CESM reclama un criterio único en el SNS sobre jornada que tenga en cuenta la especificidad de los médicos

0

Desde que el Gobierno de Mariano Rajoy anunciara en el último Consejo de Ministros de 2011 el incremento de la jornada semanal de todos los empleados públicos de 35 a 37,5 horas como parte de las medidas para atajar el déficit, su aplicación en el SNS ha sido un foco permanente -y cada vez más álgido- de tensión entre las administraciones autonómicas y los trabajadores. DIARIO MÉDICO (DM)recuerda que a la huelga convocada en Aragón, se unen los encierros sindicales y protestas en Asturias; las amenazas de paro que ya esgrimen Extremadura, Canarias, las dos Castillas y Andalucía; los recursos judiciales contra la medida presentados en varias autonomías, y el descontento que la aplicación efectiva de la medida ha provocado en la mayoría.

Como norma general, la Administración ve en la nueva jornada una ocasión para incrementar la actividad asistencial de sus centros retribuyéndola como jornada ordinaria, al tiempo que recorta peonadas y personal eventual, y los sindicatos reclaman que la aplicación de las 37,5 horas tenga en cuenta la especificidad del sector sanitario y no se traduzca en una merma adicional de salarios. Las directivas de los principales sindicatos achacan este caos a la ausencia de un criterio autonómico unívoco y coinciden en lo esencial: urge fijar unas bases mínimas que respeten las peculiaridades regionales y tengan en cuenta las necesidades asistenciales. El mecanismo para arbitrar esos criterios varía.

CESMpide un grupo de trabajo específico liderado por Sanidad sobre modalidad contractual y jornada de trabajo. En declaraciones a DM, Francisco Miralles, secretario general de CESM, matiza que esos criterios, además de ser homogéneos, deberían fijarse por separado en el caso de los facultativos. “La ley española y la europea establecen que la jornada máxima del médico puede llegar hasta las 48 horas, y ahora nos vemos inmersos en un conflicto provocado por un horario que está pensado para Función Pública, porque la Administración sigue sin enterarse de nuestra especificidad. Dicho esto, el mejor modelo, el único viable, es el que se pacte en cada centro de trabajo, porque nadie mejor que los profesionales para dilucidar cómo se organiza su trabajo y, por ende, su jornada laboral”.

Fuentes: DIARIO MÉDICO, 13-09-2012

 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x