ACTUALIDAD. AMYTS en los medios: seguimos denunciando el abandono de la At.Primaria y la altísima temporalidad de los médicos madrileños…

0

Hace dos sábados volvimos a tener presencia en La Sexta Noche de la mano de Raquel Rodríguez Merlo, delegada de AMYTS en el SUMMA 112. Un análisis de la actualidad sanitaria donde nuestra compañera reivindicó la necesidad de que sea reconocida la especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias:

  • Raquel R.Merlo: “En Urgencias estamos muy enfadados porque no se nos reconoce la especialidad”

Una semana de gran actividad en los medios reclamando responsabilidad para evitar una cuarta ola y visibilizando los problemas de la Atención Primaria ahora que la política madrileña encara unas nuevas elecciones autonómicas, tal y como hicieron Silvia Durán, médico de Familia y coordinadora de Delegados de AMYTS, y Raquel Rodríguez Merlo:

Nuestro acto en El Retiro para advertir a la población de que, a este ritmo, la Atención Primaria volverá a un modelo de cupo ha recogido un importante impacto:

  • AMYTS visibiliza en TVE el abandono de la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid

  • Alicia Martín (AMYTS) en Telemadrid: “Los médicos de AP se van de Madrid por el abandono que sufren”

  • AMYTS denuncia en Telemadrid la falta de médicos y pediatras para la Atención Primaria

  • María Justicia (AMYTS-AP) reivindica en RNE una apuesta firme por la Atención Primaria de calidad

  • Alicia Martín (AMYTS) reclama en RNE un plan para la Atención Primaria, “gobierne quien gobierne”

  • AMYTS: “Reivindicamos tiempo para explorar, atender, para ejercer la AP que hemos estudiado”

EUROPA PRESS: Amyts pide medidas «para que no muera la Atención Primaria», que no pueden ejercer con más de 70 pacientes al día

  • Julián Ezquerra en Telemadrid sobre la suspensión de la vacunación de Astrazeneca

ABC: Amyts denuncia la situación en la Atención Primaria

EL DIARIO: Amyts pide más medios para la Atención Primaria con una ‘performance’

El sindicato de médicos Amyts ha hecho una ‘performance’ en el parque del Retiro para denunciar que la Atención Primaria (AP) está volviendo «a un modelo como el de hace más de treinta años», y para reivindicar que el Gobierno regional, «el que sea», ponga medios para evitar que el sistema «muera».

La delegada de Atención Primaria del sindicato y miembro del comité ejecutivo Ana Giménez ha explicado a los periodistas que «lo que queremos es hacer de nuevo una llamada de ayuda, de socorro, pidiendo al Gobierno de la Comunidad de Madrid, el que sea, que ponga inmediatamente medidas para que no muera la Atención Primaria».

EL BOLETÍN: «En estos momentos la Atención Primaria se encuentra tan mal, faltan tantos médicos, que estamos volviendo a un modelo como el de hace más de 30 años, que era el modelo de cupo, en el que el médico apenas tenía un minuto por paciente y apenas le daba tiempo nada más que para hacerle recetas o darle un volante o darle la baja», ha indicado Jiménez, para reivindicar «tiempo para explorar, para diagnosticar, para atender» a los pacientes y hacerlo «adecuadamente», y poder ejercer el modelo de atención primaria para el que han estudiado durante 11 años, según ha señalado.

YAHOO: Médicos de Atención Primaria se han convertido en pacientes que, haciendo cola, han ido ejemplificando ese «modelo de cupos» con otro doctor sentado a una mesa y dando volantes y recetas en pocos segundos para llegar a atender a todos, ante las quejas de todos.

«Nosotros reivindicamos tiempo para explorar, para diagnosticar, para atender a nuestros pacientes, para poder ejercer el modelo de Atención Primaria para el que hemos estudiado durante once años, y para poder atender adecuadamente a los pacientes. Una Atención Primaria de calidad supone una mejora en la salud de la población increíble, y ahora mismo no podemos ejercerla», ha agregado Giménez.

MADRIDIARIO: Amyts denuncia la situación de la Atención Primaria con una ‘performance’ en El Retiro

Amyts reivindica con esta acción «tiempo para explorar, para diagnosticar, para atender a nuestros pacientes, para poder ejercer el modelo de Atención Primaria para el que hemos estudiado durante once años, y para poder atender adecuadamente a los pacientes. Una Atención Primaria de calidad supone una mejora en la salud de la población increíble, y ahora mismo no podemos ejercerla», ha subrayado Giménez.

EL GACETÍN DE MADRID: Médicos salen a El Retiro a pasar consulta para denunciar la «crítica situación» de la Atención Primaria


Por su parte, Redacción Médica ha publicado el último artículo de Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS, sobre la situación política actual:

«Política sanitaria o sanidad politizada»


El País ha publicado en los últimos días un extenso reportaje sobre la precariedad en la sanidad española. Y en Madrid ha relatado lo que sufren los urgenciólogos. Para ello ha contado con declaraciones de Itziar Fortuny, médico de Urgencias del Hospital Infanta Sofía y delegada de AMYTS:

“Soy médica y llevo 18 años con contratos temporales”

La tasa de temporalidad de la Administración, con sanidad y educación a la cabeza, alcanzó en 2020 su récord. La UE presiona a España para limitar el uso de interinos

La rotación en la atención sanitaria está a la orden del día, pero la avalancha de pacientes que ha generado la covid-19 ha llevado hasta el extremo a sus trabajadores. “Tanta ida y venida provoca que no se puedan formar equipos de trabajo y no se establezcan dinámicas comunes que redunden en una mucho mejor atención a los pacientes”, analiza Itziar Fortuny, médica de urgencias del Hospital Infanta Sofía y delegada de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (Amyts). Fortuny, a sus 47 años, lleva 18 como interina. “A pesar de todo este tiempo, mañana pueden despedirme sin indemnización sin ningún problema”. ¿Cuáles son las consecuencias profesionales de vivir así? “Esta precariedad a lo que lleva es a que estés jugándote el puesto eternamente y por eso hagas menos reclamaciones por miedo a represalias y el modelo se mantenga”, apunta. 


Por último, InfoLibre ha hecho recorrido de todas las movilizaciones médicas en este último año:

Médicos que cobran un 39% menos que en Francia y peor ratio de enfermeros que en Chipre: por qué explotaron los sanitarios en 2020 

«Yo creo que no lo somos y que tampoco somos héroes. Simplemente somos profesionales que buscamos las mejores condiciones de trabajo posibles porque las mejoras en el sistema sanitario son mejoras para la atención de la población«, dice. Recuerda las protestas, las huelgas, las concentraciones… No han sido pocas. Pero han sido obligadas. «Tener que haber recurrido durante este año a concentraciones y huelgas no ha hecho más que evidenciar el fracaso del diálogo con la administración», critica. «Recurrir a estos conflictos cuando puedes dialogar es siempre un fracaso por ambas partes. Nuestra, porque a lo mejor no hemos sabido hacer entender nuestras reivindicaciones, y de las instituciones, por no haber querido sentarse a hablar con nosotros. La situación ha sido difícil, nos han obligado a esas tensiones«, asegura Gabriel del Pozo, secretario general de CESM y presidente de AMYTS.

Basta echar la vista atrás y bucear un poco en las noticias protagonizadas por el personal sanitario en el último año para darse cuenta de que, desde el marzo pasado, las movilizaciones han sido casi incontables. Y se han producido, además, a lo largo y ancho de todo el país. Tanto es así, que el propio CESM llegó a convocar una huelga general de todo el sector para el pasado 27 de octubre. Pero, según recuerdan fuentes de la organización, se aplazó a noviembre. Y luego a diciembre. Y luego hasta no se sabe cuándo. Las negociaciones que, dicen, se están produciendo, lo determinarán.

Convocaron la protesta después de que el Gobierno aprobara el Real Decreto 29/2020 que, a su juicio, supone la «militarización» del sector al permitir, durante la pandemia, la movilización forzosa de médicos y enfermeros entre distintos niveles asistenciales y entre diferentes centros. Llegaron incluso a escribir al Defensor del Pueblo, que argumentó que la situación de excepcionalidad justificaba que se hubiera aprobado sin ningún tipo de diálogo previo. Y apuntó, además, a que los reales decretos sólo pueden recurrirse desde su hipotética inconstitucionalidad. No es posible hacerlo, dijo.

Sin embargo, las protestas que más repercusión tuvieron fueron quizás las que se circunscribieron a comunidades autónomas concretas. Tampoco fueron pocas. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, había convocada una huelga de la atención primaria este miércoles 10 de marzo. Pero el adelanto electoral de la presidenta Isabel Díaz Ayuso y las mociones de censura presentadas por PSOE y Más Madrid les dejaron sin interlocutor, lamenta Amyts, el sindicato convocante.

Tampoco era la primera vez que la convocaban. Inicialmente, de hecho, esa huelga iba a tener lugar en el mes de septiembre, pero un acuerdo con la Comunidad la aplazó. Según explicó el secretario general de la organización, Julián Ezquerra, se acordaron «muchas medidas organizativas» para disminuir la carga asistencial de los facultativos y desburocratizar las consultas. Pero no llegaron a término. Y ahora, con el escenario de terromoto político que se vive en la autonomía, menos. 

También fueron los médicos internos residentes (MIR). Sus condiciones laborales, que ya eran malas antes de la pandemia pero se vieron agravadas por la misma, les empujaron a convocar huelgas en Madrid, donde los paros que tuvieron lugar en julio duraron un mes tras alcanzar un acuerdo con la Comunidad; Comunitat Valenciana, donde las protestas duraron 200 días y acabaron este mes de febrero; Cataluña, donde un «acuerdo histórico», según Metges de Catalunya, consiguió la desconvocatoria de la protesta que llevaron a cabo en octubre en apenas 12 días; y Castilla y León, donde ni siquiera llegaron a producirse los paros previstos en septiembre porque antes de que se produjeran ya había un acuerdo. 

Los trabajadores del Summa, en Madrid, también se movilizaron. Empezaron a hacerlo el 28 de septiembre, cuando comenzaron una huelga que, en principio, iba a ser indefinida, aunque acabó convocándose para los últimos martes de cada mes. La situación epidemiológica, dice la organización, es quien lo ha decidido así. 

Podría haber parecido paradójico en algunas ocasiones que, en plena pandemia, los sanitarios decidieran hacer una huelga. Podría haber generado, de hecho, un cambio en la percepción de la sociedad hacia estos profesionales, que habrían pasado de ser «héroes» a algo parecido a «villanos», según dice Del Pozo, que rechaza ambas etiquetas y aboga por hacerle comprender a la población que la lucha de los sanitarios es la suya propia. «Si pedimos más profesionales y recursos es para que la población tenga más gente que la pueda atender. Si pedimos más salario es para que los profesionales no se marchen», dice. Según datos del CGE, sólo en Reino Unido hay 6.160 enfermeras y enfermeros españoles. 

Según cree, si esto no ha calado es porque la administración no ha hecho su trabajo. «Yo creo que uno de los problemas que se generan en cuanto a la sensación de disconfort con los profesionales es la falta de información de información de la administración a los usuarios sobre cómo la pandemia ha cambiado las condiciones. Muchos creen que en el centro de salud no les cogen el teléfono porque no hay nadie trabajando, pero es porque las líneas están colapsadas», indica. 

Compartir:

Deja una respuesta

¡Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia en esta web! Si sigues navegando, consientes y aceptas estas cookies en tu ordenador, móvil o tablet. Más información sobre las cookies y cómo cambiar su configuración en tu navegador aquí.

x