AMYTS entrega en el SERMAS un escrito dirigido al Consejero de Sanidad rechazando la privatización de la Sanidad madrileña

0

El 7 de noviembre de 2012 la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), a través de su Secretario General, formalizó con la entrega en el registro de la sede del SERMAS, Plaza Trias Beltran 7, un escrito dirigido al Gobierno de la Comunidad de Madrid en el que queda patente el absoluto y tajante rechazo a las medidas que en materia sanitaria se anunciaron el pasado día 31 de octubre. Durante este acto, los delegados de AMYTS manifestaron su apoyo mediante una concentración.
Las medidas que AMYTS rechaza suponen una agresiva privatización de la Sanidad madrileña, sustituyendo el Sistema Sanitario Público por empresas con ánimo de lucro y dinamitando las condiciones laborales de los profesionales sanitarios.




El texto de la carta dirigida al consejero puede descargarse AQUI o leerla a continuación: 

Sr. Consejero:
Lamento iniciar este escrito dándole, con la mayor de las ironías, la enhorabuena por haber tenido el dudoso honor de culminar, ya veremos si con éxito, la carrera que inició su antecesor en el cargo y su “innovadora” Viceconsejera, cuyo final era la destrucción del Sistema Sanitario Público del que nos hemos dotado todos en los últimos 40 años.
Ya entonces pusimos en duda todo lo referente a la dotación de plazas de los nuevos hospitales y en muchos aspectos también el modelo de los mismos. Todo fue desde el inicio algo carente de sentido, desde la pretensión de vincular la libre elección con el Área Única, al proceso de reordenación de los nuevos hospitales,  o el propio modelo PFI.
Ahora, tras pasar estos años se demuestra que la idea de Área Única solo escondía la necesidad de abrir el mercado a la iniciativa privada y la posibilidad de realizar movilidades de personal y pacientes sin trabas legales. En lo que respecta a la reordenación de recursos humanos, no solo los tribunales han confirmado que no se ajustaban a derecho, es que ahora y de forma no negociada acaban con la vinculación pública del personal sanitario. 
Las medidas anunciadas el pasado día 31 han dejado en evidencia lo que muchos decían y desde el Gobierno se negaba. Inician un cambio radical y profundo del Sistema Sanitario Público, apostando por la entrada de la empresa privada en un sector tradicionalmente vetado al negocio, y al que finalmente se han plegado. Prácticamente 1/3 de los hospitales se entregan a la iniciativa privada, cuyo primer objetivo es obtener beneficios.
Esta medida tiene entre otras muchas consecuencias la de utilizar al personal sanitario como una mera mercancía. Están adjudicando plazas de estatutarios fijos a cientos de médicos a los que de forma unilateral les dejan ahora en la incertidumbre tras pasar este personal a las empresas privadas. Cierto que, como no puede ser de otra manera, se les ofertará regresar a los hospitales “tradicionales”, lo que de nuevo ocasionará un grave problema. Su regreso mandará al paro a eventuales e interinos de estos centros, y además generará un nuevo problema al permitir un llamémosle traslado que desde siempre han prohibido al resto de facultativos. Imposible hacerlo peor. 
No hablemos de la ocurrencia de “reconvertir” hospitales. Tres centros se verán con problemas en breve. Empecemos por el Hospital de la Princesa. Este centro, dotado de servicios punteros y de referencia nacional, docente, universitario y con múltiples ensayos clínicos y líneas de investigación, quieren transformarlo en un “geriátrico”, déjense de denominaciones rimbombantes, condenando a su personal a una movilidad o cambio radical en su formación, a los residentes a un menosprecio total, a los universitarios a cambiar de destino, y a los pacientes a buscarse un nuevo centro para su seguimiento.
Lo mismo se puede decir del Carlos III o del Instituto de Cardiología. Están jugando con los trabajadores y los pacientes que tienen relación con estos centros desde hace muchos años.
También culmina la cesión completa del personal no sanitario del Hospital Universitario Puerta de Hierro, “rematando” lo que dejaron a medias cuando se trasladó el hospital. Y lo hacen una vez más incumpliendo un acuerdo firmado entre la Administración y las organizaciones sindicales. Bueno, esto ya no nos causa extrañeza pues desde hace años es algo habitual.
El euro por receta, la jubilación a los 65 años, la privatización del 10% de los centros de salud, la concentración de laboratorios y el anuncio de unificar servicios, la implantación de turnos de tarde y la contratación a tiempo parcial, etc, son otras de las medidas anunciadas y a las que podríamos dedicar también un apartado para cada una. No merece la pena pormenorizar el daño. Todas ellas son injustas y carentes de justificación.
Anunciamos nuestro más profundo rechazo a todas y cada una de las medidas anunciadas. Las han realizado sin acuerdo previo, sin informar a los representantes legales de los trabajadores, sin contar con los profesionales y sus organizaciones, haciendo todo en el más absoluto de los secretos y sin la participación de quienes formamos parte de este Sistema, al que llevamos dedicados muchos años, del que formamos parte con orgullo, al que pertenecemos por vocación y por el que somos escasamente retribuidos
.
La organización a la que represento, AMYTS, sindicato de mayor implantación entre los facultativos, estará claramente posicionada enfrente y apoyará cuantas medidas sean necesarias en defensa del Servicio Madrileño Público de Salud y de sus  trabajadores.
AMYTS, insta a la Consejería a que traslade al Gobierno de la Comunidad la necesidad de parar todas las medidas anunciadas y se proceda a establecer un proceso abierto de diálogo y negociación conforme se establece en la Ley, logrando un acuerdo que sea refrendado por los profesionales.
Firmado: Julián Ezquerra Gadea. Secretario General de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x