ACTUALIDAD. Diario AMYTS del coronavirus, resumen semanal (25 al 31 de mayo de 2020)

0

Aunque se está produciendo una evolución errática de las cifras de nuevos infectados desde el cambio de método de notificación, éstas parecen haber alcanzado un nivel de estabilización en la última semana, que habría puesto final al lento descenso que se venía apreciando en las semanas anteriores. Además, se han comenzado a producir pequeños rebrotes locales en situaciones favorables a ello, por lo que es necesario insistir en la necesidad de ser prudentes y respetar las normas de protección y distanciamiento social. Hemos estado confinados, y hemos de tomarnos el desconfinamiento con prudencia, sin convertirlo en un “desbocamiento” generalizado. La realidad de tantas víctimas, a las que esta semana se ha recordado en un homenaje general, acompañado de la declaración de luto oficial, y también específico para el caso de los profesionales sanitarios fallecidos, debe hacernos conscientes de la necesidad de prudencia, para evitar el riesgo de volver a ver que esas cifras tan dolorosas puedan ir en aumento.

Además, es preocupante observar que la atención política se está desviando en exceso de este tema, que está quedando muy en segundo plano en relación al clima de enfrentamiento político del que estamos siendo testigos. El circo político y mediático que acompaña a esos enfrentamientos está haciendo que el cumplimiento de criterios para el cambio de fase se esté diluyendo, produciendo una aceleración del proceso que no apunta nada bueno. Ojalá estemos equivocados, pero haría falta un comportamiento mucho más responsable del que observamos en nuestra clase política, que no se debe a su propio ombligo o a las iluminadas ocurrencias que se le ocurran en cada momento al político de turno, sino a la consecución del mayor beneficio para la sociedad española, tan golpeada y castigada por la crisis COVID. Afortunadamente, a veces se producen excepciones, y políticos de diferente signo son capaces de dialogar de forma no sólo educada y respetuosa, sino incluso concordante en algunos aspectos.

También hace falta un mayor nivel de responsabilidad en el comportamiento de nuestros gestores sanitarios. La Comunidad de Madrid, con la “mejor sanidad de España”, no está siendo capaz de estar al nivel de sus profesionales y ofertarles contratos estimulantes, sino que los está dejando marchar buscando ofertas mejores, a veces en nuestro propio país, a veces fuera de él. No sabemos si realmente tendremos la mejor sanidad de España, pero lo que sí parece estar quedando claro es que no tenemos a los mejores gestores sanitarios del país, a la vista de este resultado. Y de comportamientos cicateros como el de cambiar sobre la marcha las reglas del juego y decidir retribuir los sábados trabajados fuera de jornada mediante días libres, días de los que no podrán disfrutar quienes acaban de concluir su período de formación MIR, que tanto contribuyeron al funcionamiento del hospital de campaña de IFEMA.

Así, y aunque tenemos que reconocer como positivo que la Comunidad de Madrid se haya mostrado favorable a facilitar la conciliación familiar, y que esté trabajando en acumular un stock de equipos de protección oficial y en garantizar la disponibilidad de suficientes camas hospitalarias y de UCI ante posibles rebrotes, la falta de profesionales puede ser el cuello de botella que impida una buena capacidad de respuesta. Desde luego, en lo referido a Atención Primaria y Salud Pública, el déficit parece ser flagrante. Y duradero. En el caso de la Atención Primaria, con una estructura directiva que no ha sido capaz de desarrollarla ni de defenderla, como hemos visto en la crisis COVID; por eso hemos pedido el cese de los cargos directivos. En Salud Pública, por su escaso peso en la Comunidad de Madrid hasta que, hace un par de semanas, se elevó su rango a Viceconsejería, ojalá que como signo de su refuerzo. Hace falta una apuesta política firme por la sanidad y una gestión sanitaria valiente (como a nivel local reclama la sección sindical AMYTS del Hospital Severo Ochoa de Leganés), a las que debe añadirse una financiación suficiente, como le ha reclamado la Comisión Europea a España y como apoya la mayoria de la población.

El mensaje de (excesiva) normalización que se transmite desde muchas instancias administrativas está haciendo que también se produzca un cierto “desbocamiento” de la demanda sanitaria, y han comenzado a producirse agresiones y enfrentamientos con los profesionales en algunos casos. La sociedad no puede olvidar que los profesionales sanitarios se han estirado todo lo que han podido, que están muy fatigados, y que aún así están tratando de organizar la atención y dar respuesta no sólo a las necesidades evolutivas de los pacientes COVID, sino también a otras patologías. Esto está muy lejos de la pretendida normalidad de muchos suponen, y llevará todavía un tiempo poder organizar adecuadamente esta fase COVID-plus, en la que convivirá la asistencia a pacientes COVID o con sospecha de COVID con la atención al resto de patologías. Habrá que ser, pues, pacientes desde el punto de vista del ciudadano, pero también eficientes desde el punto de vista de la Administración, tanto a la hora de informar adecuadamente a la población de la verdadera situación actual, como a la hora de desarrollar adecuadamente los recursos necesarios para posibilitar una respuesta de calidad a la demanda asistencial. Y no lo están haciendo: no tenemos noticia del desarrollo de planes para la reducción de las listas de espera, ni estamos viendo mucho interés en contratar, realmente, a los profesionales que se necesitan.

Por eso, porque vemos que no se hace esa apuesta seria, hemos echado a andar esta semana el nuevo portal de empleo AMYTS, que pretende facilitar y acompañar el proceso de búsqueda de empleo de nuestros profesionales. La apuesta es sencilla: recibir los datos de los profesionales que puedan estar interesados en ese servicio, y recoger las ofertas de trabajo que las diferentes instituciones, públicas y privadas, nos hagan llegar

Por otro lado, seguimos tratando de arañar de la Administración central el reconocimiento como enfermedad profesional de las bajas que se produzcan o hayan producido ya en relación al coronavirus entre los profesionales sanitarios. Y hay que recordar que, en la Comunidad de Madrid, el colectivo más perjudicado de entre ellos es, precisamente, el de los médicos. En este sentido, el gobierno dio un paso adelante al reconocer esa circunstancia como accidente laboral, lo que a nosotros nos parece insuficiente, por lo que hemos reclamado la intervención del Defensor del Pueblo. Y damos la bienvenida al posicionamiento de otras organizaciones que coinciden con esta postura, como ha hecho recientemente el Colegio de Médicos de Madrid y ya lo hicieron en su momento tanto la Organización Médica Colegial y el Foro de la Profesión Médica en su conjunto. Mientras se produce el cambio de decisión, seguimos recomendando a los afectados la solicitud de cambio de contingencia, para que sea reconocida como enfermedad profesional. Y recordamos a todos los profesionales la existencia de un seguro gratuito para los los profesionales que hayan precisado hospitalización o hayan podido fallecer por consecuencia de COVID.

La formación especializada ha sido también protagonista esta semana. Desde hacía años se venía demandando una regulación específica del personal en formación en nuestra Comunidad. El Comité de Empresa MIR, en el que AMYTS es mayoritario, ha culminado su trabajo de preparación de una propuesta de convenio laboral que se ha enviado a la Consejería de Sanidad a inicios de semana, aunque aún sin obtener respuesta. El objetivo es mejorar las condiciones laborales de los profesionales sanitarios en formación, respaldando sus derechos. Habrá que estar a la espera de la actitud de la Administración, y ojalá podamos presenciar ahí un cambio de talante basado en el respeto a los profesionales. Podríamos tener un botón de muestra muy pronto, dando solución al problema de las “camas calientes”, que AMYTS ha denunciado repetidamente y que ahora ha llevado nuevamente a la Inspección de Trabajo.

Una de las cosas que se evitarían con ese convenio es el abuso en las horas de guardia, que ahora se cierne particularmente sobre algunos residentes, dado el retraso en la incorporación de la nueva promoción MIR. Y precisamente los candidatos a plaza en esta promoción están movilizándose contra la decisión del Ministerio de limitar el mecanismo de elección de plaza a medios telemáticos, ya que creen que eso distorsionaría el propio proceso de elección; CESM y el resto de las organizaciones profesionales están apoyando esta reivindicación, y ahora nos encontramos a la espera de la solución que el Ministerio pueda dar a este problema. Mientras tanto, la colaboración de los sindicatos autonómicos de médicos en CESM ha puesto en marcha un servicio de asesoría sobre la elección de plaza, que pretende facilitar a los candidatos la información necesaria para poder tomar las decisiones adecuadas de elección.

En nuestro repaso diario a la página de documentación oficial sobre coronavirus del Ministerio de Sanidad hemos podido encontrar a lo largo de la semana las siguientes novedades de interés:

Y con esta entrega finalizan los Diarios AMYTS del coronavirus, después de dos meses de tratar de acompañar el esfuerzo de los profesionales sanitarios y las acciones de AMYTS en su defensa. Les sucederán, con una periodicidad ya inferior, en “desescalada”, las Crónicas AMYTS de la desescalada, que dos veces a la semana continuarán ofreciendo el mismo servicio. Cambiamos el ritmo, pero no la intensidad del trabajo y el compromiso con los médicos y otros facultativos madrileños. Y para quien quiera reflexiones que van un poco más allá en la comprensión de aspectos concretos de la crisis COVID desde una perspectiva profesional, el Blog AMYTS sobre coronavirus continuará su andadura en paralelo.

Ahí seguiremos, por tanto. Comprometidos con el cuidado de los profesionales (“médicos que cuidan a médicos”), que son quienes realmente cuidan de los ciudadanos.

Puedes acceder al índice de los Diarios desde este enlace.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x