ACTUALIDAD. Coronavirus. CESM celebra que el Supremo le dé la razón y obligue a Sanidad a proteger a los profesionales. AMYTS denuncia también ante la Inspección de Trabajo

0

Pasados ya casi dos meses desde que comenzó a difundirse la pandemia del Covid-19 en España, los profesionales sanitarios siguen careciendo de equipos de protección suficientes y de test que determinen si están contagiados por el virus. Precisamente esta semana, el Ministerio de Sanidad reconocía un repunte en el número de sanitarios con positivo por coronavirus, superando la cifra de 30.600 desde el inicio de la pandemia, lo que sitúa a España en uno de los países de la Unión Europea con mayor tasa de contagios por covid-19 entre sus profesionales sanitarios. Ante esta realidad, la protección de los profesionales sanitarios sigue siendo una de las máximas preocupaciones de AMYTS y de CESM que, ante la incapacidad de los gobiernos central y autonómicos de garantizar la seguridad de los sanitarios, se ven obligados a recurrir a diversos organismos oficiales para que se rectifique con urgencia esta situación de desprotección y para que queden registradas las deficiencias de cara a futuras reclamaciones.

CESM celebra que el Supremo le dé la razón y obligue a Sanidad a proteger a los profesionales
Esta semana cabe destacar la decisión del Tribunal Supremo de requerir al Ministerio de Sanidad para que adopte las medidas necesarias frente a la COVID19, a partir del recurso planteado por CESM con la petición de cautelares. En un auto emitido el lunes 20 de abril, la Sala III del Tribunal Supremo obliga a Sanidad a hacer lo necesario para conseguir la mejor distribución de los medios de protección al personal sanitario y a que informe quincenalmente ante la propia Sala de las medidas adoptadas, los medios puestos a disposición de los profesionales sanitarios y la distribución de los mismos entre las Comunidades Autónomas. CESM celebra la decisión puesto que se consigue con ello el objetivo buscado por la Confederación que es el de dotar a los profesionales de equipos de protección.

Mascarillas defectuosas Garry Galaxy: AMYTS denuncia ante la Inspección de Trabajo
Por otra parte, la distribución de una partida de mascarillas defectuosas Galaxy entre los profesionales sanitarios de diferentes comunidades autónomas, entre las que se encuentra la Comunidad de Madrid, ha llevado a AMYTS y a CESM, a dirigirse por carta a las respectivas administraciones sanitarias, regional y central, primero; así como recurrir a otras instancias, después.
En la Comunidad de Madrid, AMYTS, tras escribir a la Administración del SERMAS, sin encontrar respuesta, se ha visto obligada a acudir de nuevo a la Inspección de Trabajo, con cuatro cuestiones concretas: para reclamar información sobre el número de mascarillas defectuosas repartidas, reclamar que las mascarillas retiradas se recambien por mascarillas FFP”; pedir que a partir de ahora se hagan comprobaciones de calidad previas a su distribución; y exigir que se evalúe a los profesionales que han estado expuestos al riesgo con las citadas mascarillas.
En su misiva al ministro de Sanidad, Salvador Illa, CESM pide información sobre cuántas unidades se compraron, cuántas se han repartido, qué piensa hacer con los posibles contagios por el material defectuoso, qué medidas tomará para evitar estos problemas y cuántas unidades se han devuelto. Pero además, el Comité Ejecutivo de CESM ha decidido interponer una querella criminal ante el Tribunal Supremo, contra el ministro de Sanidad, don Salvador Illa Roca y los demás corresponsables, por la presunta comisión de delito contra los derechos de los trabajadores.

AMYTS detecta “graves limitaciones” en el documento de referencia del Ministerio sobre sanitarios afectados por Covid-19
En este contexto, AMYTS lamenta que “la Administración, en este caso central, no parece tener ni cariño ni comprensión hacia los profesionales sanitarios”. Según explica el sindicato médico en su “Diario AMYTS del Coronavirus» de 20 de abril“,  el documento de “INFORMACIÓN CIENTÍFICA-TÉCNICA. Enfermedad por coronavirus, COVID-19”, que publicó el Ministerio de Sanidad el pasado día 17, se hace eco de una publicación con graves limitaciones de validez para lanzar la idea de que los contagios de los profesionales pueden ser debidos a la dinámica de transmisión comunitaria y no a su peculiar y exclusiva exposición al virus por tratar a los pacientes afectados por el mismo. Es sorprendente que un informe ministerial de este calado se apoye en evidencia de tan baja calidad para lanzar afirmaciones de ese tipo, que parecen más destinadas a la autojustificación que a una auténtica intención de aportar información de calidad para el manejo de la epidemia -apunta AMYTS.

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x