen, con entusiasmo, viendo cómo adaptar sus medios, su saber y su resistencia para atender a sus ingresados. Celebrando cada gesto, cada donación. Y de la población, siempre agradecidos por sus aplausos, pero además de aplaudir que no olviden, que no olviden este gesto de los compañeros entre otros muchos que no han trascendido.

Ánimo chicos, lo estáis haciendo mejor que bien.

Noemi García Miralles
Anatomía Patológica, Hospital El Escorial 

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x