Carrera profesional: CESM apuesta por recuperar la filosofía del Estatuto Marco y primar el desarrollo profesional en los criterios de evaluación

0

Se conoce como ‘carrera profesional’ a las remuneraciones que obtiene el médico dentro de la jornada ordinaria en base a sus méritos y al tiempo de ejercicio, por lo que la retribución es variable entre unos profesionales y otros en función de su esfuerzo individual y del nivel en el que se encuentren. Hasta aquí la teoría, pero ¿qué pasa en la práctica? “La situación actual es que está paralizada en un gran número de comunidades autónomas; en otras, las cantidades que se abonan han sufrido un recorte importante; y en otras, aunque no está suspendida, no se están convocando los tramos”, afirma Francisco Miralles, secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en declaraciones a REVISTA MÉDICA.

La carrera profesional aparece recogida en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) de 2003 y se puso en marcha en la mayoría de las comunidades entre los años 2005 y 2007. No obstante, según Miralles, el ansia de cada autonomía por superar a las demás condujo a un planteamiento reduccionista y la carrera profesional se convirtió en un concepto retributivo que respondía, casi exclusivamente, a criterios de antigüedad. “Esa confusión desvirtuó la carrera. Lo que plantea CESM es que se vuelva a reactivar, que recupere su filosofía y que se ponga en su contexto: debe retribuir al profesional que acumula mejoras a lo largo de su ejercicio profesional”, señala su secretario general.

En el mismo sentido explica Miralles para DAIRIO MÉDICO (DM) la situación de la carrera profesional: El encuadramiento previo en los niveles basándose sólo en criterios de antigüedad y la paralización de los modelos antes de que las nuevas incorporaciones (y el ascenso de niveles) se rigiera por los criterios de evaluación acordados en cada autonomía han diluido la filosofía de fondo que alentaba en el Estatuto Marco: “La idea era primar el desarrollo profesional individual del médico, entendido como un progreso personal, pero también como un compromiso con la organización, y urge recuperar ese principio y ligar la retribución a resultados concretos”.

Si hay un punto de coincidencia entre facultativos, Administración y expertos consultados por DM es que hay que aprovechar la oportunidad de cambio que subyace en toda crisis para repensar el concepto de carrera. Agustín Gutiérrez, secretario general del Sindicato Médico de Euskadi en Guipúzcoa, pone sobre la mesa “la discrepancia de fondo existente en la mayoría de las autonomías sobre qué méritos deben valorarse y cómo. Los criterios pactados en los modelos pecan de excesivamente productivistas (ligados a la eficiencia económica) y cientifistas, en el sentido de acumular méritos investigadores o docentes, que es factible reunir en un gran hospital, pero no tanto en uno pequeño o en un centro de salud”. En la misma línea, Vicente Matas, vocal nacional de Primaria Urbana de la OMC, se queja de “la injusticia de unos criterios de baremación generales y muy teóricos, que, en el caso de primaria, con su enorme presión asistencial, es poco menos que ilusorio cumplir”.

En ese repensar la forma de evaluar al médico, Lorenzo Arracó, secretario de Finanzas de CESM, alerta de “la tentación de los directores de Personal de convertir en variable un complemento que, por su condición de personal, no puede serlo. Obviamente, se puede pagar a cada médico de forma diferente según su rendimiento, pero no hacer depender el pago de un complemento ligado a la persona de la consecución de unos objetivos genéricos del sistema”.

Resino cree que el replanteamiento del modelo debe hacerse entre las direcciones autonómicas de Personal, y Miralles aboga por que emane del nuevo Foro Profesional que constituirán médicos y Ministerio, y que luego sea refrendado por el Interterritorial

Mercedes Ortín (CESM): “Un elemento que incentive en positivo”

En una tribuna publicada por DIARIO MÉDICO, Mercedes Ortín Ferrer, secretaria nacional deAcción Sindical de CESM, también aboga por un modelo que premie el buen desempeño profesional, mediante el cumplimiento de objetivos factibles, e insta a las autonomías a respetar la retribución asociada a la carrera. Ortín Ferrer recuerda que la Administración debe facilitar a sus profesionales este derecho, intentando que converjan los intereses de los médicos con sus propios intereses, que son también los intereses de los ciudadanos; e insta al Ministerio a que ejerza su labor de coordinación y homogeneización, para que en los procesos de traslado la comunidad de destino reconozca el nivel consolidado en la plaza de origen. Esto no se reconoce en la actualidad y con ello se vulnera el derecho de los profesionales a avanzar en su carrera en los términos de igualdad que consagra nuestra Constitución.

El SNS veta el acceso al 17% de los médicos, por el RDL 8/2010

Según destaca DIARIO MÉDICO, el 17 por ciento de los médicos del Sistema Nacional de Salud (SNS) con derecho a cobrar la carrera profesional (estatutarios fijos y con, al menos, cinco años de antigüedad) no perciben ni un euro por este mecanismo de desarrollo profesional. El Real Decreto-ley 8/2010 de contención del gasto público se tradujo en un recorte (mayor o menor) del complemento de carrera en todo el SNS y en la paralización de todos los modelos autonómicos, salvo el de Navarra, que se rige por una ley foral propia (la 11/99). Según los datos recabados por este diario en consejerías y sindicatos médicos, 15.715 de los 94.522 médicos que tienen derecho a la carrera en las 17 autonomías, no la tienen reconocida. Sólo Cataluña, Aragón y Navarra se la pagan a todos los facultativos que les corresponde (…). En el otro extremo se sitúan Andalucía y Madrid, donde sus respectivos sindicatos cifran en 2.600 los médicos que no cobran la carrera teniendo derecho a ella.No obstante, Armando Resino, director de Recursos Humanos de Madrid, matiza que “es muy difícil, por no decir imposible, dar una cifra, ni exacta, ni aproximada, porque los movimientos de plantilla habidos en Madrid en el último año nos obligarían a actualizar los datos hospital por hospital”.

Fuentes: REVISTA MÉDICA, 12-05-2014; DIARIO MÉDICO, 12-05-2014 (pág. 3 de la edición impresa)

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x