ACTUALIDAD. La gestión hospitalaria en el punto de mira

0
20190607 Hospital

Insuficiencia presupuestaria, cierre de camas, contrataciones a dedo, baja calidad del servicio de lavandería, son aspectos relacionados con la gestión hospitalaria en la Comunidad de Madrid, que la prensa ha enfocado a lo largo de esta semana.

Infrafinanciación sanitaria
“Los hospitales madrileños gastan 439 millones de euros más de lo que presupuestan PP y Ciudadanos”. Con este titular, el diario EL BOLETÍN apunta a que, en 2018, ambas fuerzas acordaron 5.234 millones para los hospitales y a cierre de año el gasto se disparó hasta los 5.673 millones. Una historia que se repite año tras año, y que, aunque en menor intensidad, también se produce en la Atención Primaria donde se gastaron 183 millones euros más de lo presupuestado.

Cierre de camas, año tras año

En sintonía con las cifras presupuestarias, año tras año, la sanidad madrileña cierra camas hospitalarias, pese al aumento de la población a atender de urgencias e ingresos. Sin ir más lejos, en esta última legislatura pactada entre PP y Ciudadanos se han perdido 701, subraya el diario EL BOLETÍN tras analizar los datos de la Memoria del SERMAS de 2018, que cifra en 14.334 el número de camas instaladas, lejos del patrimonio anterior a los recortes. EL BOLETÍN hace hincapié en que el cierre de camas no es solo cuestión del verano, sino que de un año para otro, de 2017 a 2018, los hospitales de la Comunidad de Madrid –independientemente de quién los gestione- han dejado de contar con 117 camas. En concreto, los centros hospitalarios tienen 2.088 camas completamente paradas. Esto es la diferencia entre las camas instaladas y las realmente funcionando: de las 14.334 instaladas a las 12.246 funcionantes. Un año atrás había 14.339 unidades instaladas y 12.363 operativas.

Contrataciones a dedo en las adjudicaciones hospitalarias
También ha sido noticia el “tirón de orejas” de la Cámara de Cuentas de Madrid a la Consejería de Sanidad por el abuso de la “contratación menor” en las adjudicaciones hospitalarias. Según se desprende del recientemente publicado “Informe de fiscalización de la contratación menor celebrada por las entidades del sector público madrileño. Ejercicio 2017” de esta institución, la sanidad pública madrileña entregó 719,2 millones de euros por contratación menor en 2017. En total, el 99,65% de los contratos firmados en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) fueron por este procedimiento directo. Es decir, “a dedo”. Así, el 53,19% del dinero público adjudicado en la sanidad madrileña fue por esta fórmula. El diario EL BOLETÍN analiza este informe y destaca la advertencia que hace la Cámara de Cuentas sobre la “actuación en fraude de ley” en la que incurre la Comunidad de Madrid por sus 1.139.806 contratos menores en 2017, de los que 535.775 han sido remitidos por el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS): “La contratación menor de los hospitales pertenecientes al Servicio Madrileño de Salud se realiza de forma generalizada, llegando a convertir en práctica habitual lo que es una excepción en la contratación pública”. Además, el organismo detecta un “alto incumplimiento en la remisión de información”.
Ante el revuelo causado por las conclusiones de este informe, el consejero en funciones de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha defendido que la Consejería cuenta con un gran número de contratos menores por una cuestión de “necesidad asistencial”, si bien, asegura que desde la Consejería están trabajando para que se reduzcan al máximo este tipo de contratos, dado que han sido una práctica habitual en los últimos años -informa REDACCIÓN MÉDICA.

Baja calidad de la lencería
Las protestas llegan de todos los hospitales de la Comunidad de Madrid. Falta ropa y la que llega lo hace en mal estado. Ha habido días, en algún centro, que no se han podido cambiar las sábanas de las camas de los pacientes hospitalizados. Informaba de ello los informativos de la CADENA SER-MADRID, después de hablar con trabajadores de algunos de los hospitales, como La Paz o el Ramón y Cajal, que según cuentan: “Estamos teniendo muchísimos problemas con la lencería, viene poca, sucia y rota”. Aunque desde el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) aseguran que no existen quejas específicas, según sus propias auditorias, el 35% de la ropa que sale de la lavandería central (privatizada en 2013) se encuentra en un estado ‘no utilizable’. El pliego de condiciones dice que solo existirá sanción si el Indice de Calidad Externo, que marca la auditoría, es inferior al 55%, lo que implica ‘calidad mala’. Es decir, en estos momentos la empresa puede enviar en mal estado más del 40% de la lencería a los hospitales sin recibir ningún tipo una amonestación -apunta la cadena radiofónica.

Manuel de Castro (AMYTS): “Se ha notado el deterioro con la centralización”
En declaraciones al programa “Autoreverse” de RADIO 4G (dial 103.2), emitido el jueves 6 de junio, el presidente del área de Hospitales de AMYTS, Manuel de Castro, ha confirmado que se ha notado un deterioro en la calidad de la ropa de los hospitales sobre todo a partir de la centralización de este servicio. “Hace unos años, cuando cada hospital tenía su servicio de lavandería, algunos con modelo mixto y aunque estuviera externalizado, había un mayor control sobre la calidad, porque los mismos centros que recibían la lencería eran los responsables de los contratos y podían gestionar la calidad del servicio. Sin embargo, desde la centralización no hay relación directa entre los centros sanitarios y la lavandería, lo que dificulta el control de la calidad” – ha señalado.

Cuestionado por EFE sobre este asunto, y como también recoge LA VANGUARDIA, el consejero de Sanidad ha admitido que hay “algunas quejas” sobre la limpieza de la ropa hospitalaria, y ha asegurado asegura que serán “más exigentes con la calidad” en el pliego del próximo contrato, que vencerá en noviembre.

Y sobre la Primaria… Ante las preguntas del presentador Juanpa Montero sobre el programa de remodelación de los horarios de tarde en los centros de salud de la Comunidad de Madrid, Manuel de Castro ha explicado que, ante la escasez de médicos de familia y de pediatras en la Atención Primaria, de lo que se trata es de introducir medidas, como estos horarios planteados para facilitar la conciliación laboral y familiar, que hagan las condiciones de trabajo de estos profesionales aceptables y atractivas para su permanencia en la región, y ampliar de este modo la cobertura de puestos y la calidad asistencial.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x