ACTUALIDAD. “Ingreso hospitalario desde Urgencias en menos de 24 horas”, una idea razonable pero mal gestionada

0

El 13 de marzo se cumplía el plazo que el propio consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, había asumido para que “ningún paciente diagnosticado supere las 24 horas en urgencias a la espera de ingreso hospitalario”.

La idea, en un principio “razonable puesto que consiste en dotar de cama a todo paciente que precisa ingreso hospitalario” -en palabras del secretario general de AMYTS, Julián Ezquerra-, se convirtió sin embargo en una fuente de polémica y conflicto, a raíz del seguimiento que hizo la CADENA SER del cumplimiento del compromiso por parte del consejero.

Fuentes sindicales hospitalarias, aseguraban a la cadena de radio que Sánchez Martos ha “maquillado” las urgencias” y que para poder cumplir su compromiso algunos hospitales están forzando medidas “de lo más dispar”, como retrasar operaciones programadas para tener camas en planta; no tramitar la orden de ingreso hasta que se tiene la seguridad de que el paciente subirá a planta antes de 24 horas (Hospital del Henares); o “inventarse” una nueva planta, que realmente es una sala con 12 camas, donde se lleva a los pacientes que, pese a que siguen siendo atendidos por personal de urgencia y no tienen habitación, ya constan como ingresados (Hospital Puerta de Hierro).

A ello se añadía la propuesta de la que se hacía eco REDACCIÓN MÉDICA, de algún hospital al paciente para que firme un documento de rechazo a la derivación, en el que de alguna forma se implica al facultativo en el procedimiento. Una medida que para Ezquerra “roza la demencia”, puesto que “si no hay camas no es problema del médico que atiende al paciente, y si se le ofrece un traslado será la dirección o el servicio de admisión quien realice el trámite de informar y presentar este documento. ¿Cómo se pretende que sea un médico el que haga esto?” -critica.

En el mismo sentido, el anuncio que hacía el consejero el miércoles de que los pacientes tendrán un ‘abono trasporte’ para traslados a otro centro en caso de saturación, despiesta el asombro del secretario general de AMYTS que se pregunta cómo se espera que un paciente que necesita un ingreso se traslade por sus propios medios.

Julán Ezquerra insiste en que, en caso de urgencia, es necesario “parar, pensar y actuar”; y cuestiona el sentido de “iniciativas interesantes mal orientadas, peor gestionadas y sujetas a ideas de algunos iluminados que campan por los despachos de la Consejería, o en los despachos de Hospitales”, que a lo peor pueden ser “palos en las ruedas de alguien”.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x