CON FIRMA. “A propósito del hospital Isabel Zendal”, por Julián Ezquerra

5

Para iniciar este nuevo artículo recurro a una frase de Nikita Jruschov:

“Los políticos siempre hacen lo mismo: prometen construir un puente, aunque no haya río”.

Esto es el nuevo Hospital Isabel Zendal, un puente sin río. Un impresionante edificio, construido a mayor gloria de los políticos, levantado en tiempo récord, una rara excepción en la construcción pública.

Nace a la sombra de una pandemia que está suponiendo el mayor y más grave problema sanitario de los últimos 100 años. Una pandemia que quebró el sistema en su primera ola, sobrepasó su capacidad asistencial, puso al descubierto las deficiencias del sistema sanitario. Se desbordaron las capacidades de camas de agudos y las unidades de críticos. Se tuvo que intervenir desde la autoridad sanitaria para, bajo su mando único, poner a disposición del sistema toda la red asistencial, tanto pública como privada.

En esta primera fase de la pandemia se habilitó una instalación provisional, dotada de mas de 1.000 camas, a modo de “hospital de campaña”, donde se iban trasladando a los pacientes que ya estaban en la fase final de su periodo de hospitalización y que no requerían toda la estructura de un hospital tradicional. Hablamos del “Hospital de IFEMA”. Una solución rápida ante una crisis grave.

De aquella experiencia alguien quería sacar conclusiones y se decidió replicar el modelo con la idea de permanecer a futuro. Se puso en marcha la construcción del nuevo hospital Isabel Zendal. Un hospital a imagen del de IFEMA, no un hospital como los que conocemos. Una inversión millonaria que, si sometemos al concepto de “coste de oportunidad”, sacamos la conclusión de que cuando se optó entre invertir en ladrillo o reforzar el sistema sanitario con personal para atención primaria, hospitales, SUMMA 112 y salud pública, se optó por el ladrillo.

Bien, ya tenemos construido el edificio. Me niego a llamarlo hospital. Ahora vienen las dudas, las preguntas, las explicaciones. Tenemos un edificio que llenarán de camas, mobiliario, equipos, material sanitario, etc. Pero ¿quién lo utilizará? ¿De qué personal se dispone? La respuesta es sencilla: no tendrá personal propio, serán profesionales “prestados” por otros centros hospitalarios. Es decir, una redistribución de efectivos, nunca un incremento de personal. Veremos un aumento de 1.000 camas, un 7,5% mas de las actuales, pero no un aumento proporcional de profesionales para su atención. Todo un sinsentido.

Por otra parte, la última memoria publicada por el SERMAS, la del año 2018, pone de manifiesto que se dispone de un diferencial de 2088 camas entre las instaladas y las funcionantes. Es decir, se podrían poner en funcionamiento mas de 2.000 camas en los hospitales, el doble de la capacidad del nuevo hospital. Entonces, ¿cómo se justifica la construcción de este nuevo hospital? Creo que no hay justificación racional, no hay base desde la perspectiva de la gestión, no parece nada eficiente.

Una vez construido, llegados a este punto, hay que dotarlo de personal. Es cierto que será un centro de usos múltiples, con finalidad asistencial flexible, que se adapte a las necesidades de cada momento. Por ello, no estando garantizado que esté en uso permanente sino solo en situaciones excepcionales, parece lógico que el personal no sea fijo. No me gusta esta idea, creo que, ya que está, habría que darle uso continuado, no se bien para qué, pero gastar semejante cantidad de dinero público para “decoración” de Valdebebas me parece impresentable.

La Consejería ha decidido llenar este hospital con personal prestado, cedido por los otros hospitales. A coste cero, sin suplir a los que se marchan, mermando aún mas las ya ajustadas plantillas de los hospitales. Dicen que irán voluntarios y, si no hay los suficientes, se trasladará forzosamente a los que denominan “contratos COVID”. Su teoría es que se contrataron miles de profesionales para atender a pacientes COVID durante la primera ola de la pandemia. Nada mas lejos de la realidad, pues estos contratos se han utilizado para cobertura de bajas, permisos, ausencias varias, carencias crónicas de personal, para “mejorar” contratos a tiempo parcial, contratos de investigadores, etc. Se hacen trampas y se las creen. Utilizarán el RDL 29/2020, que permite la movilidad forzosa del personal sanitario, acordada por el Gobierno de España, y lo hará un gobierno de color político igual del que votó en contra de esta en su trámite de convalidación en el Congreso. Congruencia política que se dice. En fin, que de los políticos no espero ni una buena obra ni una buena acción.

Demos tiempo al tiempo. En breve veremos la inauguración a mayor gloria del gobierno de turno, el traslado de los primeros pacientes, las imágenes de profesionales perfectamente equipados, el primer crítico en la UCI, lo mismo otra retransmisión de una traqueotomía in situ a mayor gloria de cierto ORL, la primera alta entre los aplausos de pacientes y personal, el primer izado de bandera con toque de himno o el primer “resistiré”. Pero no veremos el sufrimiento de los profesionales escasos de los centros hospitalarios y los pacientes esperando en listas de espera. Y espero que esta vez, tal y como han dicho, no se lleve a ningún profesional de Atención Primaria a este nuevo centro, que no vuelvan a destrozar este nivel asistencial como en la primera ola. Y lo mismo digo para el SUMMA 112.

Julián Ezquerra Gadea
Médico de familia, CS Las Rozas – El Abajón. Secretario General de AMYTS

Compartir:

5 comentarios

  1. El autor omite, no sé si por desconocimiento o de manera interesada, que el beneficio que ofrece el nuevo hospital es principalmente su diseño orientado a este tipo de pacientes infecciosos, por los espacios y los circuitos diferenciados. Dicho de otro modo, para el Covid (que no olvidemos, aunque llegue la vacuna parece que seguirá para siempre, como la gripe, gripe A, etc…) no son igual de efectivas las instalaciones de un hospital normal que de uno orientado a este tipo de enfermedades. No hay más efectivos, si, desvestimos a un santo para vestir a otro…bueno, desvestimos a uno para vestir a otro con mejores galas.
    Esto es algo que no termina de entrar en la cabeza a muchos, pero esto ha venido para quedarse, y unas instalaciones dedicadas se van a demostrar esenciales.
    Saludos

    • Eso es cierto. Sin duda. Pero también lo es que un hospital, o cualquier otra organización necesita personal para ejercer sus funciones. Sin personal será una cáscara vacía. De acuerdo que en toda crisis habrá una parte de personal reclutado ad hoc igual que en las guerras, pero también que tiene que haber un núcleo permanente sobre el que construir

  2. A ver si se dan cuenta, pero TODOS y no solo los politicos de los que no podemos esperar nada cuando nada tenemos ni hemos tenido con ellos. Primero: existe la EXTRAHOSPITALARIA llamado SUMMA 112 en la CAM. Segundo: somos las tiritas que usan en una operación abierta de escotadura yugular a pubis. Pero NADIE y sí digo NADIE se da cuenta de esto.

    • La vergüenza de la derecha y de aguirre es esto, ahora se lo darán para que lo gestione alguna empresa de esas , como las residencias de ancianos, y los madrileños continuamos votando corrupción, me da mucha pena

    • Con tantos millones como ha costado, una barbaridad! que no comprendo cómo se ha permitido, bien se podía haber contratado personal sanitario para todo el resto de hospitales que están necesitando ayuda urgente de todo tipo, ya que, aparte del Covid, no hay atención a las personas que tienen otras patologias. Es algo inaudito que se haya permitido la construcción de ese hospital.

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x