Carta abierta de Javier López de la Morena, fundador de AMYTS, al Sr. Presidente de la Comunidad de Madrid

0

Reproducimos a continuación unan carta abierta de Javier López de la Morena, intensivista del Ramón y Cajal, al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González:

 

Sr. Presidente:

Desde que anunció su Plan de medidas para la garantía de la sostenibilidad del sistema público madrileño, una gran parte de la población  ha contestado a su proyecto con protestas, recogidas de firmas, etc. Si el análisis que usted plantea se reduce a considerarlo como una pataleta de la izquierda, flaco favor le está haciendo a su partido y, lo que es peor a sus electores. Mire usted Sr. González, las medidas tomadas por su gobierno llevan implícitas un cambio de modelo sanitario radical, con una entrega al sector privado de áreas muy sensibles de la sanidad que trascienden el mero hecho de la asistencia y van a repercutir muy negativamente en la sociedad a la que ustedes pretenden defender.

Sin estar en contra de la reforma de nuestro sistema sanitario, pendiente de una profunda revisión para corregir sus múltiples zonas de ineficiencia, si creo que para introducir los cambios que se pretende en el referido Plan, se debe plantear un riguroso estudio comparativo entre la situación del modelo actual y el proyecto que se plantea. No sirve el hecho de presentar unas cifras de eficiencia que nadie sabe de dónde han salido y que solo sirven para crear confusión en la mayoría y/o beneplácito en los adictos, pero que dicen muy poco del rigor que deberían tener estas trascendentales propuestas. Y es que, con una presentación tan ambigua de las maldades de lo público y las maravillosas bondades de lo privado, lo que parece trascender es una transformación interesada del sector público a grupos empresariales privados que no han logrado equilibrar sus cuentas de resultados en los hospitales abiertos hace 4 años por su predecesora Dña. Esperanza Aguirre, y que ahora se le quiere entregar como compensación. ¿Seguirá el Hospital Puerta de Hierro el mismo camino?

Pero, no contentos con esta deriva, se propone como la penúltima de las genialidades convertir un hospital universitario de reconocido prestigio en un centro de drenaje de patologías del anciano, naturalmente dirigido a derivar a estos costosos pacientes de los centros antes mencionados.

Nunca antes se había producido un rechazo tan generalizado de todos los sectores sanitarios como el concitado por su “maravilloso” Plan, a pesar de los patéticos esfuerzos que están realizando personas de su gobierno para hacer creer a la población (con falsas verdades) que no va a variar la calidad de su asistencia, además de ser muy bueno para ellos el estupendo copago al que se verán sometidos.  

No se puede afirmar, sin un riguroso estudio comparativo que atienda a las complejidades derivadas de la atención médica, que unos hospitales son más baratos que otros pero aún es más osado afirmar que todo lo público encarece cualquier proceso médico. Llevado a términos absolutos el coste del sistema de salud español representa el 9,6% del PIB, mientras que en Estados Unidos supone el 17,6% (según la OCDE), se gasta menos que Francia (11,6%), Alemania (11,6%) o Suiza (11,4%). No creo que el cambio que usted propone vaya a reducir más estos buenos resultados sin que afecte de manera importante a la calidad de la asistencia.

No deberíamos olvidar que gracias al sector público con su importante labor docente e investigadora, ha sido posible construir un SNS modélico referente mundial en muchos casos, que antepone siempre los intereses de los pacientes e intenta aplicar con el máximo rigor los conocimientos científicos y que ha dado a la sociedad madrileña un servicio de calidad difícil de mantener con las reformas que se proponen en el citado Plan. 

Finalmente espero que estas reflexiones, junto con las múltiples llamadas a la cordura desde los diferentes ámbitos de la comunidad sanitaria: universidades, colegios profesionales, hospitales, atención primaria, SUMMA 112, médicos y titulados superiores sanitarios (incluidos algunos gestores), enfermeras, administrativos, auxiliares, celadores, personal de oficios, etc., y gran cantidad de personas que han pasado por nuestros centros (enfermos, familiares, inmigrantes, etc.), le hagan meditar y reconsiderar tan drásticas medidas. Tal vez sería más operativo realizar una profunda reforma del Sistema Nacional de Salud para eliminar las inequidades, controlar y ajustar el gasto y racionalizar la prestación con mayor educación ciudadana.

No quisiera despedirme sin mandarle una meditada sugerencia, e incluso una modesta súplica: retire su “Plan de medidas…” y siéntese a estudiar, junto a todos los profesionales implicados, un proyecto sanitario para Madrid que pueda ser extrapolado al resto de España y que genere un consenso similar al conseguido en los albores de nuestra joven democracia. No debería usted dar pie a que alguien recordara aquella frase de uno de los personajes más importantes de su partido, que en una ocasión política de calado le espetó, a un supuesto pariente suyo, aquella famosa frase de ¡¡Váyase Sr. González!!

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x