AMYTS ACTÚA. Pedimos junto a CESM la jubilación anticipada voluntaria para los médicos que trabajan con nocturnidad; conoce íntegra nuestra propuesta

0

Desde AMYTS, sindicato mayoritario entre los médicos madrileños, y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) –de la que formamos parte- hemos solicitado esta semana al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que inicie los trámites para permitir la jubilación anticipada a todos los facultativos que realizan trabajo nocturno.

Ambas organizaciones presentamos este miércoles el estudio llevado a cabo por el grupo de nocturnidad de AMYTS y por los responsables de salud laboral de la Confederación. Un proyecto donde se incide en cómo la nocturnidad influye negativamente en dos aspectos importantes de la vida de los médicos: en su salud y en su conciliación familiar.

En la presentación que realizó Gabriel del Pozo, secretario general de CESM, se recordó que el colectivo médico sigue reclamando la declaración de profesión de riesgo y que esta petición de jubilación anticipada voluntaria viene siendo un objetivo desde hace muchos años ante los riesgos que provoca esta nocturnidad.


CONOCE ÍNTEGRAMENTE DE LA PROPUESTA QUE HEMOS HECHO EN CESM Y AMYTS


En este sentido, según explicó Victoria Velasco, coordinadora de Prevención de Riesgos Laborales y Salud Laboral de AMYTS, este trabajo nocturno obliga al organismo a mantenerse activo en momentos en los que está preparado para el descanso y la reparación física y psicológica. A lo que hay que sumarle la adaptación a los efectos de conciliación familiar, ya que mueve al trabajador a un triple desajuste entre el tiempo de trabajo, el reloj biológico y el tiempo social.

Precisamente por las peculiaridades del trabajo médico nocturno, agravado en pandemia y por unas condiciones de descanso poco favorables (con camas compartidas y sin medidas higiénicas garantizadas), se considera que los trabajadores nocturnos facultativos deben acceder ‘antes’ a la edad de jubilación mediante un Real Decreto que respalde su protección a la salud basado en el procedimiento recogido en el Real Decreto 1698/2011, de 18 de noviembre.

Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, relató que esta petición es el primer paso de una carrera hacia algo muy importante como es este reconocimiento para los profesionales, y puso cifras al cálculo sobre el cómputo de años cotizados de un facultativo que en su jornada ordinaria tiene actividad nocturna.

En el caso de los médicos, teniendo en cuenta las guardias como ejemplo, los profesionales comienzan con unos 4 o 5 años de especialidad MIR en los que hacen el equivalente a hasta 2 años más de trabajo que no se contabilizan. Al convertirse en adjunto, tarea que pueden desarrollar entre los casi 30 años hasta los 55 años, momento en el que se les permite poder dejar de hacer guardias, realizan en torno a otros 10 años de trabajo sumado a las jornadas ordinarias.

“Esto significa que cualquier médico, al llegar a los 60 años, tiene el equivalente a los 40 o 41 años en tiempo cotizado, de manera que si el sistema no cambia, cuando un profesional se jubila a los 65 años puede tener en torno a 50 años efectivos de trabajo. Si tienen este tiempo reconocido determinadas profesiones o los funcionarios de clase pasivas, qué menos que reconocer este tiempo de trabajo para que a los 60 años un médico se pueda jubilar de manera voluntaria sin sufrir una importante merma económica”, concluyó Ezquerra.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x