ACTUALIDAD. ¿Conchababas? la Administración regional y las empresas adjudicatarias de la gestión sanitaria de los hospitales públicos

0

Gobierno de la CAM
Trasciende un posible conchabeo entre la Administración sanitaria y las empresas adjudicatarias en su interés por avanzar en la privatización de la sanidad de la Comunidad de Madrid. 










Compartiendo alegaciones
AMYTS se pregunta, por ejemplo, porqué las empresas Vallecas Salud S.A y Sureste Salud S.A no se defienden solas sino que lo hacen en íntima relación con la Administración, al responder a la demanda de AMYTS con un escrito de alegaciones en el que suscribe el contenido de las alegaciones formuladas por el Letrado de la Comunidad de Madrid y expresa su adhesión a las mismas. “Los letrados de la CAM parece que asumen la defensa de las empresas. ¿estará acordado?” -se pregunta el sindicato médico

Juramente de no haber hecho trampas
Por otra parte,  el diario EL MUNDO llamaba la atención sobre el hecho de que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid exigiese a las empresas aspirantes a hacerse con la gestión sanitaria de los hospitales Infanta Leonor (Vallecas); el del Sureste (Arganda del Rey); el del Henares (Coslada); el Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes); Infanta Cristina (Parla) y el del Tajo (Aranjuez), presentar la llamada Declaración Responsable, un escrito en el que la persona que opta al concurso dice que la propuesta que realiza es cierta. Formalmente, según rezan los documentos a los que ha tenido acceso el diario EL MUNDO, afirmaban que “no habían participado en la elaboración de las especificaciones técnicas del contrato”, un procedimiento que, aunque contemplado por ley, es poco habitual porque se entiende que las adjudicatarias no participan en la elaboración de las cláusulas técnicas del concurso ya que si no estarían haciendo trampas. De las tres empresas adjudicatarias de los hospitales, dos de ellas -Grupo Hima San Pablo y Ribera Salud- remitieron un escrito elaborado por un notario. Sanitas, no.
Curiosamente -apunta EL MUNDO-, ninguno de los adjudicatarios pujaron por los mismos lotes. Es decir, que las tres entidades no llegaron a rivalizar. Además, también resulta sospechoso el improvisado cambio de condiciones en los pliegos que introdujo la Consejería a pocos días de cerrarse el plazo de entrega de las candidaturas, y que han sido recurridos por AMYTS.
Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x