AMYTS ACTÚA. Madrid promete contratar a 350 médicos de Atención Primaria cuando ya faltan 1.500 y en los próximos años se jubilarán otros 1.200

0

Los centros de salud en Madrid cuentan con una falta de médicos asfixiante. La Atención Primaria madrileña viene arrastrando un déficit estructural de 600 médicos de Familia y 150 pediatras para dar una atención adecuada y a ello hay que sumarle unas plazas diarias de 748 especialistas de Medicina Familiar y Pediatría sin cubrir.

Ante estas cifras que desbordan las consultas médicas y colapsan a nuestros facultativos de Atención Primaria, la Comunidad de Madrid ha diseñado un ‘nuevo’ Plan de Mejora Integral que no solo no solucionará estos problemas, sino que los acentuará. Es un auténtico fiasco.

¿Por qué? Simplemente por la contratación que ha prometido la Comunidad de Madrid. En este nuevo plan (muy distinto al presentado en septiembre por la convocatoria de huelga médica de AMYTS y firmado posteriormente con nuestro sindicato) se prevé contratar para los próximos tres años a 264 médicos de Familia y 84 pediatras.

Este plan presentado por la Comunidad ni cubre las ausencias diarias que están sufriendo los centros de Atención Primaria, ni tiene en cuenta el déficit estructural, ni la huida de los médicos a otras CCAA o países, ni tan siquiera las jubilaciones de facultativos que se avecinan en los próximos cinco años.

En este sentido, tal y como venimos alertando en AMYTS desde hace años, la Atención Primaria se va a quedar sin relevo generacional. Según datos oficiales, en el próximo lustro la previsión de jubilación es de 1.250 facultativos de nuestros centros de salud.

¿Cómo se pretende dar atención a los madrileños si estamos ante un déficit estructural de 750 médicos, faltan diariamente otros 750 y en los próximos años se jubilarán 1.200? ¿Con la contratación de apenas 264 médicos de Familia y 84 pediatras? Ni aunque se quedaran todos los residentes de Medicina de Familia y Pediatría que terminan cada año se cubrirían las jubilaciones.

LOS MIR QUE TERMINAN NO SE QUIEREN QUEDAR EN MADRID

Sin embargo, Madrid sigue desangrándose año tras año de médicos de Atención Primaria. Es decir, las pésimas condiciones laborales y la falta de medidas urgentes para hacer atractivo un puesto en una consulta médica provoca que cientos de nuevos médicos de Familia y pediatras huyan a otras comunidades o países.

Y, una vez más, no son afirmaciones sin fundamento que lanzamos desde AMYTS. El ejemplo es lo sucedido con la nueva ‘hornada’ de especialistas.

Este lunes hemos conocido que apenas 5 nuevos pediatras de 76 eligieron plaza en un centro de salud de Madrid para iniciar su andadura como adjuntos; ayer supimos que 17 nuevos médicos de Familia de 224 se van a quedar en la Atención Primaria madrileña.

Esta pérdida de talento joven es un goteo constante año tras año y golpea duramente a la Atención Primaria. No hay recambio generacional y cada vez son más los facultativos que, pese a estar años en Madrid, deciden abandonar su puesto para irse a otros niveles asistenciales, a la asistencia privada o a otros lugares del país o de Europa.

Es imposible mantener la asistencia de calidad a los pacientes con esta sangría de médicos. En Madrid cada vez estamos más cerca de experimentar a lo largo del año lo que sucede en verano: el cierre de decenas de centros y la reestructuración de usuarios a otros ante la falta de personal médico.

UN PLAN QUE NI RETIENE NI ATRAE

Y para ‘evitar’ esta desaparición la Comunidad de Madrid nos engaña con un plan completamente distinto y que pierde millones por el camino (el presentado en septiembre constaba de 82,6 millones y este de 73,6 millones), incumple las promesas firmadas con AMYTS y se olvida por completo de medidas esenciales para los médicos de Atención Primaria.

Son tales las promesas desaparecidas que en septiembre se anunciaron unos incentivos económicos para retener a los médicos de Familia, pediatras y odontólogos de cerca de 500 euros mensuales por facultativo y ahora hablamos -en el mejor de los casos al no ser ni equitativo para todos los médicos- de 58 euros para los especialistas de Medicina Familiar y 62 euros para cada pediatra.

La diferencia es abismal y supone un grave incumplimiento: no únicamente por no implantar lo firmado con los representantes de los facultativos, sino porque provoca que Madrid siga siendo un lugar poco atractivo para nuestros profesionales. Cabe recordar que en otras regiones se está ofreciendo más estabilidad (en Castilla y León, comunidad limítrofe, sin ir más lejos) y diferencias salariales mayúsculas, por lo que no se podrá retener ni atraer.

Mientras, los médicos de Atención Primaria en Madrid continuarán con agendas infinitas, que irán creciendo ante la falta de compañeros; sin posibilidad alguna de conciliar; con turnos agotadores; sin tiempo para atender a los pacientes con la calidad que se merecen, sin tiempo para avanzar en la formación; y sin poder atajar los problemas futuros de salud de los madrileños.

La Atención Primaria en Madrid debe avanzar hacia el objetivo de suponer el 25% de la inversión sanitaria de la región: esto significa 2.250 millones de los 9.000 que hay de presupuesto sanitario. Actualmente, estamos muy lejos con unas cifras del 11%, es decir, 1.000 millones.

La Atención Primaria se está muriendo y este Plan de ‘Mejora’ Integral viene a suponer el golpe definitivo.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x