Deja una respuesta

AMYTS ACTÚA. El Defensor del Pueblo nos apoya en el reconocimiento pleno de la Covid-19 como enfermedad profesional contra el criterio del Gobierno

0

El Defensor del Pueblo se ha posicionado de nuevo a nuestro favor en la reclamación de que la Covid-19 sea considerada plenamente como enfermedad profesional. Sin embargo, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones lo rechaza asegurando que no reconoce “a dicho contagio la condición de enfermedad profesional”.

En un escrito enviado a AMYTS, el Defensor del Pueblo es contundente ante la negativa del Ejecutivo central:

“Esta institución no comparte el criterio del ministro competente por razón de la materia y concretado normativamente en el artículo 6 del Real Decreto-ley 3/2021. El Defensor del Pueblo defendía y sigue defendiendo la pertinencia de la calificación de la covid-19 como enfermedad profesional de los profesionales sanitarios en centros sanitarios y socio-sanitarios. En este sentido, considera esta institución que la aprobación del Real Decreto-ley 3/2021 solo parcialmente vino a satisfacer la Recomendación en su día elevada ante el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

En consecuencia, sin perjuicio de dar por finalizadas las actuaciones de las que se dará cuenta en el próximo informe anual, el Defensor del Pueblo ha insistido ante el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en la conveniencia de dar plena satisfacción a nuestra anterior Recomendación, aprovechando, en su caso, la tramitación parlamentaria como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia del Real Decreto-ley 3/2021, estando todavía abierto el plazo de presentación de enmiendas al articulado en el Congreso de los Diputados”. 

¿Qué ha respondido el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones?

El dirigente ha recalcado que con el Real Decreto que aprobaron buscaron “una solución intermedia” a la problemática que le planteamos desde AMYTS y desde el Defensor del Pueblo: “Dar las mismas prestaciones a los contagios por SARS-CoV-2 del personal sanitario que a las personas afectadas por una enfermedad profesional, pero sin reconocer a dicho contagio la condición de enfermedad profesional”. 

Lee aquí el escrito del Defensor del Pueblo a AMYTS donde se incluye la respuesta completa del Ministerio

¿Por qué reclamamos el reconocimiento pleno de la Covid-19 como enfermedad profesional?

Desde el inicio de la crisis del coronavirus, en AMYTS tuvimos claro que la Covid-19 era enfermedad profesional. Incluso los casos en observación ya manifestamos que debían ser considerados como periodo de observación de enfermedad profesional. A inicios de año, el Gobierno aprobaba un Real Decreto muy peculiar y que no cumplía nuestra petición: a efectos de contingencia el contagio por Covid-19 sigue siendo accidente laboral y solamente aprobaba enfermedad profesional a efectos de prestaciones.

Esto, tal y como relatamos, tiene un problema grave porque la Covid-19 tiene una evolución incierta; no conocemos las consecuencias a medio y largo plazo, por lo que es necesario el reconocimiento pleno como enfermedad profesional para evitar conflictos futuros. Así lo demandamos en AMYTS al conocer el Real Decreto y así llevamos meses haciéndolo con reuniones con los partidos políticos, así como con la ayuda del Defensor del Pueblo.

El Defensor del Pueblo ya hace meses que se posicionó a nuestro favor en este reclamo y trabajando para que el Gobierno reconozca la Covid-19 como enfermedad profesional plenamente y no solo en las prestaciones.

Compartir:

Deja una respuesta

CON FIRMA. “No quiero volver a oír que no hay médicos”, por Ángela Hernández

0

“Las inteligencias poco capaces se interesan en lo extraordinario; las inteligencias poderosas, en las cosas ordinarias”.

Víctor Hugo.

Una noche cualquiera…

-Mamá ¿qué hay de cenar?

-Tortilla de patatas cariño.

-Buf, no me lo puedo creer -resopló la madre.

-Mamá, ¿qué pasa?

-Que no puedo hacer la tortilla de patatas.

-Por qué?

-Porque no hay huevos.

-¡Juan!

-Estoy ocupado ¿qué quieres?

-¿Puedes bajar a comprar huevos por favor? Que tengo la tortilla de patatas a medias y me he dado cuenta de que no hay.

-Mmmmm, creo que es mejor que hagamos una asamblea familiar para estudiar la situación. Primero, ¿cómo es posible que hayamos llegado a esta situación? Debe haber un problema de estimación de la compra semanal para esto, de forma que habrá que estudiar modificarla para poder tener en cuenta que no sucedan cosas como esta. No es un  problema de producción puesto que los supermercados están abastecidos, así que puedo determinar que el problema es de nuestra planificación de compras… Porque lo ideal sería tener un gallinero en la terraza, pero se quejarían los vecinos… ¿Por qué me miráis todos así?

-¡¡¡¡Que no hay huevos!!!! ¡A comprarlos! -dijeron a coro la madre y los dos niños.

Si en lugar de esa reacción la madre hubiera entrado en la discusión, no habría habido huevos ni tortilla y de patatas y probablemente los peques se habrían buscado la vida atacando el fiambre de la nevera o las galletas de la merienda, mientras sus padres hubieran continuado una conversación improductiva y estéril.

Voy a hablar de lo que conozco, que es la sanidad madrileña. Y voy a pedir responsabilidades a los responsables de la gestión de dicha sanidad, que en este caso y desde 1995 han sido gobiernos conformados por el Partido Popular. Lo digo porque luego salen los que dicen que no hay problemas solo en la Comunidad de Madrid, o que solo se critica lo que hace el Partido Popular. Pues no, no va de esto, soy consciente de que los problemas del SNS son muchos y repartidos por ese puzle en el que se ha fragmentado en 17 servicios de salud autonómicos más dos ciudades autónomas, y que los colores de los diferentes gobiernos han importado poco en su solución. Pero dado que mi apuesta por mejorar el sistema la hago desde un sindicato profesional autonómico, AMYTS, me suscribiré a dicho ámbito.

Creo que llega el momento de dar un paso más, que cada vez que un responsable sanitario se escude en la frase “es que no hay médicos”, es hora de solicitar que asuma de verdad las responsabilidades de dicho cargo, más allá de su defensa de un puesto codiciado o de su labor de propaganda de su partido de cara a las próximas elecciones. Los ejemplos son variados, por poner solo algunos, tenemos declaraciones de la actual presidenta de la CM, Isabel Díaz Ayuso: “No hay médicos en España”, del actual consejero de sanidad, Enrique Ruiz Escudero: “No hay médicos para reforzar los centros de salud”, gerencia de atención primaria (GAP), Sonia Martínez Machuca: “déficit de profesionales que todos sabemos que resulta realmente un problema, sobre todo, con los médicos”. No es un mantra exclusivo de la comunidad de Madrid, está muy extendido en toda España:  Francisco Igea Arisqueta, “aseguraba que no faltan respiradores pero sí los médicos ‘intensivistas necesarios, porque eso no sale de la noche a la mañana’.”, la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin Orduna: “El sistema nacional de salud en su conjunto está sufriendo la falta de profesionales médicos en numerosas especialidades…”, y así se podría seguir y seguir.

Vamos, que no hay “huevos”, lo tenemos claro y perfectamente diagnosticado. Que los huevos no son el único ingrediente de la tortilla de patatas, también está claro, pero que son necesarios para la tortilla tampoco puede discutirse.

¿Qué se está haciendo al respecto?

Es un tema que tratamos año tras año, y aunque se producen avances son muy pequeños. Si hace un año me quejaba de que los lamentos del Consejero de Sanidad de Madrid llegaban tarde porque el momento de contratar médicos era cuando terminaban los nuevos especialistas en mayo, este año a pesar de nuestros esfuerzos para incluir a los recién terminados en bolsa (cosa que reconoce la propia gerencia como algo positivo), la falta de agilidad y la oferta de más de lo mismo por parte de la GAP ha propiciado que de los nuevos especialistas de  Medicina Familiar y Comunitaria tan solo eligieran quedarse 17 de un total de 224, y tan solo 89 presentaron méritos para presentarse a la bolsa (probablemente algunos de ellos ya hayan optado por otros servicios de salud autonómicos que ya han hecho sus deberes). En el caso de pediatría de AP tan solo 5 de 76 eligieron trabajar en la Atención Primaria de la Comunidad de Madrid.

Así que haciendo honor a la cita inicial, vamos a los problemas concretos que tendrían que tener una solución ya o bien la depuración de los responsables que no puedan aportarla. O dicho de otra forma, ¿quién se encarga de conseguir los huevos? Porque solo hablando de que no hay, no vamos a poder hacer la tortilla.

El 14 de febrero de 2019 se convocaron las Oposiciones de MF y C, pediatría de AP y de médico en urgencias y emergencias del SUMMA112. Tres categorías de facultativos con una carencia de profesionales demostrada y reiterada, con la consiguiente sobrecarga de los profesionales que las ejercen. Es conocido el déficit de médicos de familia y pediatría de AP, que desde AMYTS calculamos que se eleva a 750 médicos de familia y 200 pediatras de Atención Primaria. También sabemos que numerosos dispositivos del SUMMA112 se quedan inactivos por falta de facultativos. Parece claro que agilizar el sistema actual de provisión a través de ofertas de empleo público podría ser una forma tangible de incentivar la ocupación de dichos puestos. Pues bien, se examinaron el 18 de noviembre de 2019, y aún no se haya resuelto. Aquí no caben excusas de la pandemia, porque precisamente esa labor de valoración de méritos podría haberse adelantado con el parón presencial de las estructuras de gestión del SERMAS y en concreto de la GAP. O si no hay suficiente personal con la implementación de sistemas informáticos que si funcionan en otras comunidades. La cuestión es que si no hay medios la DG de RRHHs tendrá que notificarlo al Consejero y él a su vez al Gobierno de la Comunidad del que forma parte, y si no se puede solucionar, habrá que asumir responsabilidades y tendría que haber ceses. Parece que se va a resolver próximamente, pero cada día cuenta.

Misma situación con las bolsas de dichas categorías. De nuevo que no hay médicos. Lo cierto es que la bolsa no funciona, que los facultativos y las direcciones asistenciales han aprendido que los grupos de whatsapp y el boca a boca funciona mejor, y claro, no te vas a inmolar a una plaza de tarde sin ningún incentivo si dada la situación se pueden conseguir contratos de sustitución de mañanas más atractivos. También por causa de la pandemia, la bolsa del 2020 no se baremó hasta finales de junio del 2021. Espero que este año la del 2021 se bareme y esté lista en los plazos establecidos, aunque según palabras de algunos de sus responsables, nunca haya sido así. Pero por mucho esfuerzo que se haga a este respecto, si ni los profesionales ni los empleadores tienen confianza en la herramienta, no será lo útil que debería ser. Tiene que haber responsables de cómo se ha llegado a esta situación. Mientras el sistema de provisión sea este, tender a una bolsa creíble, transparente y en la que los profesionales confíen para entrar en el sistema, y es dudoso que quienes la han gestionado durante estos años puedan salir de sus formas de actuación y hacerlo posible. Cuando se les pregunta la respuesta es que no tienen medios, lo que traslada la responsabilidad a la DG de RRHHs y a la Consejería de sanidad, y si a ese nivel tampoco pueden por la zapa de Hacienda, al propio Gobierno de la CM.

Traslados y movilidad en AP, hay un acuerdo de movilidad anual, que se va alargando en el tiempo o, como este año con los traslados, que hace que no sean un proceso ágil y anual. De los traslados en el nivel de hospitalaria ya me da vergüenza hablar, no se producen desde el 2001 en la Comunidad de Madrid. Hay otras comunidades que los hacen periódicos y frecuentes, vuelvo de nuevo a los ejemplo de Galicia y Aragón, ¿por qué no en la Comunidad de Madrid?

Hay demasiados ejemplos de incumplimientos de acuerdos (incentivar la tarde en AP con un 15% más de sueldo de 2007), de dejadez de funciones (retraso resolución OPE, bolsa funcionando como en el siglo XIX), conculcación de derechos (ausencia de traslados facultativos en atención hospitalaria), como para que resulten creíbles los planes o las estrategias o para que se pueda confiar en que los mismos que llevan mareando la perdiz, infrafinanciando y haciendo una gestión no lo suficientemente eficiente de la sanidad madrileña tengan la capacidad o tan siquiera la voluntad de aportar soluciones. Además de una planificación seria y coordinada a nivel estatal, también hace falta que cada comunidad compre los huevos para que salga la tortilla.

Hay carencias de financiación de la sanidad madrileña, en concreto de Atención Primaria y del SUMMA112, pero también hay una ineficiente gestión de personal de la que nadie responde con su cargo, que se hace también extensible al resto de facultativos del ámbito hospitalario, y quizás es hora que empiecen a asumir responsabilidades, bien solucionándolo logrando los medios y financiación que sean precisos o bien dimitiendo de sus cargos y dejando que otros lo solucionen.

Más gestionar los recursos humanos, sobre todo los que tienen dificultades de cobertura y menos discurso simplificado y de balones fuera. Al menos la situación empieza a estar incluso en los congresos autonómicos y hay alguna que otra voz valiente que califica la política sanitaria en España como desastrosa.

La sensación para los profesionales se va extendiendo de que la sanidad es España es un barco sin rumbo, y en ese sálvese quien pueda, no vamos bien situados para que profesionales tan cualificados y solicitados como los facultativos elijan el SNS para ejercer, y esto es un drama en sí mismo que repercutirá en la calidad de la sanidad de todos. Esto no hay vocación que lo solucione.

Ángela Hernández Puente
Cirujana General y del Aparato Digestivo. Vicesecretaria General de AMYTS

Compartir:

Deja una respuesta

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x