CESM denuncia que las retribuciones han bajado entre un 25 y 30% desde 2010

0

Los facultativos somos los “chivos expiatorios” de una crisis económica en la que no tenemos responsabilidad

Avisa a Mato de que irá a los a tribunales si no covoca la Mesa Estatal de Sanidad

 

A continuación se ofrecen las líneas generales de la rueda de prensa que ha dado hoy la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), centrada en los duros e injustos recortes que están sufriendo los facultativos españoles y en las consecuencias de los ajustes indiscriminados en la calidad del servicio público:

 

Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Madrid, Cantabria, Murcia, Extremadura… Apenas queda alguna comunidad autónoma cuyos políticos no hayan metido ya a fondo la tijera. Y siguen en ello ahora, con perspectivas de continuar haciéndolo en el futuro inmediato.

 Los médicos somos los profesionales de la Sanidad más perjudicados. A la disminución salarial de 2010 (en nuestro caso superior al 7%) y la congelación decretada desde entonces, hay que sumar los nuevos recortes retributivos que se están acometiendo estos días en comunidades como Cataluña y Andalucía, el aumento de jornada y consiguiente reducción de guardias, el recorte hasta en un 50% del plus de carrera profesional y otros complementos variables, la penalización económica por ponerse enfermo… Además de una reciente subida del IRPF que, por ser muy progresiva, penalizará en especial las nóminas de los facultativos.

El resultado de todo ello es que las retribuciones de los médicos han bajado entre un 25 y 30% desde 2010.

No puede extrañar, en consecuencia, que esté aumentando el número de médicos que optan por irse a trabajar a otro país. Si en 2011 salieron de España  1.164 profesionales (418 más que en 2010), todo parece indicar que la fuga de capital humano será significativamente mayor este año. No en vano, datos recientes ponen de relieve que la mitad de los estudiantes, y uno de cada cuatro recién titulados, tienen la emigración por horizonte.

¿Y LA CALIDAD ASISTENCIAL?

Por lo demás, hay un continuo goteo de medidas que sin duda han de traducirse en un deterioro de la calidad asistencial. He aquí algunos casos:

  • En Cataluña los gerentes de hospitales han ordenado avanzar altas y restringir pruebas e ingresos
  • En Navarra se quiere ahorrar en concursos públicos y suministros
  • En Canarias los hospitales ya no operan por las tardes, mientras que en Baleares la actividad se ha reducido al mínimo
  • El Instituto Catalán de la Salud no garantiza la estabilidad de la plantilla a partir de este año
  • En Baleares se han suspendido de forma definitiva las guardias localizadas en Cirugía y Traumatología
  • En Andalucía algunos hospitales han reducido las consultas de tarde (en el “Puerta del Mar”) y otros (el Clínico) han recortado la plantilla.
  • En Valencia se ha procedido a cerrar camas y el sindicato médico se ha visto obligado a hacer un llamamiento a la sociedad civil para denunciar los problemas asistenciales que se esperan tras un reciente decreto-ley con recortes especialmente drásticos.
  • En Castilla y León, CESM ha denunciado cierre de consultas y recorte de plantillas en el Hospital General de Segovia
  • Paralelamente, algunas comunidades autónomas han decidido adelantar la jubilación a los 65 años (los médicos nos hemos venido retirando hasta ahora a 70), perdiendo con ello sus servicios de salud a muchos profesionales valiosos que podrían seguir trabajando en plenitud de facultades a la par que transfieren su experiencia a los más jóvenes.
  • A ello se suma que amortización de plazas (por la vía de reemplazar sólo a 1 de cada diez médicos que se jubilan) se está ya traduciendo en escasez de plantilla para hacer frente en condiciones óptimas a la demanda asistencial. Y tampoco se contratan sustitutos para reemplazar a quien se van de vacaciones, motivo por el cual este verano pueden darse casos de auténtica penuria de profesionales en los hospitales y centros de salud.

 Lo anterior sólo es un bosquejo de la situación actual. Diríamos que bastan unas cuantas pinceladas, como las expuestas hasta aquí, para hacerse una idea de que no se están haciendo bien las cosas.

 
 EXPROPIACIÓN DE LA CONDICIÓN DE FUNCIONARIOS A 7000 MÉDICOS

 Mucho nos tememos que el recorte en un 10% del presupuesto sanitario, establecido en el RDL 16/2012 sobre medidas urgentes para la sostenibilidad de la sanidad pública (aprobado en abril), puede tener como efecto diezmar la calidad de la atención que reciben los pacientes.

Por cierto, que esta norma contiene también una disposición (la decimosexta) que expropia de la condición de funcionarios a unos 7.000 médicos titulares y de cupo y zona. Esto es una expropiación de derechos que resulta tan lesiva como la importante mengua que están experimentando los ingresos del resto de compañeros.

LO QUE TENEMOS QUE DECIR: PROPUESTAS

Entregados normalmente al trabajo absorbente de cuidar a quienes más lo necesitan (los enfermos), puede da la impresión de que los médicos españoles optamos por mantenerse callados sobre lo que está ocurriendo. Y no es así. La CESM tiene como principal misión pulsar el sentir de la profesión, que es de queja en la misma medida que abierto a entrar en un debate abierto y constructivo para salvaguardar la calidad de nuestro sistema sanitario público.

En consecuencia, y dado que somos la organización mayoritaria en el sector (en las últimas elecciones sindicales 9 de cada 10 facultativos nos respaldaron), creemos ser fieles a la generalidad de los médicos en los puntos de análisis y propuestas que a continuación pasamos a resumir:

– Ajustes consensuados. Los recortes, sean cuales sean, deben consensuarse en el Consejo Interterritorial del SNS y aplicarse de forma homogénea en los 17 servicios autonómicos de salud.

– Conocer el déficit antes de aplicar la tijera. Nadie ha dado hasta hora la cifra exacta déficit sanitario. Primero se dijo que rondaba los 13.000 millones de euros, luego el PP lo elevó a 15.000 y hace sólo unos días el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que también entiende mucho de estas cosas, lo ha situado en 18.000 millones. Pues bien, el criterio de CESM es que primero hay que conocer el dato exacto de deuda, y después actuar en consecuencia. No antes.

– Un buen sistema, y barato. La medicina pública española tiene un gran predicamento en el mundo y su coste es comparativamente mucho menor que en los países con los que habitualmente nos comparamos. De hecho el porcentaje de PIB sigue dos puntos por debajo de lo que se dedica al sector en la UE-15. Y lo cierto es que si eso es así, se debe a la entrega de los profesionales, por un lado, y por otro a que las retribuciones de los facultativos españoles palidecen cuando se contrastan con las de otros colegas europeos.

– La relación médico-paciente y la calidad asistencial son para nosotros conceptos sagrados, y cualquier medida que los mine, siquiera de lejos nos resultará inaceptable.

– Los médicos pueden optimizar el gasto. La Sanidad es un servicio social cualificado donde más que de ahorro, habría que hablar optimización del gasto (sin que sea contradictorio, aunque no necesariamente compatible). Y para ello hay que contar con el médico, por cuyas manos pasan el 80% de las decisiones asistenciales. Cualquier empresa de vanguardia –y la Sanidad siempre lo será- sabe que su mejor activo es el personal. Si eso es así, ¿por qué e margina a los médicos a la hora de plantear ajustes? Mejor dicho: ¿por qué nos llevamos por ahora la peor parte en el reparto de sacrificios?

– Gestión clínica. El punto anterior tiene alternativa muy concreta: potenciar la participación del médico en la administración de los centros. Por competencia y responsabilidad, nos corresponde liderar la gestión clínica de los mismos.

 – Pacto de Estado. Urgimos al actual Gobierno a que lleve a efecto su promesa de alcanzar un buen pacto en Sanidad que sea en verdad de alcance estatal y aleje la sombra de la demagogia y el partidismo que tanto perjudican a lo que se trata de un bien común de primerísima necesidad. Los objetivos inexcusables son:

 a) dotar al sistema de unos presupuestos reales y finalistas

 b) un órgano de gobierno que vertebre a los 17 servicios autonómicos de salud. Este papel le corresponde por ley al Consejo Interterritorial, pero huelga decir que no lo ha cumplido.

 c) una cartera de servicios definida y respetuosa con los principios de equidad, universalidad y solidaridad

 d) una política de personal que ponga freno a la creciente disparidad en condiciones laborales según la comunidad autónoma en la que trabajemos, y que se muestre a su vez capaz de planificar las necesidades de especialistas en el futuro.

 e) incrementar la productividad y eficiencia del SNS mediante un plan estructural de reformas que contemple la reducción al mínimo de la burocracia

 f) desarrollar la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS) y cambiar el modelo retributivo de los médicos para que deje de ser cuasi funcionarial y vincule buena parte de los salarios con los resultados y la calidad.

 

Ver ecos en prensa

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x