EXPERIENCIAS. “Y a mi familia, ¿quién la humaniza?”

0

EXPERIENCIA: “Señor Consejero: y a mi familia, ¿quién la humaniza?”

Soy médico de familia, y me gustaría poder aclarar algunas dudas e irregularidades que veo pasan en la Bolsa de Contratación y por las que me siento injustamente perjudicada.

Estudié Medicina en una universidad madrileña, y preparé durante 2 años el examen MIR para especialidades, al 3er año decidí presentarme al examen MIR para Médico de Familia y aprobé, y desde el primer momento me alegré de haber cogido familia. Al finalizar me dieron un Certificado con una calificación de Excelente.

Desde entonces he trabajado como médico de atención primaria en La Comunidad de Madrid. He sido la eterna suplente, mis contratos de menos de un mes ( de 1,2,5,10 días) suman más de 1.000 días trabajados, con la implicación que eso tiene para mi cotización, para mi puntuación en la vida laboral (no figuran los festivos ni los fines de semana de todos esos años), para el disfrute de vacaciones…

Mi contacto con la Bolsa de Contratación ha sido escaso y penoso:

  • Primer contacto ( año 2006): después de la oposición del 2005 fue la primera vez que me llamaron por Bolsa:
    — “…te llamamos para ofrecerte una plaza en Z… ¿ Dónde estás trabajando ahora? ”
    — Hola, yo ahora estoy en Y.
    — (Silencio)… ¿En Y?
    — Sí
    — “…Ah, es que no le estamos dando nada a alguien que esté en otra Área…”Fin de la llamada: no supe qué decir, no sabía cómo funcionaba la bolsa.
  • Segundo contacto (indirecto): fue una compañera de residencia la que fue a Bolsa para saber cómo estaba y porqué no nos llamaban, me dijo: “ he visto que estás penalizada un año por rechazo de contrato”. ¿ Por rechazo de contrato? Si no he rechazado nunca nada, sólo me han llamado para ofrecerme los de Y. (???). Tampoco supe qué decir.Así fueron pasando los años: 3 días en A, 4 en B, 13 en Y… Lo que fuera. El día que era festivo en A estaba en B y al revés, no tenía moscosos ni vacaciones… Para irme unos días de vacaciones con mi familia, me pasaba el mes anterior entero doblando para compensar económicamente los días de vacaciones en los que no iba a cobrar.
  • Tercer contacto: En 2011 llamé a Bolsa para preguntar qué puntuación tenía y si faltaba mucho para que hubiera alguna oportunidad. Me dijeron: “Figuras contratada en Bolsa por el Área. NUNCA he trabajado en ese Área X, dije. Ni siquiera una suplencia de un día. ¿Cuánto tiempo llevaría yo cerrada en Bolsa por el Área X? ¿Quién me cerró? Ni idea.
  • Cuarto contacto (2012): me llamaron y me ofrecieron una reducción de jornada en turno de tarde de 17h a 21h en L ( vivo en Madrid). Pregunté:
    — “¿Cuánto me van a pagar?” (nunca había trabajado media jornada)
    — “Eso no lo sabemos”
    — “Es que es importante, porque si me voy a gastar en gasolina y en … (la persona que va a cuidar a mis hijos hasta las 22h de la noche que llegue de L), no me va a compensar”
    — “Usted dice que quiere trabajar en esa área”
    — “Sí, sí, estoy trabajando en el Área T, no tengo inconveniente. Pero me gustaría saber si entre lo que me voy a gastar en gasolina y en contratar a una señora que cuide a mis 3 hijos hasta las 22h de la noche que vuelva de L, igual no me compensa ni económicamente …”
    — “¿Lo quiere o no lo quiere? Porque si no lo quiere …”
    — “Sí, sí, claro que lo quiero”

Al día siguiente me volvieron a llamar de Bolsa y me ofrecieron una jornada completa, en turno de tarde, en la DA β, donde trabajé desde Octubre de 2012 hasta hace unos meses. Hasta entonces pensé que las asignaciones por Bolsa eran justas por antigüedad y méritos, que si no me llamaban era porque no tenía la puntuación necesaria. Habían pasado ocho años desde que acabé el MIR hasta que conseguí mi primera plaza por Bolsa. Cuando llegué a la DA β me dí de bruces con la realidad. Había compañeros mucho más jóvenes que yo que llevaban trabajando en ese centro desde hacía años. No creo que tuvieran más puntos que yo el día que empezaron en el centro. Desde la última recolocación trabajo en S en turno de tarde.

Hasta aquí mi trayectoria profesional.

Tuve la suerte de ser madre muy joven, porque si hubiera esperado a tener cierta estabilidad laboral probablemente a día de hoy no habría tenido hijos. Mi primer hijo nació cuando yo no había terminado la carrera, y con todo la terminé. Mi segundo hijo nació poco antes de iniciar mi periodo de formación como residente de Medicina de Familia; no pedí baja maternal. Me incorporé y no falté a mi formación ni un solo día en los tres años. ¡Cómo me iba a perder mi formación como residente!

Mi tercera hija nació cuando ya trabajaba haciendo mis primeras suplencias. No tuve derecho a baja maternal, mis contratos de días sueltos no me lo permitieron; estuve cuatro meses sin hacer suplencias, cuidando a mi hija recién nacida y de paso a mis otros dos hijos. A finales de junio empecé de nuevo a hacer suplencias de verano.

Durante los primeros años de mi vida profesional he tenido que lidiar para conciliar, en la medida de lo posible, mi vida familiar con la profesional. Ha sido siempre difícil, pero siempre he pensado que si no tenía puntuación suficiente no tenía derecho a reclamar nada. Durante los años que estuve como suplente, algunos meses me tocaba algo bueno (de mañana), otros no.

Cuando empecé en la DA β, mis compañeros tenían “deslizantes”. Yo fui la última en llegar y no conseguí tener un deslizante hasta un mes antes de cesar. Tuve la oportunidad de disfrutar de turno deslizante un mes. Y mis hijos también.

Mis padres no viven en Madrid, y mi suegra tenía a su cargo a un hermano disminuido psíquico, así que mis hijos han estado siempre a cargo de una cuidadora: algunas veces mejor, otras peor. Entre meriendas, parque y ducha pasaba la tarde. Mi marido tenía jornadas de trabajo muy largas, cuando no tenía viajes de trabajo al extranjero.

Ahora mi hijo mayor tiene 20 años; no ha acabado Bachillerato, ha dejado de estudiar, y trabaja de camarero en un restaurante. Ya no vive en casa ( probablemente se ha cansado de ser el cuidador de sus hermanos, ocupando un rol que no le corresponde). Los dos pequeños están solos por las tardes en casa, son “niños llave”. Ya no sirve la cuidadora, tienen deberes, trabajos que hacer, actividades extraescolares, etc, que una cuidadora no va a solucionar. Toda la vida haciendo Prevención y Promoción de la Salud… ¡Qué ironía!

Después de la recolocación provisional (que iba a ser de dos meses y ya llevamos cuatro) están ofreciendo por Bolsa plazas en las que es posible deslizar. Yo conozco las de la DA β, que es mi centro de referencia , pero tengo constancia de que hay más. Hubo gente que fue recolocada después de los traslados en plazas que no estaban implicadas en el proceso, tuvieron opción de quedarse donde estaban o de elegir por puntuación una de las plaza que se ofertaron. Otros tuvimos que ir a una elección, en la que no figuraban todas las plazas vacantes. Si actualmente se están ofreciendo plazas a personas con muy baja puntuación (20 puntos; yo tengo 51,84 puntos) me gustaría poder optar a ellas. Llevo 16 años trabajando, mis hijos entrando en plena adolescencia, es fácil de entender. Incluso una comisión de servicios donde pueda haber un día deslizante sería mejor que trabajar 5 tardes a la semana.

Necesito poder conciliar mi vida laboral con la familiar , aunque solo sea un día a la semana. Creo que ahora ya lo merezco, tengo los puntos y la experiencia suficientes para que esto ocurra, ya que mi familia me necesita más que nunca. La infancia tiene su particularidad, pero la adolescencia tiene implicaciones muy importantes para su futuro.

Les agradezco su atención y me gustaría que alguien respondiera a mis preguntas y que se tuviera en consideración la petición que les hago. Me gustaría que las personas que están en mi misma situación de antigüedad tengamos la posibilidad de optar a plazas que implican una mejora para poder conciliar nuestra vida familiar y profesional. He hablado con Bolsa, me han dicho que durante unos años hubo muchas irregularidades; ya no se puede volver hacia atrás, pero sería posible que a día de hoy, antes de dar una plaza a una persona con poquísimos puntos, tuvierais una “bolsa” con personas a las que les gustaría poder mejorar sus condiciones laborales. Dado que nuestros contratos finalizan el 31 de Marzo de 2016, pediría que tuvieráis en cuenta estas consideraciones a la hora de renovar los contratos.

En esta última oposición, se dijo que se iba a sacar una Bolsa Preferente en función de las notas. Yo estudié, preparé el examen, no disfruté de mis vacaciones de verano porque me las pasé encerrada estudiando (dado que el examen fue en septiembre)… Y ni siquiera ha salido una lista de notas, ni siquiera puedo saber en qué lugar me quedé. Me gustaría saber por qué no se publicó una lista oficial con nuestras notas de examen y porqué a día de hoy ese esfuerzo no se tiene en consideración tal y como se dijo.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x