Comunicado de AMYTS elaborado por el área de Médicos Jóvenes en relación con el Cambio Climático.

0

El cambio climático y la contaminación ambiental suponen uno de los grandes problemas de la humanidad. Necesitamos ser conscientes de ello. Son demasiadas las pruebas científicas que señalan a nuestros modelos de producción y consumo como un riesgo para el ecosistema y para muchas especies, entre ellas la nuestra. El cambio climático y la contaminación ya cuentan como una de las principales causas de pérdida de salud y de años de vida. Y se prevé que su impronta sea mucho mayor en el futuro próximo.

La Organización mundial de la Salud lanza datos preocupantes sobre la repercusión en la salud de estos fenómenos. A la contaminación ambientan se le atribuyen un total de 7 millones de muertes en 2016. Es un factor de riesgo muy relevante para las principales causas de mortalidad. Hasta un 25 % de las muertes por enfermedad cardiovascular y un 29% de las muertes por cáncer de pulmón se atribuyen a la influencia de la contaminación.

Resulta complejo cuantificar la carga en salud del cambio climático y no parece ser menor que los principales factores de riesgo. No obstante, mientras reducimos el impacto de éstos, los riesgos para la salud del cambio climático parecen aumentar. En los próximos años, debido al cambio climático, se estima un aumento en la pérdida de salud por problemas con el agua, malnutrición, desastres naturales y enfermedades infecciosas transmitidas por vectores (como la malaria). Este impacto será más relevante en países con ingresos bajos, pero ya estamos viendo casos de enfermedades nuevas en nuestro entorno relacionadas con ese cambio (dengue, Crimea-Congo).

El cambio climático y la contaminación ambiental suponen un riesgo para la salud.

Nuestro deber como trabajadores sanitarios es mantener y promocionar la salud. No se acaba nuestra labor al salir del centro en el que trabajemos. Es importante tomar la incitativa a la hora de impulsar acciones que promuevan una mejora en la salud y señalar aquellas que actúan en detrimento de ella.

Es por ello que el 27 de septiembre los médicos jóvenes se sumarán a la Huelga Mundial por el Cambio Climático. Son más de 300 las asociaciones que apoyan esta iniciativa, AMYTS y su sección de residentes se encuentra entre ellas. Las movilizaciones tienen como objetivo ejercer presión sobre los gobiernos para que se reduzca el impacto del cambio climático y de la contaminación ambiental y que nos lleve a un futuro respetuoso con el ecosistema y sin ambientes nocivos para la salud.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x