ACTUALIDAD. La Comunidad de Madrid busca voluntarios entre los MIR para suplir la falta de médicos en el Zendal; en AMYTS nos oponemos

0

La Comunidad de Madrid que preside Isabel Díaz Ayuso busca voluntarios entre los Médicos Internos Residentes (MIR) para suplir la falta de sanitarios en el hospital Enfermera Isabel Zendal. La Consejería de Sanidad confirma a elDiario.es que está «ultimando una regulación» para que haya «rotaciones voluntarias» de residentes que quieran ir al nuevo centro de emergencias. El polémico hospital, que según la presidenta madrileña iba a «asombrar al mundo», ha encontrado desde antes incluso de su inauguración grandes dificultades para dotarse de personal por la negativa de la mayoría del personal sanitarios de la región a ser trasladado al hospital de pandemias. «Los residentes lo harían de una manera programada dentro de su ciclo formativo», explican desde el departamento que dirige el consejero Enrique Ruiz Escudero sobre el proyecto para tratar de suplir el déficit de plantilla con médicos MIR. «Vamos a regularlo a través de las comisiones de Docencia, aunque todavía no está activado», añaden estas mismas fuentes.

Pero aunque desde la Consejería aseguran que el proceso todavía no está activado, varios hospitales de la región ya están enviando a sus residentes comunicaciones para que puedan acceder a esta posibilidad. Esta redacción ha tenido acceso al email enviado por el jefe de estudios MIR del hospital de la Princesa, Fernando Ramasco Rueda, en el que comunica a los médicos en formación que desde la Comunidad de Madrid «solicitan la posibilidad» de realizar esa rotación para el Zendal que sería, dice, siempre «voluntaria» por un periodo máximo de tiempo de «uno a dos meses». «Puede ser una oportunidad enriquecedora dentro de vuestra formación tanto en varios aspectos clínicos relacionados con numerosas especialidades, como así puede ser una experiencia vital como médico», explica.

La Comunidad de Madrid incide en la voluntariedad de estos traslados que tendrían una duración de unos dos meses, pero los residentes consultados por elDiario.es tienen muy presente la orden que la Consejería de Sanidad envió a todos los hospitales de la región para que no contraten a ningún sanitario del refuerzo por la COVID que hubiese renunciado a ser derivado al nuevo centro. «Si decimos que no, eso puede ser contraproducente para poder acceder a futuros trabajos, es evidente», lamenta una residente que prefiere guardar el anonimato.

Desde el Ejecutivo de Ayuso se han negando en rotundo desde el primer momento a hacer nuevas contrataciones para dotar de personal a este centro. Los llamados «voluntarios» saldrán del grupo de los residentes que sin una formación todavía concluida, tendrán que decidir si quieren ser trasladados al Zendal. Su elección podrá condicionar futuras contrataciones por parte de la Comunidad de Madrid según la orden interna que ha mandado al resto de hospitales la Consejería de Sanidad esta misma semana.

EL POSICIONAMIENTO DE AMYTS

En la Mesa Sectorial Extraordinaria celebrada este jueves 21 de enero ya hemos comentado nuestra posición a estas rotaciones que pretender ofrecer la Consejería de Sanidad a los MIR: «También hemos tenido conocimiento de la oferta de realizar un “rotación enriquecedora” de 1 o 2 meses para los residentes, algo que no se había planteado ni en esta mesa ni el comité de empresa de los residentes. El Hospital Zendal no es docente, no tiene estructura docente, tutores reconocidos, etc». 

«Creemos necesario seguir insistiendo en que se dote a este hospital de una plantilla propia, entre otras cosas, por ser muy probable que este hospital se mantenga abierto con pacientes Covid-19 durante meses. Asimismo, por entender que esta estructura será “rentabilizada asistencialmente” en el futuro, pues otra cosa no se entendería».

Además, Sheila Justo, responsable MIR de AMYTS, ha explicado a EL BOLETÍN nuestra postura:

En las últimas horas los residentes han recibido un mail en el que se les ofrece la oportunidad “enriquecedora” de sumarse a la plantilla del Isabel Zendal. Una “rotación”, se detalla, con carácter voluntario y durante un periodo de uno o dos meses. Así lo explica a EL BOLETIN Sheila Justo, presidenta del sector MIR y Médicos en precario de AMYTS, que afirma que estamos ante un “déjà vu de lo que pasó en marzo”. Eso sí, “no en las mismas circunstancias”.

Según recuerda, el pasado mes de marzo “una primera ronda” de residentes fueron voluntariamente al hospital montado en el Ifema por el covid-19, que, posteriormente, ante la presión asistencial, fueron “de forma impuesta y se les puso a rotar en turnos”. Esta situación se asemeja mucho a la actual. Ahora, la Comunidad recurre de nuevo a los MIR. Los mismos, destaca Justo, a los que el Gobierno de Ayuso no quiso contratar en su totalidad. “En mayo acabaron 1.190 médicos residentes de los que solo se contrataron 500 o 600”, lamenta la representante de AMYTS, que critica esta pérdida de profesionales sabiendo que para otoño e invierno “la situación empeoraría”.

“Volvemos a tener la misma situación, una rotación que dicen que puede ser enriquecedora, pero que en ningún caso está dentro de los programas formativos”, apunta Justo, que enmarca todo a “que no se ha planificado el personal que se requiere”. Y es que, la Consejería de Sanidad da este paso ante el “déficit” de profesionales en el hospital de pandemias, que podría abrir en breve un tercer pabellón después de poner en marcha el pasado viernes el segundo.

Según la dirigente de AMYTS, “como no tienen personal suficiente por la falta de planificación, ahora vuelven a tirar del residente”, pero no se ajusta esta rotación “enriquecedora a lo que describen los programas formativos”. En primer lugar, detalla, en el Isabel Zendal “tendría que haber docentes, una unidad de docencia de referencia”. “Cumplir una serie de requisitos para que el centro se pueda considerar con las características necesarias para dar docencia a profesionales en formación”, incide. Además de esta falta de planificación, Sheila Justo advierte del perjuicio que esto supone para la formación de los MIR, ya mermada por la crisis del coronavirus.

La negativa de varios tutores a la decisión de la Comunidad no se ha hecho esperar y se han producido las primeras negativas al respecto. Desde el sindicato se está evaluando la situación para concretar los siguientes pasos. “Tenemos dos armas”, expone Justo. Por un lado, está la cuestión de la docencia, ya que “no se cumplen los criterios que vienen en la normativa sobre programas formativos”; por otro, el cambio de condiciones laborales.

Respecto a la voluntariedad, destaca que “por el momento es voluntario” y pronostica que no se apuntarán muchos residentes. “No creo que haya sido algo con gran recibimiento”, sostiene.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x