Actualización breve en Fibrilación Auricular 2

0

Logo revista

Volumen 2, nº 14. Junio 2014.

Formación Médica Acreditada

CONCEPTOS CLÍNICOS BÁSICOS EN LA FIBRILACIÓN AURICULAR (2)

Información para realizar el curso y obtener la acreditación

Presentamos a continuación la segunda entrega del curso de actualización sobre Fibrilación Auricular, para el que se ha solicitado la correspondiente acreditación. Para obtener dicha acreditación, será necesario realizar las actividades de evaluación, accesibles en la plataforma de formación de AMYTS para todos los alumnos inscritos (inscripción ya cerrada). Cada módulo teórico, que irá apareciendo en las sucesivas entregas semanales de la e-revista, lleva su correspondiente cuestionario.

Bloque 2: Clasificación y diagnóstico

  • Se diagnostica por criterios electrocardiográficos, cuya duración debe superar los 30 segundos.

  • Es conveniente clasificar adecuadamente la FA, en base a su inicio y duración, la gravedad de los síntomas y el “sustrato” (la existencia o no de patología subyacente) para una correcta filiación de cada caso.

 

El diagnóstico se realiza por medio del electrocardiograma (EKG). Los siguientes criterios definen la arritmia (ver Figura 1):

ECG fibrilación auricular

ECG fibrilación auricular


Figura 1. ECG de paciente con fibrilación auricular que muestra la ausencia de ondas P y la presencia de oscilaciones en la línea basal

  • No hay ondas P en el EKG de superficie. La actividad auricular es irregular y de alta frecuencia, con longitudes de ciclo superiores a los 300 lpm y variables, lo cuál genera una línea basal irregular con oscilaciones de distinta morfología, que se denominan ondas “f”.
  • Los intervalos R-R son irregulares y con frecuencias altas, aunque depende de la capacidad de conducción del NAV. Si el NAV estuviera bloqueado (es decir, incapaz de transmitir impulsos eléctricos), surgirían marcapasos de emergencia que generarían un ritmo regular ventricular, dificultando el diagnóstico (FA bloqueada).

El diagnóstico se establece cuando se registra un EKG con las características reseñadas y la duración de la arritmia es superior a 30 segundos, aunque este punto de corte es arbitrario.

Se recomienda realizar un screening de FA a todos los pacientes mayores de 65 años mediante la toma de pulso, y si este fuese irregular, mediante la realización de un EKG para verificar la presencia de la arritmia. Esta recomendación se sustenta en la existencia, ya antes mencionada, de FA silente, intentando anticiparnos a la aparición de un evento cardiovascular.10 Las guías Europeas de Cardiología recogen esta recomendación con nivel de evidencia IB.1

La conciliación de la información clínica entre los diferentes niveles asistenciales es uno de los pilares de la eficiencia, evitando errores en la transmisión de información. Entre los mecanismos propuestos para dicha conciliación está el uso de clasificaciones lo más universales posibles. Por ello, se recomienda utilizar las siguientes clasificaciones en todos los pacientes con diagnóstico de FA:1

Según factor duración e inicio:
  • FA primer episodio; puesto que no podemos saber si remitirá espontáneamente, se intentará cardiovertir o persistirá sine die.
  • FA paroxística, suelen ser episodios autolimitados con duración inferior a 48 horas, aunque pueden llegar a durar hasta 7 días
  • FA persistente, si los episodios duran más de 7 días y se decide cardiovertir (CV), bien cardioversión farmacológica (CVF) o eléctrica (CVE)
  • FA persistente de larga duración, cuando persisten más de un año pero se opta por CV para finalizar la arritmia.
  • FA permanente, cuando la arritmia se presenta de forma constante y se ha optado por no aplicar medidas orientadas a restaurar el ritmo sinusal.
Según la gravedad de los síntomas (clasificación de la European Heart Rhythm Association –EHRA):
  • EHRA I: sin síntomas
  • EHRA II: síntomas leves
  • EHRA III: síntomas graves que afectan calidad de vida
  • EHRA IV: síntomas severos incapacitantes
Según el “sustrato”:
  • Aislada: sin presencia de patología subyacente
  • Asociada a patología subyacente (Tabla 1). En este caso recomendamos determinar si existe una valvulopatía relevante con riesgo embólico (fundamentalmente la estenosis mitral) para “apellidar” la FA de valvular o no valvular.

Lo correcto sería “nominar” a un paciente con FA en base a las tres clasificaciones (ej: FA paroxística, aislada y EHRA I).

Tabla 1. Patologías más frecuentemente asociadas a la FA
Edad Hipertiroidismo
Hipertensión arterial Cardiopatía isquémica
Diabetes mellitus Cardiopatías congénitas
Insuficiencia cardíaca Síndorme de apnea del sueño
Miocardiopatías EPOC
Valvulopatías Insuficiencia renal crónica

M. García Aguado. Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Móstoles.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1- Camm AJ (coord.) et al. 2012 focused update of the ESC Guidelines for the Management of atrial fibrillation. European Heart Journal (2012) 33, 2719-2747. Disponible en http://www.escardio.org/guidelines-surveys/esc-guidelines/guidelinesdocuments/guidelines_focused_update_atrial_fib_ft.pdf [último acceso, 4 de abril de 2014]

10- Fitzmaurice DA, Hobbs FD, Jowett S, Mant J, Murray ET, Holder R, Raftery JP, Bryan S, Davies M, Lip GY, Allan TF. Screening vs. routine practice in detection of atrial fibrillation in patients aged 65 or over: cluster randomised controlled trial. Br Med J 2007;335:383Disponible en http://www.bmj.com/content/335/7616/383 [último acceso, 4 de abril de 2014]

 

 

 Anterior (Importancia) Siguiente (Estrategia inicial de tratamiento)
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x